Páginas

Bundt Cake de Chocolate Sorpresa

jueves, 23 de febrero de 2017



Hoy os traigo una receta muy especial, pues es una de las que preparé el mes pasado para participar en la segunda edición del "Chocolate Challenge" de "Chocolates Valor", donde el ingrediente estrella es el Chocolate, ideal para mí.

En este concurso se presentan recetas realmente deliciosas y me hace mucha ilusión poder participar, para la ocasión, decidí combinar un Bundt Cake con una Cheesecake y para endulzarlo un poco, por si no era suficiente, le puse guindas en almíbar, vamos unos sabores deliciosos que juntos hacen disfrutar al paladar más exigente.

Requiere un poco de trabajo pero os puedo asegurar que el resultado bien merece la pena, lo combinas con una bola de helado de vainilla y el triunfo lo tienes sin lugar a dudas.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO DE CHOCOLATE:

  • 220 grs de harina de todo uso
  • 300 grs de azúcar blanca
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 235 ml de agua
  • 170 grs de mantequilla sin sal
  • 50 grs de cacao en polvo desgrasado Valor
  • 1 cucharada de café soluble
  • 170 grs de chocolate 70% postres Valor
  • 120 ml de nata
  • 2 huevos medianos ligeramente batidos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 y 1/2 cucharada de mantequilla sin sal derretida
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 16 guindas rojas en almíbar


INGREDIENTES PARA EL CHEESECAKE:

  • 225 grs de queso crema
  • 120 grs de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 45 grs de harina de todo uso
  • 1 huevo mediano

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 25 guindas rojas en almíbar


INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • 1 cucharada de leche entera
  • 15 grs de mantequilla sin sal
  • 150 grs chocolate Puro Colección Paco Torreblanca



ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO DE CHOCOLATE:

Comenzamos precalentando el horno a 180º.

Engrasamos con un poco de mantequilla nuestro molde de Bundt Cake, para esta ocasión yo he elegido el maravilloso modelo "Crown".

Cuando lo tengamos bien engrasado, echamos en el fondo del mismo la cucharada y media de mantequilla sin sal derretida, repartiéndola bien por todas las ondas del molde. A continuación, repartimos sobre la mantequilla derretida las dos cucharadas de azúcar moreno de manera uniforme. Por último colocamos las 16 guindas rojas en las ondas más grandes del molde.

Yo puse dos en cada una. La idea es que al desmoldar nuestro bizcocho las guindas queden en la superficie del molde, cubiertas por una capa fina y ligera de caramelo. Reservamos nuestro molde preparado.

A continuación, en un bol echamos los 220 grs de harina blanca de todo uso previamente tamizada, los 300 grs de azúcar blanca, la 1/2 cucharadita de sal y la cucharadita de levadura química, removemos bien y reservamos.

Ponemos un cazo a fuego medio, añadimos los 170 grs de mantequilla sin sal junto con los 235 ml de agua y removemos con unas varillas hasta que la mantequilla se funda por completo. En ese momento, echamos los 50 grs de cacao Puro en polvo 0% Valor y la cucharada de café soluble, batimos sin parar hasta que todos los ingredientes se integren y no queden grumos. Para terminar, agregamos los 170 grs de chocolate Negro 70% Valor hasta que éste se funda y obtengamos una mezcla densa pero ligera. Retiramos del fuego.

Echamos nuestra mezcla de chocolate caliente al bol que teníamos reservado con la mezcla de harina, azúcar, sal y levadura. Mezclamos energicamente con las varillas hasta que todos los ingredientes queden bien integrados. Añadimos los 120 ml de nata y volvemos a batir hasta que se mezcle bien. Por último, echamos los dos huevos ligeramente batidos y la cucharadita de extracto de vainilla y volvemos a mezclar hasta que obtengamos una masa homogenea.

Repartimos 1/3 de nuestra masa de bizcocho de chocolate en nuestro molde de Bundt Cake, el cual teníamos reservado con la mantequilla, el azúcar y las guindas, de manera uniforme. Reservamos.

