Páginas

Tarta de Kinder y Chocolate Blanco

jueves, 16 de septiembre de 2021

Tarta de Kinder y Chocolate Blanco

La receta que os traigo hoy no tiene nada que ver con las recetas a las que ultimamente os tengo acostumbrados. Es una tarta con azúcar, con calorías y para nada saludable pero la ocasión bien que lo merecía.

Como muy bien todos sabéis en el equilibrio de todo está la clave por eso, y como muy bien dice el refrán, "a nadie de amarga un dulce", y si es para celebrar el cumpleaños del hombre y del amor de tu vida más todavía.

Esta es la tarta que le preparé a mi chico, desafiando a una ola de calor increíble a primeros de verano. Pero como el amor mueve montañas, la tarta resistió, salió deliciosa y lo más importante de todo, al cumpleañero le supo a gloria y aún, tras meses pasados cada vez que ve la foto se relame. Así que os podéis imaginar lo feliz que me siento cada vez que escucho todos los halagos que le dedica al recordarla.

Os imagináis seguro que se ha convertido en un must y en un postre que en casa se repetirá en más de una ocasión y ya os adelanto que no vamos a volver a esperar a verano.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 200 grs de galletas integrales.
  • 100 grs de mantequilla fundida.

INGREDIENTES PARA LA BASE KINDER:

  • 400 ml de nata líquida.
  • 400 grs de barritas kinder chocolate.

INGREDIENTES PARA LA BASE DE CHOCOLATE BLANCO:

  • 400 ml de nata líquida.
  • 400 grs de chocolate blanco.

INGREDIENTES PARA LA GANACHE DE KINDER:

  • 150 grs de barritas kinder chocolate.

ELABORACIÓN DE LA BASE:

Preparamos un molde de 24 cm de diámetro poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

Trituramos las galletas y cuando las tengamos listas mezclamos con la mantequilla fundida y mezclamos bien hasta que ambos ingredientes se integren. Repartimos de manera uniforme sobre la base del molde que teníamos reservado intentando que quede lo más liso posible. Reservamos en la nevera.

ELABORACIÓN DE LA CAPA KINDER:

En un bol ponemos las barritas kinder y ponemos al fuego la nata hasta que rompa a hervir. Cuando esté lista, vertemos sobre las barritas y dejamos reposar unos minutos.

Removemos con una cuchara hasta que ambos ingredientes se integren. Tapamos la mezcla con film transparente a piel y dejamos que enfríe, primero a temperatura ambiente y después dejamos reposar durante toda la noche en la nevera.

ELABORACIÓN DE LA CAPA DE CHOCOLATE BLANCO:

En un bol ponemos el chocolate blanco y ponemos al fuego la nata hasta que rompa a hervir. Cuando esté lista, vertemos sobre las barritas y dejamos reposar unos minutos.

Removemos con una cuchara hasta que ambos ingredientes se integren. Tapamos la mezcla con film transparente a piel y dejamos que enfríe, primero a temperatura ambiente y después dejamos reposar durante toda la noche en la nevera.

MONTAJE DE LA TARTA:

En un bol apto para el microondas, fundimos las barritas de chocolate kinder que teníamos preparadas para la ganache final y dejamos atemperar.

Mientras, sacamos las mezclas de nata con kinder y con chocolate blanco de la nevera y montamos cada una de ellas con las varillas. Primero montaremos la capa de kinder, es necesario batir hasta que quede firme. Cuando la tengamos lista, repartimos de manera uniforme en el molde sobre la base de galletas. Reservamos en la nevera.

Ahora montamos la capa de chocolate blanco de la misma manera que la anterior. Batimos  con las varillas hasta que adquiera consistencia y en ese momento repartimos sobre la capa de kinder.

Para acabar el montaje de nuestra tarta, echamos la ganache de kinder ya atemperada y decoramos con alguna onza más de kinder, porque chocolate nunca es suficiente.

Guardamos en la nevera hasta el momento de servir. Para desmoldar, pasamos el filo de un cuchillo por el borde del molde y listo. 

Ahora toca disfrutar de esta delicia llena de sabor, ligera y sedosa. Tarta tipo mousse con sabores increíbles, ¿te la vas a perder?

Besos a todos y hasta dentro de siete días amigos.


