Páginas

Bizcocho Húmedo de Mango y Fresas

jueves, 12 de octubre de 2017


Los bizcochos con fruta me encantan, quedan tan jugosos y tiernos que son una verdadera delicia.

La receta que os traigo hoy ha sido un verdadero descubrimiento, en casa triunfó totalmente y el bizcocho duró un poco más gracias a que estábamos obligados a esperar a que se enfriara, de lo contrario creo que se habría terminado el mismo día que lo hice.

Dulce pero sin azúcares añadidos, la fruta que lleva la receta le da el toque justo de dulzor. Te sacia perfectamente, ya que al estar hecho con harina de avena nos ayuda a mantener el hambre a raya, por eso se trata de un bizcocho perfecto para tomarlo en el desayuno o a la hora del almuerzo. Contiene todos los nutrientes que tienen que estar presentes en nuestra primera comida del día: cereales, proteína, fruta, etc. en una combinación perfecta de sabores.

Los que me seguís, conocéis perfectamente cuando disfruto desayunando, para mí es el mejor momento del día. Cada noche me preparo lo que voy a tomar, de esta manera puedo estar un rato más en la cama, y os prometo que más de una noche me acuesto pensando en las ganas que tengo de despertarme para comerme lo que me espera en la cocina.

Por este motivo, intento inventar recetas dulces que amenicen los madrugones y os aseguro que lo consigo con creces. ¿Os animáis a hacerlo conmigo?


INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas (210 grs aproximadamente).
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Una pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 100 grs de fresas frescas.
  • 1 taza de puré de mango y pera.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde cuadrado para “Brownie” poniendo papel vegetal en su base. Reservamos.

En un cuenco, separamos las claras de las yemas de los dos huevos enteros. Reservamos las yemas y echamos en el bol de la amasadora las dos claras más las otras claras pasteurizadas.

Montamos a punto de nieve con la ayuda de las varillas. Cuando éstas hayan alcanzado la firmeza correcta, las reservamos en un bol.

Ahora toca mezclar los ingredientes secos junto con las yemas que teníamos reservadas y la leche desnatada sin lactosa. Mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, vamos añadiendo poco a poco las claras montadas a punto de nieve, esto lo haremos con la ayuda de una espátula y con movimientos suaves y envolventes, la idea es que la masa tenga mucho aire para que nuestro bizcocho quede muy esponjoso.

Añadimos el puré de mango y pera y mezclamos bien. Por último, añadimos las fresas troceadas en pequeños trozos, revolviendo con cuidado para evitar que no se nos baje la masa.

Echamos nuestra masa en el bol que teníamos reservado e introducimos en el horno durante 30 minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, pinchamos nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio es que nuestro bizcocho está perfecto.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Ahora ya podéis disfrutar cada mañana de este delicioso y jugoso bizcocho, recordad que con una buena taza de té o café es el acompañamiento perfecto para empezar el día con buen pie.

Un besazo enorme y feliz semana, nos vemos en siete días con una nueva receta.

¡Hasta pronto amigos!