ELABORACIÓN DEL CHEESECAKE:

En un bol, ponemos los 225 grs de queso crema junto con los 120 grs de azúcar blanca y la cucharadita de extracto de vainilla, mezclamos bien. Agregamos el huevo y los 45 grs de harina blanca de todo uso y volvemos a batir bien.

Con la ayuda de una cuchara, vamos cogiendo nuestra masa de cheesecake y la colocamos con mucho cuidado sobre la mezcla de bizcocho de chocolate que teníamos esperándonos en nuestro molde. Es importante hacerlo con cuidado, la idea es que la crema de queso no toque los bordes del molde, no queremos que se vea cuando tengamos nuestro bizcocho listo. La repartimos de manera uniforme por toda la superficie de chocolate.

Cuando hayamos terminado, escurrimos nuestras 25 guindas en almíbar y las disponemos como más nos guste sobre nuestra crema de cheesecake.

Terminamos cubriendo todo, es decir, la cheesecake y las guindas con el resto de masa de bizcocho de chocolate que teníamos reservado.

Introducimos en el horno durante 45 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, pinchamos nuestro bizcocho con la ayuda de un palillo para comprobar si ya está cocinado, para ello será necesario que el palillo salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar nuestro bizcocho dentro del molde durante aproximadamente 10 minutos.

Pasado este tiempo, desmoldamos el bizcocho y lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Es muy importante desmoldar aún caliente, con el fin de que no se endurezca el caramelo que hicimos con el azúcar moreno y la mantequilla que pusimos al empezar la receta.

ELABORACIÓN DE LA DECORACIÓN:

En una cazo, colocamos al baño María todos los ingredientes, es decir, la cucharada de leche entera, los 15 grs de mantequilla sin sal y los 150 grs de chocolate Puro Colección Paco Torreblanca y con la ayuda de una cuchara de madera removemos hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una mezcla de chocolate ligera.

Introducimos nuestro chocolate en una manga pastelera deshechable sin boquilla. Con la ayuda de una tijera hacemos un pequeño corte en la manga y decoramos nuestro Bundt Cake repartiendo el glaseado de chocolate de manera uniforme.

Ahora ya sí, tenemos nuestro bizcocho de chocolate, queso y guindas listo para disfrutar.

Una de las mejores cosas de esta receta es la sorpresa que este, a simple vista, bizcocho típico de chocolate esconde en su interior. Una deliciosa mezcla de bizcocho de chocolate intenso que junto con el denso queso y las dulces guindas hacen que cada pedazo se convierta en todo un placer para el paladar.

Espero que os haya gustado, con esta receta el éxito está asegurado.

Placer de chocolate en su máxima expresión.


Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Arándanos

jueves, 16 de febrero de 2017


Los domingos de lluvia son muy productivos en cuanto a hornear se refiere, sabéis muy bien de lo que os hablo, ¿verdad?

El domingo pasado estaba viendo un programa de Canal Cocina, "Me voy a comer el mundo". En él, una chica viaja por todo el mundo degustando los platos típicos de cada lugar (menuda envidia, ya me gustaría estar en su lugar jejej). Bien, pues en este episodio viajaba a Laponia y allí es típico, según dijeron, hacer dulces con arándanos.

La protagonista era invitada a una casa donde preparaban este bizcocho, me pareció tan espectacular que las ganas de hacerlo en casa  se apoderaron de mí. Logicamente, en la receta utilizaban harina de trigo y azúcar, pero yo lo he adaptado para poder comerlo y disfrutarlo sin remordimientos.

Los cambios han sido utilizar harina de avena, edulcorante líquido, no utilizar aceite y sustituirlo por leche desnatada sin lactosa y además, le añadí la ralladura de un limón. Los arándanos y el limón son una pareja perfecta.

Y el resultado, tal cual podéis ver en la foto, delicioso y jugoso. La combinación de sabores es perfecta y la acidez del limón junto con los arándanos hacen que este bizcocho esté en la lista Top de mis recetas Fit.

Espero que os animéis a probarlo y por supuesto, me contéis.

INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas.
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Un pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • La ralladura de un limón.
  • 300 grs de arándanos frescos.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado para "Brownie"poniendo papel de hornear en su base. Engrasamos ligeramente las paredes del mismo con un poco de aceite de coco. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras de los 2  huevos enteros y colocamos las claras  en el bol de la amasadora, la cual tendremos lista con el accesorio de varillas. Añadimos las otras 7 claras pasteurizadas y la pizca de sal y montamos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes, las echamos en un plato y reservamos.

En un bol mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina de avena, el bicarbonato sódico y la levadura. Reservamos.

Quitamos las varillas de nuestra amasadora y colocamos el accesorio para mezclar (la pala), en el bol echamos las yemas, la ralladura de limón, el edulcorante líquido y la leche, batimos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una masa homogénea, añadimos los ingredientes secos y mezclamos bien.

A continuación y con la ayuda de una espátula, agregamos poco a poco las claras montadas a punto de nieve. Lo haremos con movimientos envolventes, muy despacio, para evitar que se bajen, es importante que nuestra masa tenga mucho aire, así nos quedará  un bizcocho muy esponjoso al hornear.

Cuando hayamos incorporado las claras a punto de nieve, ponemos nuestra masa de bizcocho en el molde que teníamos reservamos y horneamos durante 45 minutos. Transcurrido este tiempo, pinchamos en el centro nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio, nuestro bizcocho está listo.

Ahora es el momento de poner los arándanos sobre toda la superficie de nuestro bizcocho horneado, los repartimos de manera uniforme, intentando que no queden huecos vacíos. Bajamos la temperatura del horno a 160º y volvemos a introducir nuestro bizcocho durante unos quince minutos más hasta que los arándanos se pongan blanditos y suelten todo su jugo.

Sacamos del horno y lo dejamos enfriar por completo dentro del molde.

Espero que podáis esperar a que se enfríe antes de probarlo porque el olor es tan embriagador que resulta difícil resistir la tentación.

Un beso enorme y hasta el próximo jueves amigos.

Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Calabaza y Chocolate

jueves, 9 de febrero de 2017


Hace tiempo a mi hermano le regalaron una calabaza enorme, la asé y parte de ella la utilicé para hacer unas cookies Fit y el resto lo congelé.

Coincidía casi con las fiestas navideñas y aunque tenía el propósito de hacer una Pie de Calabaza, en eso se quedó, nunca llegué a hacerla. Estaba tan saturada y había tantos dulces en mi casa que lo que menos me apetecía era hacer una tarta, por eso la congelé en previsión de que pasado este periodo de excesos las ganas de hornear volverían a mí jejeje.

Y vaya si han vuelo, y con fuerza. La receta que os traigo hoy es deliciosa, jugosa, tierna, dulce y baja en grasas y sin azúcares añadidos. 

Me encanta llevarme algo para la hora del almuerzo y si puede ser dulce, mejor que mejor. Un buen trozo de este bizcocho junto con una taza de té, hacen que los patios se me hagan más amenos y no me supongan tanto esfuerzo. Y es que esta delicia me ayuda a combatir el frío que estos días estamos sufriendo.

INGREDIENTES:

  • 1 plátano maduro grande machacado.
  • 400 gr de calabaza asada hecha puré.
  • 100 grs de harina de avena.
  • 2 huevos medianos.
  • 4 claras de huevo pasteurizadas.
  • 20 grs de cacao en polvo sin azúcar Valor.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde rectangular de silicona, he elegido uno de este material para evitar tener que utilizar mantequilla o aceite para las paredes del mismo. Reservamos.

En un bol, mezclamos los ingredientes húmedos y en otro los ingredientes secos y mezclamos bien cada uno en su bol.

A continuación, añadimos los ingredientes secos a los ingredientes húmedos y mezclamos bien hasta que obtengamos una masa homogénea.

Por último, agregamos el puré de calabaza a nuestra mezcla e integramos bien.

En un plato, separamos una pequeña parte de la masa y en ésta añadimos el cacao en polvo sin azúcares añadidos y mezclamos bien.

En el molde de silicona que teníamos reservado, echamos la masa de calabaza y sobre la misma ponemos el resto de la masa de chocolate, la distribuimos de manera uniforme por toda la superficie.