Seguir leyendo

Palmeritas De Chocolate Saludables

jueves, 9 de septiembre de 2021

Palmeritas Fit de Chocolate Obsesión Cupcake

Quien bien me conoce, sabe que llevo un par de años como loca con las palmeras de chocolate. Tengo un objetivo y es probar todas las mejores de Madrid (cuidad en la que vivo) y por supuesto, si voy de viaje todas las que me encuentren y sean TOP. 

Os prometo que mi lista es muy muy larga y que he rellenado más de un folio de uno de mis cuadernos de repostería. Sí, sí, habéis leído bien. Más de un folio con pastelerías donde hacen palmeras que nos harán, a mí y a mi chico, más que felices.

Pero mientras tanto, y porque no puedo alimentarme a base de palmeras de chocolate, he tenido que dar rienda suelta a mi ingenio y hacer unas algo más saludables y menos calóricas para matar el gusanillo.

Porque sí amigos, necesito mucho tiempo para cumplir mi objetivo así mientras tanto nos iremos dando caprichos más sanotes. Algo curioso y que no sé muy bien cómo ocurrió, fue esta locura con este dulce de toda la vida. De pequeña y ya de mayor, no me llamaban nada. Jamás entraba a una pastelería y me pedía una pero ahora....todo ha cambiado y estoy obsesionada con el hojaldre y tengo unas preferencias muy claras con respecto a cuales son las que más me gustan.

Os animo a que probéis esta versión. No os puedo engañar y no se parecen en nada a las típicas, puesto que el hojaldre de mantequilla no aparece en mi receta, puestos a reducir calorías era imposible hacerlas con él, pero tienen un toque crujiente y una capa de chocolate que no os dejará indiferentes.

INGREDIENTES:
  • 100 grs de harina de avena.
  • Sucralosa al gusto.
  • 70 ml de leche desnatada.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de vainilla líquida.
  • Huevo para pincelar.
  • 50 grs de chocolate 85%.

ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos todos los ingredientes con una espátula. Si la masa os queda muy blandita podéis añadir  un poco más de harina, pero hacedlo poco a poco para evitar que suceda todo lo contrario y se quede dura.

Cuando la tengamos lista, dejamos reposar en el bol tapada con un paño como mínimo 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, de nuestra masa hacemos tres porciones de igual tamaño y con cada una de ellas hacemos un churro de 1 cm de grosor aproximadamente. Enrollamos por los dos extremos del churrito en dirección hacia el centro para dar la forma de palmerita que todos conocemos a nuestra masa.

Ponemos sobre papel vegetal y las horneamos, yo lo he hecho en mi Airfryer durante 20 minutos a 180º pero igualmente podéis hacerlo en el horno previamente caliente el mismo tiempo y a la misma temperatura.

Cuando estén doradas, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Para terminar, fundimos el chocolate 85% y cubrimos la superficie de nuestras palmeritas con el mismo. Dejamos enfriar para que solidifique.

Así que ya veis amigos, podéis disfrutar de una merienda en menos de media hora. Dulce, chocolatosa y saludable.

¿Quién se anima?

Feliz semana a todos y hasta dentro de siete días amigos.


Seguir leyendo

Tarta Tiramisú

jueves, 2 de septiembre de 2021

Tarta Tiramisú Obsesión Cupcake


Buenas amigos, después de unas merecidas y necesitadas vacaciones volvemos a la carga con nuevas y deliciosas recetas con las que intentaré que la rutina se os haga mucho más llevadera.

Y como no podía ser de otra manera lo hago con la tarta que le preparé a mi hermano para su cumpleaños. Todos los años cruzo los dedos para que el calor no me juegue una mala pasada, ya que hacer una tarta en pleno mes de julio conlleva sus riesgos, pero con este recetón que os traigo hoy no habrá clima que no os deje eclipsar a vuestros invitados porque es infalible además de deliciosa.

Como sabéis, siempre que hago algún postre me gusta investigar un poco sobre su historia, conocer su origen y entender, muchas veces, la razón por la que se creo y como no, el tiramisú no podía ser menos. Además, existen muchas teorías diferentes sobre su origen. Vamos a por ello.

Se dice que tiramisú es la quinta palabra italiana más reconocida entre los no italianos, después de pizza, espaguetis, espresso y mozzarella. Y aunque hoy goza de fama internacional no fue así en sus inicios.

