Páginas

Tarta de Galletas, Crema y Chocolate sin Azúcar

jueves, 24 de mayo de 2018


En casa llevaban un par de semanas con antojo de tarta de galletas, o como también es muy conocida, de "Tarta de la Abuela".

Pero es que claro, hacer esta tarta, tenerla en la nevera y no poder disfrutar de un buen trozo se hace muy duro, ymira que yo tengo fuerza de voluntad pero esta vez......no me apetecía resistirme así que.....hice mi versión sin azúcares añadidos y la verdad es que quedó más que deliciosa, sin nada que envidiar a la tradicional.

Ojo, calorías tiene miles pero al menos sabemos que no tiene grasas, ni azúcar y por supuesto nada de grasa de palma en las galletas, mucho me he cuidado de buscar las adecuadas. Con esto quiero dejar claro que esta tarta engorda pero que es más saludable que la tradicional. Así podemos disfrutar de un trozo de tarta sin tanto remordimientos.

Recién sacada de la nevera, fresquita....queda más que deliciosa y más ahora con el calor que poco a poco se va notando. Una propuesta sencilla y rica que os hará disfrutar como la que más.


INGREDIENTES PARA LA CREMA:

  • 250 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharaditas de edulcorante líquido.
  • 3 yemas de huevo.
  • 1 pizca de sal.
  • 10 grs de harina de avena.
  • 10 grs de fécula de maíz (maicena).
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar desgrasado.


  • Galletas integrales sin azúcar y sin grasa de palma.
  • Más leche desnatada sin lactosa para mojar las galletas.


INGREDIENTES PARA LA COBERTURA:

  • 1 tableta de chocolate con leche sin azúcar Valor.
  • 20 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • ProteinCrunch de MyBodyGenius al gusto.


PREPARACIÓN:

Lo primero es preparar la crema pastelera Para ello, comenzamos haciendo una mezcla con las yemas en un plato. Para ello, mezclamos las yemas de huevo, 1 cucharadita de edulcorante líquido y la pizca de sal y batimos bien, hasta que todos los ingredientes se integren.

A continuación, añadimos el harina de avena y la fécula de maíz a la mezcla y volvemos a batir bien, hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Reservamos.

Por otro lado, ponemos un cazo al fuego, y cocemos la leche junto con las otras 2 cucharaditas de edulcorante líquido y la vainilla en  pasta hasta que rompa a hervir. En ese momento, retiramos del fuego.

Vertemos una cucharada de la leche caliente en el plato donde teníamos la mezcla de yemas y batimos energicamente, esta acción permitirá disolver el azúcar y diluir la mezcla, que se incorporará con mayor facilidad al resto de la leche.

Echamos la mezcla de yemas a la cacerola y batimos hasta que se homogeneice. Volvemos a colocar el cazo en el fuego y llevamos a hervor sin dejar de batir.

Tenemos que dejar hervir hasta que la crema se vuelva espesa pero fluida (puede tardar unos 2 minutos como máximo).

Cuando la tengamos lista, la dividimos en dos platos y en uno de ellos, añadimos el cacao en polvo y mezclamos bien hasta obtener una crema de chocolate. Tapamos ambos platos con film transparente en contacto con la crema para evitar que se forme una costra en la superficie, hasta que se enfríe por completo.

Cuando tengamos lista la crema, comenzamos a montar la tarta. Ponemos una capa de galletas remojadas ligeramente en leche en el fondo del molde. Por encima de las galletas, ponemos una capa generosa de la crema pastelera de vainilla y sobre ella ponemos dos capas más de galletas remojadas ligeramente en leche. 

Repetimos la operación, pero esta vez con la crema pastelera de chocolate. Hacemos tantas capas de crema y galletas como queramos.Metemos el molde en la nevera para que solidifique.

