Páginas

Brownie Fit de Aguacate

jueves, 14 de septiembre de 2017


La receta de hoy es de esas que lees en las redes y te quedas con la intriga de si estará bueno y qué sabor tendrá, si se notará el sabor del aguacate, qué textura tendrá y un montón de preguntas más.

Por eso y para darle respuesta a todas de una sola vez y de primera mano, me he decidido a hacerlo en casa y el resultado es más que sorprendente. La verdad es que me ha encantado, su textura es espectacular, denso pero a la vez ligero, sedoso y tierno, sin duda añadirle aguacate es todo un descubrimiento y un acierto.

De esta manera evitamos utilizar harina, ya que se sustituye por el aguacate, lo que disminuye el porcentaje de hidratos de carbono y a su vez nos ofrece un gran aporte de grasas saludables, imprescindibles para llevar una dieta equilibrada. 

En muchas ocasiones asociamos que las grasas no son buenas y que no debemos ingerirlas si estamos a dieta, esto es un gran error, ya que nuestro cuerpo las necesita, siempre de manera equilibrada y el aguacate es una fuente indiscutible de ellas. Porque aunque no lo creáis, es necesario comer grasas para perderlas.

Ojo, con esto no quiero decir que podemos comernos el brownie entero, ¡Noooooo! Es una receta bastante calórica por lo que tenemos que disfrutarla en su justa medida, así como en los momentos claves del día, es decir, para desayunar o antes de entrenar.

INGREDIENTES:

  • 2 aguacates.
  • 100 gr. de chocolate sin azúcar Valor
  • 2 cucharadas soperas edulcorante líquido.
  • 14 gr. de cacao en polvo desgrasado Valor.
  • 15 gr. de harina de avena.
  • 3 huevos medianos.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete de My Body Genius.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno 180ºC y preparamos un molde para Brownie con papel vegetal en su base. Reservamos.

En un bol apto para el microondas, fundimos el chocolate sin azúcar en intervalos cortos de tiempo con el fin de que no se nos queme, removemos con una espátula hasta que esté totalmente fundido. Reservamos para que temple mientras preparamos el resto de la elaboración.

Pelamos nuestros aguacates y los deshuesamos, ahora con la ayuda de un tenedor los trituramos bien. 
En un bol, batimos ligeramente los huevos y los incorporamos al puré de aguacate. Mezclamos bien hasta que ambos ingredientes se integren.

Añadimos la harina, el cacao y la pizca de sal. Removemos para hidratar los sólidos y finalmente integramos el edulcorante líquido a la masa. 

Por último, vertemos el chocolate atemperado a la mezcla y batimos durante unos segundos con la batidora eléctrica para dejar una masa más fina y suave. 

Echamos la masa al molde de brownie que teníamos reservado, en este momento añadimos sobre la superficie la mantequilla de cacahuete con la ayuda de un cuchillo, lo haremos de manera unidorme y en forma de hilos. Introducimos en el horno durante 45 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestro Browie con una palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar y servir.

A mí me gusta disfrutar de él recién sacado de la nevera, fresquito y jugoso. La verdad es que ha sido todo un descubrimiento.

Un beso fuerte y hasta el próximo jueves. 

Seguir leyendo

Flan Proteico de Vainilla y Leche Merengada

jueves, 7 de septiembre de 2017


Hola amigos,

¿Cómo han ido esas vacaciones? Espero que todo genial, que hayáis disfrutado mucho y sobre todo, que hayáis recargado pilas para los meses que están por venir hasta poder volver a disfrutar de algún día más de relax y descanso.

La verdad es que yo he empezado con ánimo y con ganas de volver a la carga en lo que a cuidar mi alimentación se refiere. Es cierto, que este verano he sido una usuaria bastante habitual del gym, ya que hasta que me he ido de vacaciones o me han ido saliendo planes varios, he ido con bastante frecuencia pero nada como volver a la rutina para una mejor organización.