Horneamos durante aproximadamente 40 minutos o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio. Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Este delicioso bizcocho de calabaza y chocolate se ha convertido en una de esas recetas que preparo una y otra vez. Es esponjoso, dulce, húmedo y sano. Toda una deliciosa alternativa para tomar entre horas.

Animaos a probarlo amigos. Ahora estamos en tiempo de calabaza, aprovechad el momento y ya me contaréis.

Un beso enorme a todos, nos vemos la próxima semana con otra dulce receta.

Seguir leyendo

Lemon Pie de Anna Olson

jueves, 2 de febrero de 2017


Una vez más mi madre era la protagonista del día. Su cumpleaños.

La tarta que le hiciera tenía que llevar sí o sí merengue, ya que es su dulce preferido. Así que con estos datos lo tenía claro: merengue y el libro recién comprado de mi adorada Anna Olson.

Hace un tiempo probamos la Lemon Pie y la verdad es que nos encantó y mira que no lleva chocolate. Al principio estaba escéptica con respeto a esta tarta pero cuando la probé por primera vez, realmente me enamoró. Por eso siempre que tengo ocasión y paso cerca de Celicioso compro un trozo y lo disfruto como la que más.

La combinación es exquisita y hacen que los ingredientes se mezclen formando un equilibrio perfecto de sabores. La acidez de la crema de limón junto con el dulzor característico del merengue hacen que esta tarta sea sencillamente perfecta.

Nunca antes la había intentado hacer en casa, era de esas tartas que tienen en la lista de pendientes desde hace tiempo y que por unas cosas u otras no terminas nunca de preparar, pero había llegado el momento perfecto para hacerla y vaya si mereció la pena.

¡Quedó perfecta y deliciosa! Espero que os animéis a prepararla en casa como he hecho yo.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 250 grs de mantequilla fría sin sal.
  • 580 grs de harina común.
  • 5 grs de sal.
  • 1 huevo frío.
  • 30 ml de agua fría.
  • 10 ml de vinagre.

INGREDIENTES PARA LA CREMA DE LIMÓN:

  • 435 ml de agua.
  • 310 grs de azúcar blanca.
  • La ralladura de la cáscara de un limón.
  • 97 grs de maicena.
  • 5 yemas (reservamos las claras para el merengue).
  • 160 ml de zumo de limón.
  • 30 grs de mantequilla sin sal.

INGREDIENTES PARA EL MERENGUE ITALIANO:

  • 5 claras a temperatura ambiente.
  • 250 grs de azúcar.
  • 5 grs de crémor tártaro.
  • 60 ml de agua.

ELABORACIÓN DE LA BASE:

En un bol ponemos la mantequilla fría cortada en cubos, añadimos la harina, el azúcar y la sal y mezclamos bien hasta que la masa tenga la textura de migas gruesas.

En otro bol, batimos el huevo, el agua y el vinagre. Añadimos la masa a este bol de una sola vez, mezclando hasta que obtengamos una masa homogénea.

Le damos forma de cilindro  y la envolvemos en film transparente, dejamos reposar en la nevera durante al menos una hora antes de estirar.

PREPARACIÓN DE LA CREMA DE LIMÓN:

Llevamos a ebullición el agua en una cazo junto con 250 grs del azúcar que teníamos reservado para la crema y la ralladura de limón.

En un bol, mezclamos el resto del azúcar, unos 60 grs, con la maicena, el zumo de limón y las yemas.

Cuando el agua haya hervido, la agregamos a la mezcla anterior, removemos energicamente y volvemos a llevar al fuego, batimos a fuego medio hasta que espese y comience a burbujear, unos 4 minutos aproximadamente. Retiramos del fuego.

En un bol, colocamos la mantequilla  y sobre la misma añadimos la crema de limón a la vez que la colamos, paso importante para que la crema quede suave y sedosa. Removemos bien hasta que la mantequilla se derrita por completo.

Tapamos el bol con film transparente piel con piel y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

MONTAJE DE LA TARTA:

Transcurrido el tiempo de reposo de la base de nuestra tarta, la sacamos de la nevera y la dejamos reposar 30 minutos antes de estirarla.