Para terminar, preparamos la cobertura de chocolate. Ponemos el chocolate junto con la leche desnatada sin lactosa en un bol apto para el microondas y fundimos poco a poco. Dejamos que se temple y cuando esté casi fría la vertemos sobre la última capa de galletas.

Para terminar, espolvoreamos ProteinCrunch de chocolate sobre la superficie. Guardamos en la nevera como mínimo 2 horas antes de consumir, aunque queda mejor si la dejamos toda la noche.



Y ahora a disfrutar de esta maravillosa tarta, espero que os animéis  en casa.

Un beso fuerte a todos, nos vemos el próximo jueves amigos.

Seguir leyendo

Brownie Vegano de Aquafaba y Chips de Mantequilla de Cacahuete

jueves, 17 de mayo de 2018


Hoy os traigo una receta muy especial, vegana y deliciosa.

Tenía muchas ganas de elaborar alguna receta con el "Aquafaba", muchos de vosotros sabéis que no como carne ni embutidos desde hace más de 13 años, que se dice pronto. Es cierto que como huevos así como otros alimentos procedentes de animales (leche, queso, yogures, etc.), pero tenía muchas ganas de sustituir las claras de los huevos que utilizo en alguno de mis bizcochos, montadas a punto de nieve, por otro ingrediente de origen vegetal.

Habréis leído en el nombre de la receta, que mi Brownie está hecho con "Aquafaba". Para los que no lo sepáis, se llama aquafaba a la unión de las palabras aqua (agua) + faba (alubia), y básicamente es el caldo viscoso que viene en los botes de legumbres cocidas.

Por lo tanto es el líquido resultante de la cocción de cualquier legumbre. Normalmente se utiliza el agua de cocción de los garbanzos, tal y como he hecho yo en esta receta, por tener un sabor más neutro pero, podéis hacerlo con el de alubias blancas, rojas, lentejas… 

Hace tiempo que leí en internet que resulta el sustituto perfecto del huevo, por lo que yo tenía que probarlo y ver si era verdad o no. 

Existen varias opciones, se puede utilizar el que viene en los botes de legumbres cocidas, la cual es la opción más rápida y cómoda y la que yo he elegido para este pastel que os comparto hoy. Pero también puedes obtener "aquafaba" de la cocción de legumbres en seco, dejando reposar durante más tiempo el agua hasta que tenga una consistencia espesa y viscosa, similar a la clara de un huevo. 

El auge de la cocina vegana es una de las razones por las que este ingrediente, que hasta hace muy poco todos desechábamos, se ha puesto de moda. Sustituir el huevo no resulta tarea fácil para los veganos, ni para los alérgicos. 

Además, es muy fácil de conseguir. A diferencia de muchos ingredientes que se usan en la cocina vegana y vegetariana, que hay que buscarlos en tiendas especializadas y herbolarios, encontrar aquafaba no tiene ninguna dificultad. Todo el mundo tiene acceso a ella y para colmo resulta un ingrediente baratísimo.

Mirando por la red os cuento que el origen de la aquafaba se remonta al año 2014, cuando el chef francés Joël Roessel descubrió que el agua de las judías enlatadas y otras legumbres tenía una textura similar a la clara de huevo, por lo que se planteó usarla para formar espumas. En su blog compartió varios experimentos con este ingrediente y publicó varias recetas elaboradas con aquafaba, como la isla flotante (un postre que lleva merengue) o la mousse de chocolate.

Y después de daros toda la información que he podido recopilar sobre este nuevo ingrediente, os digo que para mí ha sido todo un descubrimiento sorprendente y a partir de ahora, el líquido de mis garbanzos nunca más irá al desagüe porque las posibilidades que ofrece en el mundo de la repostería son innumerables.

Además, estaba como loca por utilizar el cacao desgrasado puro que me traje de mi viaje a Nueva York, mi amado cacao "Hershey's" y os puedo asegurar que el sabor es.......tremendo. Eso sí, podéis usar cualquier otro cacao desgrasado, pero yo tenía que aprovechar esta oportunidad para por fin abrir el bote.