Una de las leyendas sobre el tiramisú dice que fue inventado en el siglo XVII en honor del duque de Toscana, Cosimo III de Medici, pero pronto se convirtió en el postre favorito de las cortesanas que lo comían antes de realizar sus deberes para obtener un extra de energía. Se dice que en el dialecto local, tiramisú significa “levántame o sacúdeme”.

Otra historia cuenta que fue inventado en Turín a mediados del siglo XIX a petición del primer ministro de Italia, Camillo Cavour, un reconocido gourmet que necesitaba algo que lo “levantara” mientras se enfrentaba con la tarea de unificar la península italiana. 

También se dice que fue inventado en los burdeles. Desde la época medieval Treviso, una ciudad al noreste de Italia, era conocida por sus famosas “casas de placer”. En los burdeles, el platillo más solicitado era el tiramisú, de hecho algunos lo consideraban como un tipo de afrodisíaco.
En sus inicios el tiramisú estaba hecho exclusivamente con yemas de huevo revueltas y azúcar, y se servía en tazas de vidrio con una cuchara, más parecido a una natilla. En los burdeles se les ofrecía este postre a los clientes después de sus sesiones, con objetivo de que se recuperan y obtuvieran fuerzas para seguir en el burdel.

Era tan importante el tiramisú en estos negocios, que los burdeles tenían contratos exclusivos con los granjeros locales para que todas las mañanas les surtieran una gran cantidad de huevos. Las galletas, el mascarpone y el café se añadieron después. Todo esto llego a su fin cuando en 1958 el gobierno italiano cerró los burdeles.

El cierre de los burdeles legalizó el tiramisú. Se dice que Le Beccherie, un restaurante de Treviso, fue el que salvo y adopto la receta, popularizándola fuera de los enclaves sexuales. Según la leyenda, Carminantonio Lannacconne, dueño del restaurante, tardó dos años en perfeccionar el postre hasta llegar a la deliciosa mezcla de café fuerte, cremoso mascarpone, huevos, galletas esponjosas y vino Marsala.

Y esta no es la última leyenda. Se dice que el zabaglione, la palabra italiana para designar a la crema hecha a partir de huevo y azúcar, fue creado a principios de 1500 por Giovanni Baglioni, un comandante militar que llego con sus tropas a Reggio Emilia, en en Emiglia Romagna. Los lugareños se refirieron a él en su dialecto como "Zvan Bjoun".Utilizando los ingredientes que tenía a la mano, creo este postre que gusto tanto que lo nombraron con su apodo. Según esta historia, el zabaglione se utilizó para dar sustento a los soldados.

Como podéis ver al tiramisú no le faltan leyendas ni  creadores, pues son unos cuantos y por ello resulta practicamente imposible asegurar cual es el verdadero origen del tiramisú, pero después de leer todas estas historias, podemos ver que todas tienen en común que era un postre que se utilizaba para levantar los ánimos y recuperar la energía perdida.

Así con todas estas historias os dejo por aquí mi receta. Sabor tradicional pero con una presentación diferente a la que estamos acostumbrados, porque la ocasión bien lo merecía y porque no nos cansamos de disfrutar de este postre italiano en cualquiera de sus versiones.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO GENOVÉS:

  • 4 huevos L.
  • 145 grs de azúcar blanca.
  • 165 grs de harina de repostería.
  • 60 grs de mantequilla sin sal fundida y enfría.
  • 1 pizca de sal.

INGREDIENTES PARA EL ALMÍBAR:

  • 150 grs de azúcar blanca.
  • 70 ml de café.
  • 80 ml de agua.
  • 60 ml de Amaretto.

INGREDIENTES PARA LA CREMA DE TIRAMISÚ:

  • 500 grs de queso mascarpone.
  • 6 yemas de huevo.
  • 200 grs de azúcar blanca.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 240 ml de nata para montar.
  • 2 cucharadas de azúcar glas.
  • 2 hojas de gelatina.

INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 350 ml de nata.
  • 3 cucharadas de azúcar glas.
  • Unas gotas de café.
  • Cacao en polvo sin azúcar.

ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Engrasamos un molde desmontable de 20 cm de diámetro con un poco de mantequilla y espolvoreamos con harina, retirando el exceso volteando el mismo. Reservamos.

Tamizamos la harina, reservamos.