Sobre una superficie enharianda y con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa hasta que tenga un grosor de unos 3mm. 

Colocamos nuestra base en un molde redondo de unos 23 cm de diámetro, si es necesario podemos recortar los bordes para que quede justa al molde. Refrigeramos unos 20 minutos antes de hornear.

Mientras tanto, precalentamos el horno a 190º. Cuando hayan pasado los 20 minutos, sacamos nuestro molde de la nevera y cubrimos la base con papel de aluminio, sobre el mismo colocamos algo de peso, yo he usado legumbres que tengo reservadas para esto, con ello, ayudaremos a que la masa no suba mientras se hornea.

Horneamos durante 20 minutos, transcurrido este tiempo, retiramos el papel de aluminio y las legumbres y volvemos a hornear unos 12 minutos más hasta que los bordes de la masa adquieran un color dorado.

Sacamos del horno y mientras la base sigue caliente, batimos una clara de huevo y pincelamos toda la base con la misma, con esto lo que vamos a conseguir es que no se humedezca. Dejamos enfriar la base.

Cuando se haya enfriado por completo, rellenamos la tarta con la crema de limón y refrigeramos hasta que quede firme, unas 2 horas aproximadamente.

PREPARACIÓN DEL MERENGUE:

Para el merengue, precalentamos el horno a 180º. Retiramos la tarta de la nevera para entibiarla un poco, unos 30 minutos.

En el bol de nuestra amasadora, batimos las claras con 60 grs de azúcar y el crémor tártaro hasta lograr un pico medio cuando levantemos el batidor.

En una cacerola, llevamos a ebullición el agua junto con el azúcar restante. Sin revolver, dejaremos que el agua hierva hasta alcanzar 115º, para esto necesitamos un termómetro.

Cuando el agua haya alcanzado esta temperatura, con mucho cuidado vamos echando el almíbar caliente en los costados del bol donde tenemos el merengue mientras batimos a velocidad media-alta. Seguimos batiendo a alta velocidad hasta que el merengue se enffríe y adquiera una consistencia adecuada.

Con la ayuda de una espátula repartimos una generosa capa de merengue sobre la crema de limón, a continuación, introducimos el resto del merengue en una manga pastelera provista de una boquilla redonda y decoramos nuestra tarta con picos por toda la superficie.

Colocamos nuestra tarta sobre una placa y horneamos unos minutos hasta que veamos que el merengue adquiere un ligero color tostado.

La Lemon Pie puede prepararse hasta con un día de antelación y conservarse en la nevera hasta 2 días.

Y hasta aquí la receta de hoy, una tarta fresca, ligera y perfecta para hacer que cualquier ocasión se convierta en un momento especial.

Un beso fuerte a todos y gracias por estar aquí cada semana, nos vemos el próximo jueves amigos.

¡Besos mil!






Seguir leyendo

Cheesecake Fit de Mantequilla de Cacahuete y Chocolate

jueves, 26 de enero de 2017


Muchas veces me pregunto de dónde me viene ese amor incondicional por la mantequilla de cacahuete.

Y eso que recuerdo que la primera vez que la probé me horrorizó. Recuerdo que me la trajeron de Inglaterra, cuando yo tenía 15 años. Un amigo mío viajó a estudiar a Londres y me trajo un bote. por aquella época no era tan fácil de encontrar en España y yo estaba como loca por probarla.

No paraba de ver como se la zampaban en todas las películar, sanwich de mantequilla de cacahuete y mermelada. Wowwww, aquello tenía que estar delicioso.

Y cuál fue mi chasco. Nada más tenerla en mis manos me puse a versionar aquella escena típica de cualquier peli americana pero en mi cocina. yo fui más valiente y no le puse mermelada. Jamás me olvidaré de ese primer mordisco.

¡Puagggg! ¡Aquello estaba asqueroso! Salado total y no tenía nada que ver con la idea que yo me había hecho. Menuda decepción me llevé, incluso creo recordar que aquel primer bote terminó en el cubo de basura.

Pero ahí se queda mi relación de odio con la mantequilla de cacahuete, no puedo recordar cuando comencé a amarla hasta límites insospechados como es el caso ahora.