INGREDIENTES:

  • 200 ml de aquafaba.
  • 4 de aceite de coco derretdo
  • 1/2 taza de cacao puro desgrasado sin azúcar añadido.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 cucharadas de sirope de ágave.
  • 1/2  taza de leche vegetal de almendras sin azúcar añadido.
  • 80 grs de harina de avena.
  • 1 cucharita de levadura química.
  • 1/2 taza de chips de mantequilla de cacahuete.
  • 80 grs de chocolate negro 80% sin azúcar añadido.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para brownie poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

En el bol de la amasadora ponemos la aquafaba y batimos a máxima velocidad hasta que llegue a punto de nieve. Reservamos.

En un bol, mezclamos el aceite de coco junto con el cacao, la vainilla, la leche y el sirope de ágave hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla de cacao similar al sirope, vertemos con cuidado esta salsa sobre la aquafaba y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes y con mucho cuidado para evitar que la aquafaba se baje, hasta que obtengamos una mezcla este homogénea.

Por lo último, agregamos la harina y la levadura, las cuales habremos tamizado previamente, y mezclamos bien también con movimientos envolventes.

Echamos la masa en el molde que teníamos reservado y espolvoreamos por la superficie los chips de mantequilla de cacahuete y el chocolate negro troceado. Horneamos unos 20 minutos o hasta que al pinchar nuestro brownie con un palillo, éste salga practicamente limpio.


Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de degustar, aunque os tengo que confesar que templado con una bolita de helado es tremendo, ideal para cualquier momento del día.

Ahora os toca decidir como tomarlo, templado o frío, yo os aseguro que queda delicioso de cualquier manera.

Animaos a probar recetas veganas, os sorprenderán tanto como a mí.

Un beso fuerte y hasta el próximo jueves.


Seguir leyendo

Carrot Brownie Vegano Sin Azúcar

jueves, 10 de mayo de 2018


La receta de hoy es un postre rico, sano y con unos ingredientes excepcionales para seguir cuidando nuestra alimentación.

Además de todo esto, es dulce, contundente y muy sabrosa. Siempre me han gustado las tartas densas y húmedas y este Carrot Brownie reúne todos los requisitos para convertirse en una de mis tartas preferidas.

Tenía muchas ganas de preparar una tarta vegana, que fuera accesible para todas las personas que leen mi blog. 

Muchas veces recibo mensajes preguntándome cómo sustituir algunos de los ingredientes de origen animal que utilizo en mis recetas, ya sean huevos, leche o chocolate. 

Pues aquí tenéis una receta en la que no hay que cambiar nada y que, aunque no seáis veganos, os encantará porque en su sabor no vaIs a echar nada de menos.

Además de todo esto, es muy sencilla de elaborar y se prepara en nada de tiempo. Así que no tenéis excusas para no poneros manos a la obra y dejaros sorprender por un postre vegano lleno de sabor. Os sorprenderá los delicioso que queda, espero que me escribáis para contarme que os ha enamorado tanto como a mí.

INGREDIENTES PARA EL BROWNIE:

  • 240 grs de puré de manzana
  • 100 grs de caramelo de dátiles
  • 120 ml de leche vegetal de almendras sin azúcares añadidos.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 60 grs de harina de maíz.
  • 275 grs de almendra molida.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • ¼ de cucharadita de jengibre en polvo.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 180 grs de zanahoria rallada.
  • 60 grs de nueces picadas.
  • 100 grs de sirope de ágave.

INGREDIENTES PARA EL FROSTING:

  • 120 grs de anacardos (puedes en remojo la noche de antes).
  • 1 yogur vegetal SojaSun sin azúcar sabor almendras.
  •  2 cucharas de caramelo de dátil.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1 pizca de sal.
  • 2 cucharadas de sirope de ágave.