En el bol de la amasadora, añadimos los huevos junto con el azúcar y la sal. Batimos, aumentando progresivamente la velocidad sin llegar a la máxima, hasta que doblen el volumen, blanqueen y se vuelvan sedosas y densas.

Poco a poco vamos añadiendo la harina con movimientos envolventes ayudándonos de una espátula. Incorporamos la mantequilla e integramos de nuevo con movimientos envolventes y suaves.

Vertemos la mezcla en el molde que teníamos reservado y horneamos durante 30 minutos o hasta que pinchando con un palillo en el centro este salga limpio.

Sacamos del horno, dejamos reposar durante 15 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Una vez que haya enfriado por completo, envolvemos con film y refrigeramos hasta el día siguiente.

ELABORACIÓN DEL ALMÍBAR:

En un cazo ponemos todos los ingredientes menos el licor. Ponemos al fuego y llevamos a ebullición hasta que el se haya disuelto.

Apartamos del fuego y dejamos que enfríe por completo. En ese momento, añadimos el licor y mezclamos bien. Reservamos a temperatura ambiente.

ELABORACIÓN DEL RELLENO:

Vertemos la nata muy fría en el bol de la amasadora frío también (yo lo metí en la nevera una hora antes) y comenzamos a montar con unas varillas eléctricas a baja velocidad.

Cuando comience a coger cuerpo, añadimos el azúcar poco a poco sin dejar de batir. Aumentamos la velocidad de manera gradual pero sin llegar nunca a la máxima. Cuando tengamos la nata un poco firme, añadimos la vainilla y seguimos montando hasta que esté durita.

Pasamos a un bol, cubrimos con film y reservamos en la nevera hasta el momento de usarla.

Ponemos las 6 yemas junto con el azúcar en un cazo al baño María, batiendo constantemente con ayuda de unas varillas hasta que la mezcla alcance los 65º-70ºC. Apartamos del calor y dejamos reposar unos minutos hasta que alcance los 55ºC. Reservamos.

Llenamos un bol con agua muy fría e introducimos las hojas de gelatina  para que se hidraten, necesitarán unos 15 minutos.

Cogemos una pequeña cantidad de la mezcla de yemas y vertemos en un cuenco. Escurrimos las hojas de gelatina y se las añadimos a la mezcla. Batimos con las varillas hasta disolver por completo.

En un bol grande, añadimos el queso mascarpone y batimos un poco con ayuda de una espátula de silicona para que esté más blandito. Echamos la mezcla de yemas con gelatina poco a poco y mezclando a la vez. 

A continuación, comenzamos a incorporar la nata poco a poco con movimientos envolventes. Una vez que tengamos toda la nata incorporada, reservamos en la nevera.

MONTAJE DE LA TARTA:

Cortamos nuestro bizcocho en dos partes iguales con la ayuda de una lira. Colocamos en la base del molde que usamos para hornearlo una de las capas de bizcocho y humedecemos con la mitad del almíbar mediante un biberón o una brocha de cocina.

Vertemos la mezcla del relleno que teníamos en la nevera y alisamos con una espátula. Colocamos el otro bizcocho, presionamos ligeramente para igualar y humedecemos con el resto del almíbar.

Cubrimos la superficie con film y refrigeramos hasta el día siguiente.

ELABORACIÓN DE LA DECORACIÓN:

El bol de la amasadora bien frío vertemos la nata muy fría también y comenzamos a montar con las varillas a baja.

Cuando veamos que comienza a estar más espesa, añadimos el azúcar poco a poco y sin dejar de batir. Como hemos hecho antes, aumentamos la velocidad de la amasadora hasta que obtengamos una nata con cuerpo. Añadimos el café junto con el cacao en polvo y seguimos montando hasta que adquiera una consistencia de nata bien montada.

Introducimos la nata montada en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste y decoramos la superficie dándole rienda suelta a nuestra imaginación. Para terminar, espolvoreamos con cacao el polvo la superficie.

Refrigeramos durante 2 horas antes de servir.

Tarta Tiramisú Obsesión Cupcake

La verdad es que no se me ocurre mejor manera que despedirme de todos vosotros hasta la semana que viene con un trozo de esta maravillosa tarta tiramisú.

Sed felices, disfrutad de la vuelta a la rutina y hasta dentro de siete días.