Creo que mi segundo acercamiento fue tímido y la mezclé con chocolate, en una receta de cupcakes que me enamoró desde que salieron del horno y su olor inundó mi casa.

A partir de esa receta comencé a adorarla, si pudiera la comería a todas horas del día y con todo tipo de alimentos variados.

Cada vez estoy más convencida de que con la mantequilla de cacahuete pasa como con algunas personas que dicen: "A mí me quieren o me odian", sin término medio. Y yo sin duda me sitúo en el grupo del amor jejejeje.

Y como muy bien os he dicho, eso de que me encanta añadirla a todo lo que puedo, de ese amor por las mezclas nace esta Cheesecake Fitness con mantequilla de cacahuete y galletas.

¿Qué mejor que una cheesecake con una base deliciosa de galletas Oreo Fit de MaxProtein y mantequilla de cacahuete? Nada mejor para celebrar cualquier ocasión o simplemente poder disfrutar de un postre más sano y con menos aporte calórico.

De esta manera nos damos el capricho sin culpas. Eso sí, con decir que es "Fit" no podemos pensar en comernos media tarta, que aunque resulta más saludable que otras cheesecake tiene calorías. Yo quiero avisaros.

Para esta receta he utilizado la mantequilla de cacahuete que Vitaminity me hizo llegar a casa, recuerda que aún estás a tiempo de utilizar la promoción que hay en su web para todo el mes de enero. Recordad que los gastos de envío son gratuitos para aquellas compras que superen los 20 euros y que también podéis disfrutar de un 10% de descuento si es la primera vez que realizáis un pedido en su web. Vamos que todo son beneficios.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 12 galletas Oreo Fit de Maxprotein.
  • 5 cucharadas de leche desnatada sin lactosa.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE QUESO:

  • 350 gr de queso crema 0%  
  • 3 quesitos lights 
  • 2 cucharadas de harina de avena sin sabor.
  • 2 huevo mediano.
  • 2 claras pasteurizadas.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 1/3 taza de mantequilla de cacahuete de Vitaminity.
  • 2 cucharaditas de edulcorante líquido.
  • 3 cucharadas de Cacao Nibs.

ELABORACIÓN DE LA BASE DE GALLETA:


Precalentamos el horno a 150º y preparamos un molde redondo desmontable poniendo papel vegetal en el fondo. Reservamos

Ponemos nuestras Oreo Fit en el procesador de alimentos y las trituramos hasta que obtengamos una especia de harina. Añadimos las cucharadas de leche y mezclamos bien hasta obtener una masa densa y pegajosa.

Echamos la mezcla en la base del molde desmontable que teníamos reservado y repartimos de manera uniforme por toda la superficie. Podemos ayudarnos de una cuchara para que la base quede firme. Reservamos en la nevera mientras preparamos el resto de la receta.


ELABORACIÓN DE LA CREMA DE QUESO:


En el bol de la amasadora, ponemos el queso crema, los quesitos light, la harina de avena, el huevo, las claras y el edulcorante líquido. mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

A continuación, añadimos la mantequilla de cacahuete y volvemos a batir. Por último, echamos la levadura química y mezclamos.

Con cuidado vertemos esta mezcla sobre la base de galletas Oreo que teníamos en la nevera y horneamos durante 40 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo, pinchamos el centro de nuestra tarta con un palillo para saber si está lista, para ello es necesario que el palillo salga limpio.

Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo antes de servir.

Ahora ya podéis daros un capricho sano en forma de Cheesecake, quiero recordar que eso con de "Fit" no tenemos libertad para tomarnos la tarta entera. Engordar, engorda. Pero es mucho más saludable que cualquier otro dulce que podamos tener a nuestro alcance lleno de azúcares y grasas.

Disfrutad mucho de la semana y animaos a preparar esta deliciosa tarta.

Un beso fuerte amigos y hasta la próxima receta.

Seguir leyendo

Batido Fit de Fresa

jueves, 19 de enero de 2017


El otro día llegué con tanta sed del gimnasio que no sabía qué tomar. Mientras entreno estoy con mi botella de agua y no la dejo descansar durante todo el entrenamiento. Por eso, al llegar a casa lo que menos me apetecía era seguir bebiendo agua.