Y aunque ya hemos empezado a trabajar y se ha terminado el verano, el calor sigue apretando y nada como una receta cargada de proteínas, dulce y bien fresquita para ayudarnos a que la vuelta sea más llevadera.

Hoy os traigo una Flan Proteico que queda delicioso, con una textura similar a una Cheesecake pero baja en hidratos de carbono y sin azúcares añadidos. Un capricho del que poder disfrutar a cualquier hora del día sin remordimientos, rápido de hacer y que os cautivará desde el primer bocado, os lo puedo asegurar.

INGREDIENTES:

  • 180 grs de claras pasteurizadas.
  • 75 grs de proteina isolada sabor Vainilla.
  • 75 grs de proteina isolada sabor Leche Merengada de My Body Genius.
  • 750 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharaditas de edulcorante líquido.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde de silicona. Reservamos.

En el vaso de la batidora echamos todos los ingredientes y batimos bien hasta que todos ellos se integren.

Cuando tengamos todo bien mezclado, echamos la mezcla en molde de silicona e introducimos en el horno al baño María durante unos 35 minutos o hasta que al pinchar nuestro flan con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de degustar.

Yo os aconsejo que lo sirváis bien fresquito, queda muy jugoso y con una textura ligera y suave. El toque sutil a limón típico de la leche merengada hacen que este flan se convierta en toda una delicia.

Estoy segura de que os encantará, porque cuidarse no está reñido con comer de manera rica y deliciosa.

Un beso enorme a todos, nos vemos en siete días con nueva receta.

Muakisssss a todos.

Seguir leyendo

Cucpakes de Café Espresso Caramel Nescafé Dolce Gusto y Chocolate

jueves, 27 de julio de 2017


Hoy os traigo una receta muy especial, la última antes de irme de vacaciones  y para hacerlo, lo hago de una manera deliciosa y es que llevaba mucho tiempo queriendo hacer unos cupcakes de chocolate y café.

Es una mezcla de sabores que me encanta, si todavía no la habéis probado, no tardéis en hacerlo porque estoy segura de que os sorprenderá para bien y os haréis tan fan de ella como lo soy yo.

Lo malo es que por mucho que me gusten estos sabores, tenía un problema, no encontraba el momento adecuado para ponerme manos a la masa. Cuando me pongo a hacer cupcakes siempre me salen bastantes y es muy difícil resistir la tentación de no comerse todos en un par de días, por eso para mí es importante hacerlos cuando puedo compartirlos con alguien, ya sea por una celebración o por una simple reunión entre amigos.

Además, hace relativamente poco llegó a mi casa la maravillosa cafetera Eclipse de NESCAFÉ® Dolce Gusto® y cada vez que disfrutaba de una de sus maravillosas y deliciosas variedades de cafés de las que dispone, los cupcakes venían a mi mente y la necesidad de hacerlos cada vez era más grande. Necesitaba buscar la ocasión perfecta para ponerme a hornear porque, aunque estemos en verano y con el calor no apetezca mucho encender el horno, las necesidades de cupcakes eran más grandes.


Y de repente, la ocasión vino a mí, una de mis amigas acababa de alquilar un maravilloso piso, tenía las llaves en la mano y en un par de días iba a hacer una fiesta de inauguración a la que estaba invitada.

¡Olé! Por fin era el momento de preparar mis cupcakes de café y chocolate.


Ahora ya no tenía excusa, una maravillosa cafetera me esperaba y tenía una fiesta por delante, y lo mejor de todo es que podía utilizar un café de calidad para mi receta, pero tenía que pensar por cuál de todas sus variedades decantarme y la elección fue ideal, “Espresso Caramel”, todo el aroma y la intensidad de un gran café en cada sorbo, que combinados con el chocolate hacen que estos cupcakes se conviertan en un tentación irresistible.


Como ya sabéis los que me seguís, para mí un cupcake tiene que estar relleno y para la ocasión, elegí una crema de queso con un toque ligero de café que los hacen más jugosos y tiernos todavía si cabe.

