Páginas

Banana Bread Saludable de Chocolate Blanco sin Azúcar

jueves, 11 de octubre de 2018


Por fin han bajado un poco las temperaturas y encender el horno ya no resulta todo un desafío, aunque he de confesar que en pleno verano y con la ola de calor en todo lo alto me las apaño para usarlo sin morir en el intento. Es que a veces las ganas me pueden e invento las mañas para no quedarme con las ganas, porque la necesidad es más grande que aguantar el calor.

Pero con la llegada del otoño esto ya no es un problema y es que a falta de vacaciones de verano, debemos buscar el lado positivo de cada momento y qué mejor que pensar que con el frío podemos volver a dar rienda suelta a nuestros deseos reposteros sin ningún reparo y encender nuestro horno sin pensárnoslo más de dos veces, de hecho para mí es un gustazo quedarme en la cocina trasteando mientras se hornea cualquier dulce. El calor que desprende y sobre todo el aroma, resultan embriagadores.

Y para empezar mi retorno, nada mejor que estrenarme con un "Banana Bread Saludable". Todos sabéis el éxito que tuvieron en mi casa, desde que hice el primero, mi cabeza no ha parado de dar vueltas y de pensar en diferentes combinaciones de sabores. Y es que las opciones son ilimitadas y quedan tan ricos que resultan irresistibles. 

El que hoy os traigo combina unos sabores que me encantan y es que el chocolate en todas sus versiones es uno de mis ingredientes fetiches, así que para esta ocasión, la opción fue chocolate blanco y el resultado, como siempre, espectacular.

El dulce del plátano con el chocolate blanco sin azúcar es espectacular, todo un placer para los sentidos y sobre todo una aliciente para madrugar si lo tomas en el desayuno. A mí la verdad es que saber que me espera algo rico para empezar el día, me levanta el ánimo y no me da tanta pereza salir de la cama, ¡¡¡Con lo que me gusta dormir!!! ¡¡¡Pues nada que no consiga un Banana Bread!!!

INGREDIENTES:
  • 3 plátanos maduros hechos puré.
  • 1 taza de harina de avena.
  • 1/2 taza de harina de coco.
  • 1 taza de leche de almendras sin azúcar.
  • 2 cucharadas de sirope de arce puro (Maple Syrup).
  • 3 cucharadas de sirope de ágave.
  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • 150 grs de chocolate blanco sin azúcar.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharada de levadura química.

PARA DECORAR:

  • 2 plátanos cortados por la mitad.
  • 50 grs de chocolate blanco sin azúcar corta en trocitos.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde para PlumCake de silicona, de esta manera evitaremos tener que engrasar el molde. Reservamos.

En un bol mezclamos todos los ingredientes húmedos, el puré de plátano, la leche de almendras, el sirope de arce, el sirope de ágave, el aceite de coco y batimos bien para que todos los ingredientes se integren.

En otro bol, mezclamos los ingredientes secos, harinas, sal, levadura y la levadura.

Ahora llega el momento de mezclar los ingredientes húmedos con los secos, con la ayuda de una lengua de silicona hasta obtener una masa homogénea y densa. En este momento, añadimos los trocitos de chocolate blanco sin azúcar y con la ayuda de una espátula mezclamos bien para que se integre por toda la masa.

Echamos nuestra mezcla en el molde de silicona que teníamos reservado y en la superficie ponemos los plátanos cortados por la mitad y los trocitos de chocolate blanco.

Horneamos durante unos 35 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar nuestro Banana Bread con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de  degustar.

Se puede conservar en la nevera y comerlo recién sacado y fresquito resulta toda una delicia. 

Pero ojo, que templado también resulta irresistible, el chocolate está fundido y el sabor es completamente diferente porque al enfriar los sabores se hacen más intensos y es posible notar como los trocitos de chocolate blanco crujen. 

No hay nada que me guste más que empezar el día con un buen pedazo de este pan dulce acompañando a mi inseparable taza de té. 

Porque empezar el día con dulce......a mí siempre me hace feliz. Soy demasiado golosa, por eso siempre busco las mejores opciones saludables para deleitarme con pequeños placeres como éste, sin que los remordimientos me impidan disfrutar de los grandes momentos que el día a día nos ofrece y de los que a veces nos somos conscientes.

Un beso y feliz semana, nos vemos el próximo jueves.