Seguir leyendo

Donuts Helados de Brownie

jueves, 15 de julio de 2021

Donuts Helados de Brownie

Seguimos con las recetas veraniegas y para mí, nada mejor que un delicioso helado. Me da igual la forma y el sabor, me apasionan y creo que viendo las últimas entradas que os estoy compartiendo bien lo sabéis amigos.

La receta de hoy es resultado de utilizar unos donuts que me sobraron y que congelé antes de salir una semana de vacaciones, para nada iba a tirarlos y me era imposible llevármelos así me esperaron muy tranquilitos en mi congelador porque cuando los saqué del horno casi que visualicé estos helados así que, en cuanto estuve de vuelta, se hicieron realidad y la verdad es que el resultado es más que sorprendente.

La verdad es que me encanta comer helados, como os he comentado antes, y sin lugar a dudas mis preferidos son lo que tiene trocitos de cualquier cosa, las texturas y mezcla de sabores son lo más para mí, por eso estos donuts son muy Top porque cuando los muerdes y te encuentras es trozo de bizcocho es toda una sorpresa llena de sabor.

Se preparan en nada y podéis utilizar cualquier resto de bizcocho que tengáis en casa o animaros a preparar mi receta de bizcocho de donuts sin azúcar y sin grasas.

Sigamos disfrutando del verano como bien nos merecemos amigos.

INGREDIENTES PARA EL BROWNIE:

  • 100 ml de leche desnatada.
  • 80 grs de mantequilla de cacahuete.
  • 2 huevos.
  • Sucralosa al gusto.
  • 90 grs de harina de avena neutra.
  • 30 grs de harina de almendras.
  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 15 grs de cacao desgrasado.

INGREDIENTES PARA LA BASE DE HELADO:

  • 200 ml de nata.
  • 200 grs de yogurt proteico de vainilla.
  • 200 grs de skyr natural.
  • 1/2 cucharadita de sucralosa.
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 75 grs de chocolate s/a cortado en trocitos.

INGREDIENTES PARA EL ACABADO:
  • Chocolate s/a.
  • Almendra en granillo.

ELABORACIÓN DEL BROWNIE:

En un bol, mezclamos todos los ingredientes húmedos hasta que se integren. A continuación, añadimos los ingredientes secos y con la ayuda de unas varillas mezclamos bien hasta obtener una masa sedosa y uniforme.

Echamos nuestra masa en un molde de silicona e introducimos en el horno previamente caliente a 180º durante 15 minutos o hasta que al pinchar nuestro brownie con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo. Desmoldamos y desmenuzamos en trozos. Reservamos.


ELABORACIÓN DEL HELADO:

En el bol de la amasadora provista de las varillas montamos la nata junto con la sucralosa hasta que esté firme. En ese momento, añadimos el queso skyr y volvemos a mezclar. Echamos la esencia de vainilla y el yogurt de vainilla proteico y volvemos a batir hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadimos los trocitos de brownie desmenuzados que teníamos reservados y mezclamos de manera uniforme con una espátula. Cuando lo tengamos listo, con la ayuda de dos cucharillas ponemos nuestro helado en las cavidades de moldes para donuts de silicona.

Cuando los tengamos bien llenos, les damos unos golpes sobre la encimera para evitar que haya burbujas de aire y metemos en el congelador hasta el día siguiente.


MONTAJE DE LOS DONUTS HELADOS:

Cuando los donuts estén congelados, sacamos, desmoldamos y bañamos en el chocolate s/a fundido y previamente atemperado. Decoramos con almendra en granillo antes de que solidifique.

Guardamos en el congelador hasta el momento de disfrutar, aunque os aconsejo que los saquéis unos diez minutos antes, de esta manera los sabores serán más intensos.

Hasta aquí la receta fresquita de hoy, en mi cocina seguimos inventando delicias para disfrutar de este verano como nunca antes y sin remordimientos.

Muchos besos amigos y a seguir pasándolo en grande.

Seguir leyendo

SÁNDWICH HELADO DE GOFRE SIN AZÚCAR

jueves, 8 de julio de 2021

SÁNDWICH HELADO DE GOFRE

Este mes la cosa va de helados y es que, aunque en casa no faltan en mi congelador sea la época del año que sea, este tiempo es ideal para disfrutar de este postre que además de delicioso nos ofrece una variedad increíble de sabores, formas y texturas.