Así que ahora que ya os he puesto los dientes largos, vamos con la receta.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 115 grs de mantequilla.
  • 120 grs de azúcar moreno. 
  • 1 huevo.
  • 150 grs de harina de todo uso.
  • 50 grs de cacao en polvo sin azúcar. 
  • 1/2 cucharaditas de levadura química.
  • 110 ml de leche semidesnatada
  • 110 ml de café Espresso Caramel NESCAFÉ® Dolce Gusto®.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 225 grs de queso mascarpone.
  • 110 grs de azúcar superfino.
  • 5 cucharadas de café Espresso Caramel NESCAFÉ® Dolce Gusto® líquido.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE CAFÉ (COBERTURA-BUTTERCREAM):

  • 150 grs azúcar superfino.
  • 150 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 cucharaditas de café Espresso Caramel NESCAFÉ® Dolce Gusto® líquido.


INGREDIENTES PARA LA CREMA DE CHOCOLATE:

  • 60 grs de mantequilla sin sal.
  • 200 grs de azúcar superfino.
  • 45 grs de cacao en polvo sin azúcar. 
  • 25 ml de leche semidesnatada.


ELABORACIÓN DEL BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos la bandeja para cupcakes con las cápsulas de papel elegidas para la ocasión. Reservamos.

En un bol, tamizamos la harina, la levadura química y el cacao. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que la mezcla adquiera un color blanquecino. A continuación, añadimos el huevo sin dejar de batir hasta que se incorpore totalmente.

Ahora es el momento de añadir la mitad de la harina, batimos a velocidad baja hasta que se incorpore. Echamos la leche, mezclada con el extracto de vainilla y el café, y volvemos a batir.

Terminamos añadiendo la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

Con la ayuda de nuestra cuchara para hacer bolas de helado, repartimos la masa en las cápsulas que teníamos reservadas. Es importante no llenarlas mucho, de esta manera evitaremos que se nos salgan al hornear.

Horneamos 20-22 minutos o hasta que al pinchar nuestros cupcakes con un palillo, éste salga limpio. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cuando los cupcakes estén totalmente fríos, con la ayuda de un descorazonador de manzanas, hacemos un agujero en cada uno de ellos. Reservamos.


ELABORACIÓN DEL RELLENO:

En el bol de la amasadora batimos todos los ingredientes del relleno hasta que obtengamos una crema suave. Vertemos la mezcla en una manga pastelera y reservamos en la nevera.


ELABORACIÓN DEL BUTTERCREAM DE CAFÉ Y CHOCOLATE:

Para el de café: En el bol de la amasadora echamos el azúcar superfino junto con la mantequilla y batimos a máxima velocidad durante 5 minutos o hasta que la mezcla aumente de volumen y se aclare. Incorporamos el café y batimos 1 minuto más. Reservamos en la nevera mientras preparamos la otra crema.


Para el de chocolate: En el bol de la amasadora ponemos el azúcar superfino junto con el cacao, la mantequilla y la leche. Batimos a velocidad baja un minuto para a continuación, batir a máxima velocidad durante al menos otros 5 minutos más hasta que adquiera una textura cremosa y un color intenso.



MONTAJE DE LOS CUPCAKES:

Sacamos nuestro relleno de la nevera y rellenamos todos nuestros cupcakes con la crema de queso y café que teníamos esperándonos en la nevera. Reservamos.

Ahora vamos a poner el buttercream (cobertura) de café y chocolate sobre nuestros cupcakes.
Para conseguir un efecto “marmoleado”, en una manga pastelera provista de una boquilla estrellada, ponemos  una cucharada de crema de café, seguidamente ponemos otra cucharada de la crema de chocolate, y de nuevo la de la café y así sucesivamente hasta acabar con ambas cremas. Ya tenemos nuestra manga lista para decorar nuestros cupcakes. Ahora solo tenemos que empezar cubriendo la superficie de nuestros cupcakes poniendo el buttercream marmoleado desde fuera hacia dentro.

Y hasta aquí la receta de hoy, una verdadera maravilla para compartir con una buena taza de café o té. Espero que os haya gustado y sobre todo que os animéis a hacerla en casa. Y si aún os quedan dudas de si encender el horno o no, os dejo una foto del relleno que espero os termine por convencer.


