Páginas

Claufotis de Cerezas

jueves, 7 de junio de 2018

 

Parece mentira que, después de tantos años publicando recetas y elaborando postres en casa, aún no hubiera hecho ni probado este gran clásico de la repostería francesa.

Ahora mismo estamos en plena época de cerezas y encima en mi casa íbamos a celebrar el aniversario de mis padres, así que era el momento oportuno para poner fin a esta situación.

Lo mejor de todo es que en casa siempre triunfan los postres con fruta y si encima son cerezas, el éxito está practicamente asegurado casi sin hacer la tarta, lo tenía claro y no tuve que preguntar a mis padres para ver qué les parecía la idea. Y el resultado fue el esperado, ¡¡ÉXITO ABSOLUTO!!

Antes de hacerla me puse a investigar un poco acerca del origen de este maravilloso postre de origen francés, procedente de la zona de Limousin.

Clafouti  es una especia de tarta flan rellena de cerezas, se caracteriza por tener una masa semiblanda, semejante a la de los crepès.

La forma clásica de hacerla es con cerezas, aunque también se pueden utilizan otras frutas si éstas no nos gustan o si queremos variar. En este caso (siempre que no se haga con cerezas) recibe otro nombre diferente, Flaugnarde o flognarde, aunque se trate de la misma preparación.

En la receta original se realiza con las cerezas enteras, es decir, sin quitarles el hueso, ya que dicen que adquiere un sabor diferente, pero yo opté por limpiarlas y deshuesarlas, pero eso ya os lo dejo a vuestro gusto.


INGREDIENTES:

  • 450 grs de cerezas.
  • 30 grs de azúcar de morena para espolvorear el molde.
  • 3 huevos L.
  • 300 ml de leche.
  • 100 grs de azúcar blanca.
  • 60 grs de mantequilla + un poco más para engrasar el molde.
  • 50 grs de harina de almendras.
  • 50 grs de harina de todo uso.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos un molde redondo de unos 27 cm de diámetro, le untamos mantequilla y le espolvoreamos el azúcar moreno. Reservamos.

Lo primero que vamos a hacer es lavar las cerezas, las secamos con un paño de cocina y las deshuesamos. Reservamos.

En un bol, echamos los huevos, el azúcar blanca y mezclamos bien con la ayuda de una espátual hasta que la mezcla blanquee y quede espumosa.

En un cuenco, derretimos la mantequilla en el microondas. Cuando se haya fundido, la dejamos templar un poco y a continuación, la añadimos poco a poco a la mezcla de huevos y azúcar, removiendo sin parar. 

Por último, agregamos los dos tipos de harinas y mezclamos bien hasta obtener una mezcla ligera y sin grumos. Por último, agregamos la leche y volvemos a remover. Reservamos.

Cogemos nuestro molde y las cerezas que teníamos reservadas y cubrimos la superficie de la fuente con las cerezas como muestro en la foto.


Cuando tengamos toda la base cubierta, añadimos la masa sobre las mismas con mucho cuidado, con el fin de que las cerezas se suban todas a la superficie.

Horneamos a 180º durante 40 minutos. Para terminar, ponemos el grill durante un par de minutos para dorar la superficie. Sacamos del horno y dejamos enfriar.


A la hora de degustarla existen varias opciones. Se puede comer fría, recién sacada de la nevera y acompañada de una buena bola de helado o se puede tomar templada pero igualmente con helado. La decisión es toda vuestra, aunque os aseguro que sea cual sea la elección, ambas son deliciosas.

Feliz semana y hasta el próximo jueves amigos.

Besos mil.