La receta que hoy os traigo es más que especial porque este fin de semana pasado tenía mucho antojo de comer helado y gofre, pero claro, ambos son una bomba de relojería por separado así imaginaros los dos juntos, ni una maratón me ayudaría a bajar esas calorías, por eso me puse manos a la obra y salió esta maravilla.

Maravilla que quiero aclarar, aunque no contiene azúcar añadido ni grasas, calorías tiene pero sus ingredientes son saludables por ello los remordimientos son menos después de disfrutar de este combo ideal.

INGREDIENTES PARA LOS GOFRES:

  • 90 ml de claras pasteurizadas.
  • 60 ml de leche desnatada.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • Sucralosa al gusto.
  • Vainilla en pasta al gusto.
  • 40 grs harina de arroz.
  • 30 grs de harina de avena neutra.

ELABORACIÓN DE LOS GOFRES:

En un bol mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa y densa, podéis añadir un poco más de leche si veis que se queda muy espesa.

Ponemos a calentar nuestra gofrera previamente engrasada para evitar que se nos pegue y cuando esté lista repartimos nuestra masa en ambas cavidades. Cuando estén dorados, sacamos de la gofrera y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Cuando estén fríos, cortamos por la mitad con un cuchillo y bañamos una de sus caras con chocolate s/a derretido, volvemos a dejar enfriar para que el chocolate solidifique.

INGREDIENTES PARA EL HELADO:

  • 200 ml de nata.
  • 200 grs de yogurt proteico de vainilla.
  • 200 grs de skyr natural.
  • 1/2 cucharadita de sucralosa.
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 5 galletas s/a machacadas.

ELABORACIÓN DEL HELADO:

En el bol de la amasadora provista de las varillas montamos la nata junto con la sucralosa hasta que esté firme. En ese momento, añadimos el queso skyr y volvemos a mezclar. Echamos la esencia de vainilla y el yogurt de vainilla proteico y volvemos a batir hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadimos las galletas trituradas y mezclamos de manera uniforme con una espátula. Cuando lo tengamos listo, ponemos nuestra mezcla en un tupper e introducimos en el congelador removiendo con una cuchara cada hora para evitar que cristalice aunque si tenéis heladera os podéis ahorrar este paso y os quedará de diez.

MONTAJE DE NUESTRO SÁNDWICH:

Tan sencillo como poner sobre un plato una de nuestras mitades de gofre con la cara de chocolate para arriba, sacar nuestro helado del congelar y hacer dos bolas bien grandes para poner sobre el gofre y tapar con otra de las mitades del gofre chocolatoso.

Ahora solo queda coger cuchillo y tenedor para disfrutar de este postre que terminaréis comiendo con los dedos.

Feliz día y feliz semana veraniega amigos.

Seguir leyendo

Cookie Helada Saludable

jueves, 1 de julio de 2021

Cookie Helada Saludable

Nada mejor como combinar dos de los postres que más me gustan del mundo, las cookies y el helado. El resultado es más que espectacular y para colmo, además de ser sin azúcar añadido, el helado es proteico y bajo en grasas, por eso se convierte en el postre ideal para disfrutar del verano en todo su esplendor.

Os puedo asegurar que en casa han sido todo un acierto y los tres que me salieron con las medidas que os voy a dejar a continuación cayeron el mismo día que los hice. Nos supieron a gloria y no tiene nada que envidiar a cualquier sándwich helado que os podáis comprar, así que os animo a que os pongáis manos a la obra y disfrutéis de este helado delicioso y saludable.

INGREDIENTES PARA LAS COOKIES:

  • 5 cucharadas de harina de avena neutra.
  • 5 cucharadas de harina de almendra.
  • 4 cucharadas de tahini.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 50 ml de leche desnatada o la que uses.
  • 50 grs de pepitas de chocolate sin azúcar.

ELABORACIÓN DE LAS COOKIES:

Es tan sencillo como mezclar todos los ingredientes en un bol y amasar bien hasta obtener una masa de galleta perfecta.

En un trozo de papel de horno, dividimos nuestra masa en seis cookies iguales, las colocamos sobre el papel vegetal e introducimos en la Airfryer o en el horno durante 13 minutos a 170º. Transcurrido este tiempo, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


INGREDIENTES PARA EL HELADO:

  • 200 ml de nata.
  • 200 grs de yogurt proteico de vainilla.
  • 200 grs de skyr natural.
  • 1/2 cucharadita de sucralosa.
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 75 grs de chocolate s/a cortado en trocitos.