Nos vemos a la vuelta de las vacaciones, disfrutad mucho amigos y recargar las pilas que en septiembre volvemos a la carga.

Besos veraniegos a todos. 

Seguir leyendo

Tarta de Oreo Fit y Fresas

jueves, 20 de julio de 2017


Hoy os traigo una receta espectacular, de esas que no te cansarás de hacer una y otra vez a lo largo del verano.

Es rápida, sencilla, sin horno y muy muy sabrosa, además de no llevar azúcares añadidos, alta en proteínas y con un sabor chocolatero de esos que no se olvidan.

Aprovechando que aún podemos encontrar fresas en algún super, me pareció que la combinación de sabores es ideal, la fruta le aporta la frescura justa a la intensidad de las galletas Oreo Fit.

Vamos que es ideal para comer a todas horas y quitarnos un poco de este calor que tanto nos está agobiando porque fresquita, recién salida de la nevera es espectacular.

INGREDIENTES:

  • 18 Oreo Fit de MaxProtein.
  • 1 bote de crema de chocolate NocAmix.
  • 500 grs de queso de untar light.
  • 200 + 50 grs de queso batido 0%.
  • Edulcorante líquido al gusto.
  • 30 grs de cacao en polvo desgrasado Valor.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de vainilla líquida.
  • 500 grs de fresas frescas.

ELABORACIÓN:

En un molde para brownie, ponemos papel vegetal en la base. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batidos la crema de chocolate junto con el queso de untar, el edulcorante, el cacao en polvo y los 50 grs de queso batido 0%, mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren. Reservamos.

En un plato, mojamos nueve galletas Oreo Fit hasta que queden blanditas y esponjosas. Yo utilicé nueve porque eran las que cubrían la base de mi molde, si usáis uno más grande necesitaréis más.

Ahora cogemos el molde que teníamos reservado con papel vegetal en el fondo y extendemos una fina capa de la crema de queso y chocolate. 

Sobre esta capa de crema, colocamos las galletas Oreo Fit y volvemos a tapar las mismas con una capa (esta vez generosa) de crema de queso. Repetimos la operación anterior colocando galletas Oreo mojadas en leche sobre esta gruesa capa de crema de queso y chocolate y volvemos a cubrir con crema.

Lo ideal es poner tres capas de crema de chocolate y queso y dos de galletas Oreo, aunque eso os lo dejo a vuestro gusto. ¡Cuántas más capas, más gordita y deliciosa!

Ahora vamos a preparar la capa superior, mientras tanto conservamos la tarta en la nevera.

En un bol, mezclamos bien los 200 grs de queso batido que nos quedan, junto con el edulcorante y la vainilla líquida.

Ahora repartimos esta mezcla sobre la superficie de la tarta. Partimos las fresas en trocitos pequeños y cubrimos la tarta con ellas de manera uniforme.

Introducimos en la nevera hasta el momento justo de consumir, aunque os recomiendo que al menos sean seis horas de frío, así quedará más consistente.

Solo espero que seáis capaces de aguantar las horas de refrigerado, porque la tentación es tan grande que parece que la tarta nos llama desde la nevera.

Un beso amigos, yo voy a empezar el jueves desayunando rico y es que esta tarta está deliciosa en cualquier momento del día.

Nos vemos el próximo jueves. Besos enormes.


Seguir leyendo

Bizcocho Fit de Cerezas y Chocolate Sin Azúcar

jueves, 13 de julio de 2017


Hoy vuelvo a la carga con otro delicioso bizcocho sin azúcar, los que me seguís sabéis cuanto disfruto del desayuno y esta es una opción más que perfecta para variar y no caer en la monotonía.

Aprovechando que estamos en temporada de cerezas y picotas, las he añadido a esta receta y la verdad es que le aporta una jugosidad digna de mención. Además, al estar tan dulces y tiernas el bizcocho queda impregnado de su zumo (que sale durante la cocción en el horno) y junto con el chocolate sin azúcar la combinación resulta más que perfecta.

