Páginas

Tostadas Francesas Fit

jueves, 11 de mayo de 2017


Hoy os traigo, creo que sin ninguna duda, unos de mis desayunos preferidos, por lo llamarlo "el más preferido de todos".

Unas deliciosas tostadas francesas Fit que harán de vuestras mañanas toda una delicia. Antes solo las preparaba los fines de semana, porque me gustaba comerlas calientes y recién hechas, pero desde que he descubierto que de un día para otro están igual de irresistibles, ya no tengo que esperar al sábado para disfrutar de ellas.

Sé de sobra que se trata de una receta sencilla, pero como muy a menudo comparto mis desayuno en Instagram y estas tostadas suelen ser protagonistas muchos días, me apetecía deciros como las preparo. Porque, aunque son muy fáciles y rápidas de preparar, cada uno tiene su manera y sus trucos para hacerlas irresistibles y yo quería contaros cuales son los míos por si os animáis a probarlas a mi estilo.

Como más las disfruto es poniéndoles mermelada sin azúcar de albaricoque (yo utilizo Hero Diet), arándanos frescos y un poco de mantequilla de cacahuete por encima, os prometo que están tremendas y solo os doy ideas para que no caigáis en la monotonía y en el aburrimiento. 

Porque comer sano y de manera equilibrada no tiene que ser aburrido, al revés, puede ser delicioso, divertido y todo lo que nos propongamos, porque la creatividad e imaginación van de la mano y utilizar ambas en la cocina es maravilloso.

INGREDIENTES PARA 4 TOSTADAS FRANCESAS:

  • 4 rebanadas de pan integral sin azúcar añadido.
  • 1 huevo entero.
  • 1/2 vaso de leche desnatada sin lactosa.
  • 2 claras de huevo pasteurizadas.
  • Canela en polvo al gusto.
  • Aceite de coco para la sartén.


ELABORACIÓN:

En un bol, ponemos todos los ingredientes y con la ayuda de un tenedor los mezclamos bien. Vamos introduciendo las rebanadas de pan de una en una en la mezcla, hasta que queden bien empapadas y blanditas. Reservamos.

Colocamos una sartén a fuego bajo y en ella ponemos un poco de aceite de coco. Cuando éste se haya fundido por el calor, ponemos una rebanada de pan mojada en la mezcla anterior y la dejamos hasta que se dore, en ese momento le damos la vuelta para que también se haga por el otro lado.

Repetimos la misma operación con todas las rebanadas de pan.

Podemos tomarlas calientes o frías y acompañarlas de lo que más nos guste, pueden ser frutas, mermeladas, miel, mantequilla de cacahuete y incluso solas. Parecen torrijas pero con menos calorías y son un desayuno perfecto para empezar el día con energía.

Un beso enorme a todos, espero que os animéis a desayunar rico como hago yo. 

Nos vemos la próxima semana amigos.