Páginas

Tarta de Frutas de Anna Olson

jueves, 29 de diciembre de 2016


Aunque con un poco de retraso, hoy os traigo la tarta que le preparé a mi padre por su cumpleaños, además os puede servir de idea para el postre de NocheVieja.Y como no podía ser de otra forma la receta la saqué del libro en castellano de Anna Olson. Cada que puedo y tengo ocasión abro esta maravilla de libro y hojeo sus páginas hasta encontrar el postre ideal para cada ocasión.
Son más de trescientas páginas de deliciosas recetas explicadas paso a paso y la verdad es que elegir una es todo un reto. ¡Yo si pudiera las haría todas!

Mi padre siempre me pone una condición, que su tarta lleve crema pastelera. Así que  con esa premisa, elegí esta maravillosa tarta.

Es fresca, ligera y con la dulzura justa que hacen que cada bocado sea delicioso. La masa es espectacular y creo que es la que marca la diferencia con respecto al resto de tartas de fruta de este estilo y que hace que ésta se sitúe en el Top Ten de las tartas.

INGREDIENTES PARA LA MASA DULCE:

  • 125 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 yemas.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 250 grs de harina común.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 60 grs de chocolate blanco troceado.

INGREDIENTES PARA LA CREMA:
  • 250 ml de leche.
  • 2 huevos.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 y 1/2 cucharadas de almidón de maíz (Maicena).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 30 grs de mantequilla sin sal.

INGREDIENTES PARA LA DECORACIÓN:

  • Frambuesas.
  • Plátano,
  • Kiwi.
  • Arándanos.
  • 1 sobre de gelatina para cubrir frutas de Lidl.

PREPARACIÓN DE LA MASA:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede esponjoso. Agregamos revolviendo las yemas y la vainilla. Añadimos la harina y la sal hasta que se forme la masa.

Le damos a la masa forma de disco y la envolvemos en film transparente e introducimos en la nevera al menos 2 horas, hasta que esté firme.

Transcurrido este tiempo. precalentamos el horno a 175º.

Sacamos la masa de la nevera y la amasamos un poco sobre una superficie enharinada hasta que sea manejable y flexible para estirar.

Espolvoreamos la masa con un poco de harina y la estiramos hasta que tenga un diámetro de 28 cm. Colocamos la masa estirada en un molde acanalado desmontable de 23 cm y recortamos los bordes. Volvemos a meter en la nevera unos 20 minutos más.

Sacamos de la nevera e introducimos nuestra masa en el horno durante unos 15-20 minutos, hasta que los bordes tengan un tono dorado y el centro de la masa se vea seco.

La dejamos enfriar por completo antes de rellenar.

Cuando la masa esté fría, derretimos el chocolate blanco en el microondas, cuando esté totalmente fundido, pincelamos el fondo y las paredes de la base de la tarta con el chocolate y volvemos a refrigerar mientras preparamos la crema.

PREPARACIÓN DE LA CREMA DE RELLENO:

Calentamos la leche en un cazo sin que llegue a hervir.

En un bol, mezclamos los huevos, el azúcar y el almidón de maíz. A continuación, añadimos la mitad de la leche caliente y batimos bien para terminar de añadir el resto de la leche.

Después, llevamos todo al fuego. Cocemos a fuego medio batiendo constantemente hasta que espese y comience a burbujear, unos 3 minutos y apartamos del fuego.

Colamos la crema con un colador sobre un bol, agregamos la vainilla y la mantequilla y removemos bien hasta que se derrita. Cubrimos la crema con film transparente, es importante que toque la crema para evitar que al enfriar se forme una costra.

Primero la dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté fría la extendemos sobre nuestra base tarta e introducimos en la nevera durante al menos 2 horas.

MONTAJE DE LA TARTA:

Sacamos la tarta de la nevera y cubrimos el rellenos con la fruta fresca que hayamos elegido para la ocasión.

Para terminar, preparamos la gelatina para cubrir frutas siguiendo las indicaciones del paquete y cubrimos las frutas con ella. De esta forma evitaremos que la fruta se oxide y se ponga fea.

Reservamos la tarta en la nevera hasta el momento de servir.


Rica, ¿verdad? En casa no conquisto con todas las letras. La masa parece una auténtica galleta de mantequilla, vamos, que sería capaz de comerme la masa sola jejeje.

Esta tarta se convierte en una opción ideal para estas fiestas, ya que su ligereza y sutil dulzura se convierten en unas características perfectas para compensar los copiosos menús que nos esperan día tras día y que son típicos de las Navidades.

Un beso enorme amigos.