ELABORACIÓN DEL HELADO:

En el bol de la amasadora provista de las varillas montamos la nata junto con la sucralosa hasta que esté firme. En ese momento, añadimos el queso skyr y volvemos a mezclar. Echamos la esencia de vainilla y el yogurt de vainilla proteico y volvemos a batir hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadimos el chocolate s/a y mezclamos de manera uniforme con una espátula. Cuando lo tengamos listo, ponemos nuestra mezcla en una tarrina de helado de cartón (de esas que todos tenemos en casa tras habernos comido la tarrina entera) y metemos en el congelador hasta el día siguiente.

MONTAJE DEL HELADO:

Al día siguiente, sacamos nuestro helado del congelador, rompemos un lateral de la tarrina de helado de cartón y sacamos nuestro helado. Dejamos atemperar un poco para que sea más fácil cortarlo.

Ponemos un cuchillo en una taza llena de agua caliente y cuando la hoja del cuchillo esté caliente, cortamos con fuerza nuestro helado del grosor que más nos guste.

Ponemos nuestro helado entre dos de las cookies que previamente hemos hecho y bañamos un parte con un poco de chocolate s/a derretido y también atemperado.

Guardamos hasta el momento de disfrutar de esta maravilla, aunque os aconsejo dejarlo a temperatura ambiente durante unos cinco minutos mínimo antes de hincarle el diente.

Espero y deseo que os haya gustado la receta de hoy, porque disfrutar del verano y de un buen helado no está reñido con cuidarse.

Feliz semana amigos y a disfrutar de las ansiadas y merecidas vacaciones.

Seguir leyendo

Barritas Heladas de Almendra

jueves, 24 de junio de 2021

Barritas Heladas de Almendra

Aunque el calor ha estado unos días desaparecido, justo cuando ha empezado el verano, yo no me resisto a seguir disfrutando de un delicioso helado. Y si es casero, sin azúcar añadido y con ingredientes saludables mejor que mejor, ¿No os parece?

En casa estas barritas han triunfado y en una sola tarde se acabaron. Las hice por la mañana y por la noche, después de cenar, fuimos al congelador a por una más cuando para nuestra sorpresa ya no quedaba ninguna, es lo que tiene invitar a merendar a la familia. Ojalá hubiera hecho alguna más porque nos quedamos con las ganas de disfrutar una vez de su inmejorable sabor, así que ahora nos toca ponernos manos a la obra y repetir esta receta sencilla y deliciosa.

INGREDIENTES PARA 9 BARRITAS:

  • 250 grs de chocolate blanco sin azúcar.
  • 300 grs de nata para montar.
  • 2 cucharadas de crema de almendras para el interior.
  • 50 grs de almendra en granillo.
  • Crema de almendras para rellenar.
  • 1/2 cucharadita de sucralosa.

ELABORACIÓN:

Fundimos el chocolate blanco en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme. Cuando lo tengamos listo, cubrimos nuestros moldes de silicona para barritas asegurándonos de que todas las paredes quedan bien tapadas. Llevamos al congelador para que solidifique.

Mientras tanto, montamos la nata junto con la sucralosa hasta que esté bien firme. En ese momento agregamos las cucharadas de crema de almendra y volvemos a mezclar para que se integren bien con la nata. Echamos la almendra en granillo y mezclamos bien.

Sacamos nuestros moldes del congelador, ponemos una cucharadita de crema de almendras en el fondo en cada una de las cavidades del molde y tras esto, rellenamos con la mezcla de nata y almendras. Volvemos a guardar en el congelador hasta que se ponga firme.

Cuando las barritas estén listas, las sacamos del congelador y ponemos por encima de cada una de ellas un poco más de chocolate blanco, extendiéndolo bien e intentando que quede lo más liso posible. Las guardamos en la nevera hasta el momento de degustar.

Cuando os apetezca disfrutar de esta maravilla, solo tenéis que desmoldar y si os apetece, poner un poco más de crema de almendras sobre cada una de las barritas heladas.

Ahora solo queda saborear lo ricos que quedan estos helados diferentes pero que no podréis olvidar facilmente.

Feliz semana amigos, nos vemos el jueves.


Seguir leyendo