No sé si conocéis esa sensación de tener sed pero querer beber algo diferente, quizá no os haya pasado nunca y yo se aun poco rara, que también, pero vamos, el caso es que quería tomarme algo.

Abrí el armario y voilà, allí estaba esperándome como si pudiera leer mi mente, un bote de sirope de fresa 0% de "Walden Farms" que Vitaminity muy amablemente me había hecho llegar hacía un par de semanas.

La variedad de sabores es muy amplia y es cierto que en muchos de ellos está bastante conseguido. Y lo mejor de todo, no tienen calorías, grasas, carbohidratos, azúcares ni gluten. Por lo que se convierten en el ingrediente perfecto para rociar tortitas, gofres, batidos o incluso helados.

Si aún no has probado ninguno te comiendo que lo hagas, aún estás a tiempo de utilizar la promoción que Vitaminity tiene a nuestra disposición en su web para todo el mes de enero. Recordad que los gastos de envío son gratuitos para aquellas compras que superen los 20 euros y que también podéis disfrutar de un 10% de descuento si es la primera vez que realizáis un pedido en su web. Vamos que todo son beneficios.

INGREDIENTES:

  • 250 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 2 cucharadas de Sirope de fresa 0% Warden Farms de Vitaminity.
  • 1 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Un poco de nata montada light para decorar.

ELABORACIÓN:

En un vaso grande, echamos la leche, el edulcorante y las dos cucharadas de sirope de fresa 0%. Removemos energicamente con una cuchara, hasta que nuestros ingredientes se mezclen bien.

Echamos nuestro batido en el vaso donde vayamos a servirlo y para decorar ponemos un poco de nada light por encima. Podemos terminar añadiendo un poco más de sirope sobre la nata, de esta manera le daremos más alegría a nuestro batido.

Igualmente podemos añadirle frutas para darle un poco más de sabor o consistencia, se me está ocurriendo que con un poco de plátano tiene que quedar de lujo.

En menos de dos minutos podemos disfrutar de un batido sano, sin calorías, refrescante y por supuesto, delicioso.

Porque cuidarse no tiene que estar reñido con comer rico y disfrutar haciéndolo.

Nos vemos la próxima semana amigos.

¡Un beso enorme!


Seguir leyendo

Trufas Fit de Chocolate y Mantequilla de Cacahuete

jueves, 12 de enero de 2017


Hoy vuelvo a traeros una receta dulce pero saludable. La verdad es que después de tantos días de excesos el cuerpo necesita depurarse un poco, el mío me lo estaba pidiendo a gritos y los últimos días de las fiestas me estaba empezando a sentir un tanto pesada.

Al fin  y al cabo el cuerpo es sabio y nos da pequeños avisos para que le pongamos remedio cuando antes, por eso yo le he escuchado y me he metido en la cocina a preparar platos un poco más sanos pero igual de buenos y atractivos.

Es cierto que necesitamos limpiar un poco el cuerpo pero a mí, y aunque como muy bien os he confesado me estaba notando un poco pesada, me cuesta horrores desengancharme del dulce. 

Todos sabemos que el azúcar genera adicción y yo lo noto, cuando algún día tomo algo, y más estas Navidades que no me he privado de nada, después, cuando estoy una semana sin tomarlo, el cuerpo o mejor dicho mi mente me lo pide a gritos.

Sí, me siento hinchada y ocasiones saturada de tanto comer, pero cuando empiezo de nuevo con la rutina de comer limpio, mi mente me vuelve a pedir azúcar de nuevo. Por eso, para ir desenganchándome poco a poco y que el cambio no sea tan brutal, ayer me puse con esta receta dulzona pero a la vez saludable.

Con esto de "saludable" no quiero decir que podemos alimentarnos de estas pequeñas trufas, puesto que tienen calorías pero sí que podemos tomar alguna a media mañana o justo antes de entrenar, para matar el "gusanillo" del chocolate.