ELABORACIÓN DEL BROWNIE:

Lo primero que tenemos que hacer es poner a remojo los dátiles en un recipiente con agua al menos unos treinta minutos. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para Brownie poniendo papel vegetal en el fondo. Reservamos.

En el bol de la amasadora, ponemos el puré de manzana, la leche, el  zumo de limón, el sirope de ágave y la vainilla. Removemos bien hasta que todos los ingredientes se integren. Reservamos.

Cogemos los dátiles puestos a remojo, los escurrimos un poco y los ponemos en el procesador de alimentos, será necesario añadir un poco del agua donde estaban, pero mejor hacerlo poco a poco. Trituramos y vamos añadiendo tanta agua como sea necesario hasta que adquieran una textura de caramelo.

Cuando hayamos obtenido este caramelo de dátil, añadimos 100 grs del mismo a la mezcla de puré de manzana que teníamos reservada en la amasadora. Mezclamos bien.

Añadimos las harinas, la levadura, la sal y las especias y amasamos un poco, lo justo para que todos los ingredientes se integren.

Por último, echamos las zanahorias ralladas y las nueces y removemos bien. Extendemos nuestra masa sobre el molde de Brownie que teníamos reservado con papel vegetal en el fondo y la horneamos durante unos 30 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo.

ELABORACIÓN DEL FROSTING:

Ponemos todos los ingredientes en el procesador de alimentos y trituramos hasta que obtengamos una mezcla homogénea.

Una vez que la tarta este fría, repartimos el frosting por encima con la ayuda de una espátula y decoramos con nueces picadas por encima y un poquito de canela.

Ahora sí, a disfrutar de esta delicia amigos.

Un beso enorme, nos vemos en una semana con una nueva receta dulce y deliciosa.

Seguir leyendo

Bombones Healthy De Mantequilla de Cacahuete y Chocolate

jueves, 3 de mayo de 2018


Una semana más vuelvo con unos bombones deliciosos, hechos con ingredientes saludables y sin azúcares añadidos.

La receta de hoy tiene un ingrediente que me ha vuelto loca desde el minuto uno en que lo probé, la crema de chocolate y cacahuete Bombitos de MaxProtein. Para los que no la conozcáis se trata de una crema de increíble sabor a cacahuete con chocolate, baja en grasas e hidratos de carbono, libre de grasas de palma y gluten, apta para veganos y sin azúcares añadidos.

El como me hice con este bote de placer fue toda una casualidad, mi amiga Cristina tuvo la suerte de que le tocará en un sorteo y ella, como muy buena amiga que es......me la regaló!!!! No imagináis la alegría que sentí cuando me dio el bote, ella no es mucho de chocolate y sabía de sobra que yo le iba a sacar un buen partido.

Después de probarla sola, con yogur, con la leche, con los cereales o incluso directamente del bote (viene con un difusor antigoteo que es una pasada), decidí añadirla a mis, ya tradicionales, "bombones Fit". Y el resultado fue extraordinario, lo mejor de todo es que por muchas horas que los bombones pasen en el congelador la crema de chocolate no se congela del todo, quedando cremosa al comerlos.

La mezcla de sabores es inigualable, porque para mí el chocolate y la mantequilla de cacahuete son la pareja perfecta aunque empiezo a darme cuenta de que para mí ambos son la pareja de cualquier cosa. Gran adicción la mía por estos dos ingredientes.

INGREDIENTES:

  • 250 grs de Chocolate con leche sin azúcar Valor.
  • 2 cucharaditas de aceite de coco.
  • 1 taza de mantequilla de cacahuete MyBodyGenius.
  • 4 cucharadas de proteína en polvo sabor vainilla.
  • Crema Bombitos de MaxProtein.

ELABORACIÓN:

Para esta receta vamos a utilizar moldes de silicona para hacer cupcakes. Reservamos.