Como siempre os digo, muy sencillo y rápido de hacer. Las recetas que os traigo cada semana no admiten excusas para no hacerlas, ¿verdad? Qué no se a por la dificultad amigos.

INGREDIENTES:

  • 2 huevos.
  • 80 grs de claras pasteurizadas.
  • 2 cucharaditas de aceite de coco.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.
  • 2 cucharaditas de edulcorante líquido.
  • 100 grs de harina de avena.
  • 80 grs de almendras molidas.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • Cerezas partidas por la mitad y sin hueso.
  • 40 grs de chocolate sin azúcar de la marca Valor.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para brownie poniendo papel vegetal en la base. Reservamos.

En el bol de la amasadora, mezclamos los huevos, las claras, el extracto de vainilla, el edulcorante y el aceite de coco hasta que todos los ingredientes se integren.

A continuación, añadimos los ingredientes secos, es decir, la harina, la almendra molida y la levadura y amasamos bien hasta obtener una mezcla homogénea.

Con la ayuda de una espátula, repartimos la masa en el molde que teníamos reservado y sobre la masa, vamos colocando las cerezas que teníamos cortadas como más nos guste.

Con un un cuchillo, troceamos el chocolate sin azúcar y lo echamos en los huecos que han quedado entre las cerezas repartidas en la superficie de la masa.

Lo introducimos en el horno durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar el centro de nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Os prometo que os encantará, además no podéis posponer mucho esta receta que las cerezas pronto se acaban así.....ahora o nunca, o mejor dicho, hasta el verano que viene y estoy segura de que si pasa eso, os arrepentiréis.

Un beso enorme amigos, gracias por estar aquí y leerme. 

Hasta la semana que viene.


Seguir leyendo

Cheesecake con Arándanos

jueves, 6 de julio de 2017


Esta quesada la hice para celebrar una ocasión muy especial. Una de mis amigas comenzaba una gran aventura, una aventura que había sido su sueño desde hacía muuuuchooo tiempo.

Y es que cada vez estoy más convencida de que si luchas y persigues tus sueños con amor e ilusión, al final terminas por alcanzarlos.

Porque sí, amigos míos, los sueños se cumplen y es algo maravilloso. Por eso, vamos todos a juntar nuestra energía positiva y a soñar con los ojos abiertos. Y nunca dejaremos de soñar porque resulta imprescindible para la vida, vivir con ilusiones y proyectos te enriquece y te hace feliz. 

Para celebrarlo, hizo una fiesta en su casa en la que cada uno llevábamos un plato diferente y, como no podía ser de otra manera, yo me encargaba del postre.

Desde el minuto uno lo tuve claro, porque dos de mis amigos (que también asistían a la fiesta) son fans incondicionales de la tarta de queso, por eso era la ocasión perfecta para preparar esta receta que tenía en mi lista de pendientes desde hacía bastante tiempo.

Y os puedo decir que para mí se ha convertido en la mejor Cheesecake de todas las que he probado nunca, y mira que he hecho y versionado a lo largo de todos estos años con el blog. Pero ésta es perfecta. Todos sabéis que las Cheesecakes se caracterizan por ser densas y contundentes pero ésta es suave y delicada, nada empalagosa, por lo que para mí se convierte en perfecta.

INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 200 grs de galletas tipo Digestive.
  • 100 grs de mantequilla.

INGREDIENTES PARA LA CHEESECAKE:

  • 800 grs de queso crema no light.
  • 160 grs de azúcar blanca.
  • 2 cucharadas de harina de todo uso.
  • 4 huevos medianos.
  • 65 ml de nata para montar.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.


INDREDIENTES PARA LA COBERTURA:

  • Mermelada de arándanos de calidad.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestro molde desmoldable poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

Trituramos las galletas con la ayuda del procesador de alimentos hasta que  obtengamos una especie de harina de galletas. En un bol apto para el microondas, derretimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas. Mezclamos bien para que todos los ingredientes se integren.