Tienen un alto contenido en proteína y grasas saludables, provenientes de la mantequilla de cacahuete. Y es que a mí me vuelve loca, soy adicta total, me sabe a gloria y me encanta combinarla con todo, por eso lo de hacer trufas con chocolate y cacahuetes.

Pero debemos desterrar todos los miedos que se asocian a esta legumbre. Y es que sí, al contrario de lo que se suele pensar, los cacahuetes no son frutos secos. Es cierto que se trata de un alimento muy calórico (567kcal/100grs), por lo que debemos consumirlos sin abusar y con control.

Frente a esto también tenemos que decir que los beneficios que nos aportan son tremendos en lo que se refiere a hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas (B1,C, E y niacina) y minerales, todo ello sin aportar colesterol ni ácidos grasos saturados. 

Por ello, un puñado de cacahuetes es un alimento ideal preentreno porque nos dará energía pero también son ideales para  tomar tras entrenar ya que contribuyen con una buena recuperación muscular por su elevado contenido de proteínas. 

Por eso, todo a mundo a consumir mantequilla de cacahuete, pero ojo, no nos sirve cualquier mantequilla de cacahuete. Tenemos que saber que muchas de las que se venden en grandes superficies o supermercados llevan añadida una gran cantidad de azúcares, grasas, conservantes, etc. por lo que dejan de ser saludables. Debemos saber muy bien donde y cual comprar, hoy en día la oferta es enorme y deliciosa así que podemos ir probando hasta encontrar aquella que más nos guste o incluso podemos hacerla casera, solo necesitamos paciencia y una buena batidora.

Yo para esta receta he utilizado la mantequilla de cacahuete "Meridian" de Vitaminity. Para los que os perdisteis la receta de la semana pasada, os comento que estaré todo este mes colaborando con esta plataforma multimarca centrada en un estilo de vida saludable.

En su página web tenéis todo tipo de productos deliciosos y de gran calidad, los cuales nos ayudan a conseguir nuestro objetivo de cuidar el cuerpo de una manera adecuada. Recordad que durante todo este mes los gastos de envío son gratuitos para compras superiores a 20 euros, además, podéis disfrutar de un 10% de descuento en la primera compra para nuevos clientes.

Animaos a echar un vistazo en su página, veréis muchas cosas interesantes y productos tan ricos que hacen que cuidarse sea todo un lujo. Como esta mantequilla de cacahuete con trocitos que hacen que sea crujiente. ¡Un vicio total! ¡Podría comérmela a cucharadas y echarla en todo!


INGREDIENTES PARA LAS TRUFAS PROTEÍCAS:

  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuete Meridian de Vitaminity.
  • 1/3 taza de proteína sabor vainilla.
  • 1/3 taza de proteína sabor chocolate.
  • 1 taza de harina de avena sabor Suchoc Choco White de Vitaminity.
  • 1/3 taza de cacao en polvo desgrasado sin azúcar Valor.
  • 1/3 de leche desnatada sin lactosa.
  • 2 cucharaditas de edulcorante líquido.

INGREDIENTES PARA EL REBOZADO:

  • Cacao en polvo desgrasado 0% valor.
  • Cacahuetes triturados con el molinillo para conseguir una especie de harina.

ELABORACIÓN DE LAS TRUFAS:

En un bol mezclamos todos los ingredientes hasta que estos se integren y obtengamos una masa consistente y densa.

Hacemos una bola con toda la masa y la envolvemos en film transparente. La guardamos en la nevera durante al menos unas horas para que tome consistencia y endurezca, de esta manera nos será más sencillo hacer las bolitas.

Transcurrido este tiempo y cuando veamos que la masa está durita, sacamos de la nevera, desenvolvemos y con las manos vamos haciendo pequeñas bolitas de masa.

Rebozamos nuestras trufas por el cacao en polvo o por los cacahuetes triturados.

Podemos conservarlas en la nevera, aunque estoy segura de que en cuanto os comáis la primera no podréis parar hasta terminar con todas.


¡Están deliciosas! Si es que la mantequilla de cacahuete les da un toque especial, que junto con el chocolate hacen que cada una de estas pequeñas se conviertan en un vicio irresistible.

Un beso enorme, feliz semana y hasta la próxima receta.


Seguir leyendo