En un cazo, ponemos al baño María el chocolate con leche sin azúcar y el aceite de coco. Con la ayuda de una cuchara removemos para ayudar a que se fundan.

Cuando ambos ingredientes se hayan fundido y mezclado por completo, ponemos una cucharada de la mezcla en la base de los moldes para cupcakes de silicona e introducimos en el congelador hasta que el chocolate adquiera consistencia.

Mientra tanto, en un bol mezclamos la mantequilla de cacahuete con la proteína en polvo. La idea es ir añadiendo poco a poco la proteína con el fin de adquirir la consistencia adecuada, la cantidad de proteína necesaria dependerá de los líquida que sea vuestra mantequilla de cacahuete. La consistencia adecuada es aquella que al coger con una cuchara no se caiga por sí sola, similar a una masa de cookies.

Sacamos nuestros moldes de silicona del congelador y sobre la base de chocolate colocamos, con la ayuda de una cuchara, un bola de la mezcla de mantequilla de cacahuete y proteína, intentamos extenderla lo mejor posible para que llegue a todas partes. Volvemos a introducir en el congelador unos treinta minutos o hasta que la capa de PB endurezca.

Transcurrido este tiempo, sacamos nuestros bombones y sobre los mismos, echamos una generosa capa de crema Bombitos, volvemos al congelador otros treinta minutos para que la crema de chocolate adquiera consistencia.

Por último, cubrimos cada bombón con más chocolate fundido para que no se vea el cacahuete y quede lo más liso posible. Volvemos a meter en el congelador hasta que endurezca o hasta que no podamos más y nuestras ganas de hincarles el diente nos superen.


Espero que os haya gustado pero sobre todo que os animéis a prepararlos en casa, además como se comen recién sacados del congelador, se pueden convertir en una opción saludable a modo de helado de cara al calor que se avecina.

Un beso fuerte a todos, gracias por estar aquí!!!!

Seguir leyendo

Tarta Flan / Flan Pâtissier

jueves, 26 de abril de 2018


Sé que voy con mucho retraso,  pero hoy os traigo la tarta que le preparé a mi padre para el "Día del Padre". Él es el fan número uno de la crema, por eso la elección de esta tarta fue todo un acierto, ya llevaba tiempo que la tenía en mi lista de pendientes y por fin llegó el momento de probarla y como no, disfurtarla.

Este Flan Pâtissier es muy popular en Francia, se caracteriza por su capa externa crujiente (una masa quebrada espectacular) y su relleno de crema cuajada. En casa nos recordó mucho a los famosos "Pasteis de Belem" de Portugal, tienen una sabor realmente parecido.

Os aconsejo que la hagáis, es muy sencilla y el resultado espectacular. Eso sí, es muy importante que  respetéis los tiempos de elaboración, ya sabéis que las prisas nos son buenas y que para preparar este Flan Pâtissier es necesario hacer la masa quebrada y la crema el día antes o incluso dos días antes de disfrutarla, ya que una vez terminada lo ideal es dejarla que repose toda la noche en la nevera. 

Os puedo asegurar que merecerá la pena porque el resultado es delicioso.  Además, puede ser la elección perfecta para el postre de la comida del "Día de Madre", que en poco más de una semana lo tenemos aquí. Además, ahora que empieza el calor, fresquita resulta un postre de lo más acertado.


INGREDIENTES PARA LA MASA QUEBRADA:

  • 250 grs. de harina de trigo.
  • 180 grs de mantequilla temperatura ambiente.
  • 23 ml. de leche.
  • 20 grs de yema de huevo.
  • 4 grs de sal.
  • 5 grs de azúcar blanca.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:
  • 500 ml de leche entera.
  • 250 ml de nata para montar.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 5 yemas de huevo L.
  • 185gr. de azúcar
  • 50 gr. de almidón de maíz (Maicena).

ELABORACIÓN DE LA MASA QUEBRADA:

En el bol de la amasadora echamos la harina tamizada, azúcar, sal y mantequilla cortada en dados.