Cubrimos la base del molde que teníamos reservado con la mezcla de galletas y mantequilla y reservamos en la nevera para que se endurezca mientras continuamos con la elaboración del resto de la tarta.

En el bol de la amasadora, batimos el queso con el azúcar y la harina hasta que la mezcla quede homogénea. Añadimos los huevos, uno a uno y sin dejar batir. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado.

A continuación,  echamos la nata y la vainilla y continuamos mezclando hasta obtener una masa cremosa y ligera.

Sacamos nuestro molde con base de galleta de la nevera y echamos sobre la misma nuestra mezcla de Cheesecake. Horneamos durante 15 minutos a 180º y después, bajamos la temperatura del horno y continuamos cociendo a 120º durante 60 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestra tarta con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo dentro del molde. Cuando la tarta esté fría, metemos en la nevera como mínimo 5 horas aunque lo ideal es dejarla toda la noche.

Transcurrido este tiempo y para delmoldarla, pasamos un cuchillo por los bordes del molde.

Cubrimos toda la superficie con la mermelada de arándanos, esto ya va a gusto del consumidor, pero yo os recomiendo que la capa sea generosa, no os arrepentiréis.

La tarta ha de conservarse dentro de la nevera, pero gana bastante si antes de consumirla la sacamos a temperatura ambiente al menos 20 minutos antes de disfrutarla.

Os puedo asegurar que es una tarta espectacular y que el trozo que os toméis os sabrá a poco porque es la Cheesecake más ligera del mundo mundial.

Espero que os animéis a prepararla en casa y por supuesto, me contéis que os parece.

Os espero impaciente con vuestros comentarios.

Un besazo a todos y a disfrutar de la semana.

Seguir leyendo

Fitcocho de Zanahoria, Nueces y Pasas

jueves, 29 de junio de 2017


Seguimos en la búsqueda del "Fitcocho" perfecto y como todas las mañanas es lo que más me gusta desayunar voy variando la receta para hacer, aún más si cabe, más maravilloso mi momento mañanero.

En los bizcochos o tartas, me gusta mucho añadir vegetales y la zanahoria es uno de mis preferidos, le aporta una jugosidad especial y el sabor dulce hacen de cada bocado un placer indiscutible.

Para esta receta. además, le he puesto pasas y nueces que hacen que el bizcocho sea aún más tierno e irresistible. Húmedo y dulce, sabroso y tierno, de esta manera da gusto hasta pegarse un madrugón.

Como siempre he usado harina de avena, ya sabéis lo que me gusta utilizarla y tomarla en las primeras comidas del día, me ayuda a mantener el hambre a raya debido a su asimilación lenta, ahora tenéis que probar esta delicia sin lugar a dudas.

¿Alguien puede resistirse?

INGREDIENTES:

  • 3 claras de huevo pasteurizadas.
  • 1/2 cucharada de aceite de coco.
  • 1 taza de zanahoria rallada.
  • 1 cucharada de coco rallado.
  • 1 vaso de leche desnatada sin lactosa.
  • Canela al gusto.
  • Edulcorante al gusto.
  • 1/3 taza de harina de avena.
  • 2 cucharadas más de harina de avena.
  • Nueces y pasas al gusto.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde de silicona, de esta manera evitaremos utilizar más aceite para engrasar el molde. Reservamos.

En un bol, mezclamos todos los ingredientes excepto las nueces, las zanahorias y las pasas y removemos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa homogénea.

Cuando tengamos una mezcla lisa, añadimos la zanahoria, las pasas y las nueces troceadas y volvemos a mezclar bien para repartir estos ingredientes por toda la mezcla.

Echamos la masa en el molde de silicona que teníamos reservado y horneamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Podéis partir en bizcocho en láminas y tener para unos cuatro desayunos, así no tenéis que madrugar para preparar nada pero sí que podéis disfrutar de un bizcocho de lo más apetecible.

Un beso enorme a todos, qué tengáis una gran semana. Nos vemos en siete días con nueva receta.

Muakkkkk.

Seguir leyendo