Páginas

Bizcocho de Limón y Semillas de Amapolas sin Azúcar

jueves, 19 de abril de 2018


Mi amor por los bizcochos es muy grande y en gran parte se la debo a mi madre. Desde que recuerdo, en mi casa siempre ha habido un bizcocho recién horneado en la cocina, el sabor iba variando pero cada semana podíamos merendar un buen pedazo de bizcocho casero.

Y por eso, ahora siempre que puedo me pongo manos a la obra y preparo uno, pero adaptando los ingredientes, así nos comemos un trozo de bizcocho, disfrutamos y no tenemos cargo de conciencia ni remordimientos.

Por eso, la receta que os traigo hoy es sin azúcar. Es verdad que podría haber adaptado aún más para ajustar las calorías y que fuera aún más saludable pero bueno, quería hacer un bizcocho un poco más asequible para mi familia y para empezar a guiarles por el buen camino es mejor ir poco a poco.

Se prepara en un periquete y queda tan rico que bien merece la pena prepararlo en casa. Además, guardado en una lata, dura perfectamente una semana o incluso se puede congelar en trozos y en bolsas para congelados y disfrutar de él como recién salido del horno.

No hay excusas para no hornear en casa, aprovechemos antes de que empiece el calor horrible sin avisar, entonces sí que será todo un reto encender el horno.


INGREDIENTES: 

  • 4 huevos grandes.
  • 175 ml de aceite de girasol.
  • 250 grs de harina.
  • 10 grs de levadura química.
  • 200 ml de buttermilk preparado con leche desnatada.
  • 2 cucharaditas de edulcorante liquido.
  • 1/4 cucharadita de esencia de limón.
  • 1 cucharada de semillas de amapola.
  • 1 pizca de sal.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para Bundt Cake de silicona, de esta forma evitamos tener que usar algo para engrasar sus paredes. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos junto con el edulcorante. Añadimos el aceite y el buttermilk* y mezclamos bien durante unos minutos hasta que todos los ingredientes se integren y adquieran volumen.

Incorporamos la esencia de limón y las semillas de amapola y volvemos a batir. Por último, echamos el harina y la levadura (previamente tamizadas) y mezclamos un poco, lo justo para que se incorporen ambos ingredientes.

Vertemos la mezcla en nuestro molde de Bundt Cake que teníamos previamente reservado y horneamos durante 20 minutos o hasta que al pinchar nuestro bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Ahora, una vez frío, podemos disfrutar de una merienda o de un desayuno delicioso y sin azúcares añadido. 

Espero que os guste y os pongáis a ello, toda vuestra casa olerá a gloria, os lo aseguro.

Un beso enorme, nos vemos el jueves amigos. Gracias por estar ahí.