Mezclamos a velocidad media hasta que la mezcla tenga una textura similar a la arena. En ese momento, añadimos las yema de huevo y la leche muy poco a poco sólo hasta que se liguen los ingredientes, (la trabajamos lo menos posible). 

Una vez la masa forme un bloque la sacamos del robot, la extendemos sobre una superficie enharinada y con la ayuda de un rodillo dando un grosor de 6mm. 

Engrasamos un molde con mantequilla y forramos nuestro molde desmoldable de unos 22 cm aproximados con la masa. Guardamos en el congelador mínimo 24h. 

Este paso es muy importante, hará que la masa esté más crujiente y que al hornear no se nos baje.

ELABORACIÓN DEL RELLENO:

En un cazo ponemos a calentar la leche junto con la nata y la vainilla en pasta. Sin dejar de remover, retiramos del fuego cuando la leche rompa a hervir.

En un bol batimos las yemas, el azúcar y la maicena hasta que estén bien ligados y las yemas blanqueen un poco. 

Vertemos la leche caliente poco a poco en la mezcla de yemas, removiendo constantemente hasta que todos los ingredientes se integren. Pasamos la mezcla a un cazo al fuego y sin parar de remover esperamos hasta que se espese.

Cuando la crema haya adquirido consistencia, la vertemos en un bol y tapamos con film a piel. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y luego pasamos a la nevera. Reservamos hasta el día siguiente.

ÚLTIMO PASO PARA NUESTRO FLAN PÂTISSIER:

Precalentamos el horno a 200 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en el centro.

Al día siguiente, echamos la crema pastelera en el bol  de la amasadora y la batimos a velocidad media hasta que quede cremosa y uniforme. 

Vertemos la crema pastelera fría sobre el molde (congelado), alisamos la superficie con un espátula y horneamos a 175 ºC durante 50 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo y cuando la superficie de nuestra tarta esté dorada, sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla. 

Una vez fría, tapamos el molde en film y lo dejamos en la nevera mínimo 3 horas, aunque en mi caso la dejé toda la noche. 

Cuando queramos emplatar, pasamos el filo de un cuchillo por los bordes y desmoldamos, Podemos espolvorear azúcar glasé sobre la superficie, pero en casa la comimos tal cual.

Seguir leyendo

Bizcocho de Limón y Semillas de Amapolas sin Azúcar

jueves, 19 de abril de 2018


Mi amor por los bizcochos es muy grande y en gran parte se la debo a mi madre. Desde que recuerdo, en mi casa siempre ha habido un bizcocho recién horneado en la cocina, el sabor iba variando pero cada semana podíamos merendar un buen pedazo de bizcocho casero.

Y por eso, ahora siempre que puedo me pongo manos a la obra y preparo uno, pero adaptando los ingredientes, así nos comemos un trozo de bizcocho, disfrutamos y no tenemos cargo de conciencia ni remordimientos.

Por eso, la receta que os traigo hoy es sin azúcar. Es verdad que podría haber adaptado aún más para ajustar las calorías y que fuera aún más saludable pero bueno, quería hacer un bizcocho un poco más asequible para mi familia y para empezar a guiarles por el buen camino es mejor ir poco a poco.

Se prepara en un periquete y queda tan rico que bien merece la pena prepararlo en casa. Además, guardado en una lata, dura perfectamente una semana o incluso se puede congelar en trozos y en bolsas para congelados y disfrutar de él como recién salido del horno.

No hay excusas para no hornear en casa, aprovechemos antes de que empiece el calor horrible sin avisar, entonces sí que será todo un reto encender el horno.


INGREDIENTES: 

  • 4 huevos grandes.
  • 175 ml de aceite de girasol.
  • 250 grs de harina.
  • 10 grs de levadura química.
  • 200 ml de buttermilk preparado con leche desnatada.
  • 2 cucharaditas de edulcorante liquido.
  • 1/4 cucharadita de esencia de limón.
  • 1 cucharada de semillas de amapola.
  • 1 pizca de sal.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para Bundt Cake de silicona, de esta forma evitamos tener que usar algo para engrasar sus paredes. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos junto con el edulcorante. Añadimos el aceite y el buttermilk* y mezclamos bien durante unos minutos hasta que todos los ingredientes se integren y adquieran volumen.

Incorporamos la esencia de limón y las semillas de amapola y volvemos a batir. Por último, echamos el harina y la levadura (previamente tamizadas) y mezclamos un poco, lo justo para que se incorporen ambos ingredientes.

Vertemos la mezcla en nuestro molde de Bundt Cake que teníamos previamente reservado y horneamos durante 20 minutos o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Ahora, una vez frío, podemos disfrutar de una merienda o de un desayuno delicioso y sin azúcares añadido. 

Espero que os guste y os pongáis a ello, toda vuestra casa olerá a gloria, os lo aseguro.

Un beso enorme, nos vemos el jueves amigos. Gracias por estar ahí.

Seguir leyendo

Magdalenas de Nata

jueves, 12 de abril de 2018


Hoy publico una receta que preparé en especial para mi padre. Y es que a él le encanta desayunar magdalenas y en casa mi madre, en ocasiones, tiende a comprarlas. Así que para saber lo que se lleva a la boca, decidí preparar estas maravillosas Magdalena de Nata.

Y es que el sabor es delicioso, saben a magdalenas de verdad, como las antiguas de pueblo. Esas que ahora cuesta encontrar y que para nada puedes comprar en las estanterías de una gran superficie. Quedan con una textura increíble, ligera, tierna y jugosa y acompañando al café de la mañana son el bocado perfecto para empezar el día con energía.

Vamos con la receta de estas maravillosas pequeñas:

INGREDIENTES:

  • 350 gr. de harina de todo uso.
  • 250 gr. de azúcar blanca.
  • 250 gr. de aceite de girasol.
  • 100 gr. de nata líquida para montar
  • 16 grs de levadura química.
  • 4 huevos.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestra bandeja para cupcakes poniendo las cápsulas elegidas para la ocasión, yo elegí éstas más rígidas que son para morir de amor. Reservamos.

Para hacer esta receta vamos a utilizar también la bandeja para cupcakes,  este es el secreto para que el molde de papel no se abra y la magdalena crezca mucho hacia arriba, yo lo utilizo siempre.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos y el azúcar hasta que blanqueen.

Añadimos la nata y el aceite de girasol, y batimos otros 3 minutos bajando un poco la velocidad. 

En este momento, añadimos la harina y la levadura y batimos durante unos segundos, el tiempo justo para que se integre bien, nada más. 

Dejamos reposar la masa 10 minutos.

Transcurrido este tiempo de reposo, y con la ayuda de una cuchara para hacer bolas de helado, repartimos la masa en moldes de papel que teníamos preparados en la bandeja para cupcakes, hasta llenar 3/4 partes. . 

Para terminar, espolvoreamos la superficie de las magdalenas generosamente con azúcar.

Introducimos en el horno unos 15 minutos hasta que se doren y queden hechas por dentro, para ello, podemos pinchar las magdalenas con un palillo, si éste sale limpio es que las magdalenas están listas.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla hasta su consumo


Y hasta aquí la receta de hoy, espero que os haya gustado tanto como a mí volver en el tiempo a las recetas de siempre, las tradicionales, las que nuestras abuelas preparaban en casa y hacían que nuestras mañanas supieran a amor.

Pues ahora me toca darle amor a las personas que quiero y que me rodean preparando cosas ricas, sanas y con productos totalmente saludables. ¿Os animáis?

Un beso fuerte a todos y hasta el próximo jueves amigos.

Seguir leyendo