Páginas

Flan Proteico de Vainilla y Leche Merengada

jueves, 7 de septiembre de 2017


Hola amigos,

¿Cómo han ido esas vacaciones? Espero que todo genial, que hayáis disfrutado mucho y sobre todo, que hayáis recargado pilas para los meses que están por venir hasta poder volver a disfrutar de algún día más de relax y descanso.

La verdad es que yo he empezado con ánimo y con ganas de volver a la carga en lo que a cuidar mi alimentación se refiere. Es cierto, que este verano he sido una usuaria bastante habitual del gym, ya que hasta que me he ido de vacaciones o me han ido saliendo planes varios, he ido con bastante frecuencia pero nada como volver a la rutina para una mejor organización.

Y aunque ya hemos empezado a trabajar y se ha terminado el verano, el calor sigue apretando y nada como una receta cargada de proteínas, dulce y bien fresquita para ayudarnos a que la vuelta sea más llevadera.

Hoy os traigo una Flan Proteico que queda delicioso, con una textura similar a una Cheesecake pero baja en hidratos de carbono y sin azúcares añadidos. Un capricho del que poder disfrutar a cualquier hora del día sin remordimientos, rápido de hacer y que os cautivará desde el primer bocado, os lo puedo asegurar.

INGREDIENTES:

  • 180 grs de claras pasteurizadas.
  • 75 grs de proteina isolada sabor Vainilla.
  • 75 grs de proteina isolada sabor Leche Merengada de My Body Genius.
  • 750 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharaditas de edulcorante líquido.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde de silicona. Reservamos.

En el vaso de la batidora echamos todos los ingredientes y batimos bien hasta que todos ellos se integren.

Cuando tengamos todo bien mezclado, echamos la mezcla en molde de silicona e introducimos en el horno al baño María durante unos 35 minutos o hasta que al pinchar nuestro flan con un palillo, éste salga limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de degustar.

Yo os aconsejo que lo sirváis bien fresquito, queda muy jugoso y con una textura ligera y suave. El toque sutil a limón típico de la leche merengada hacen que este flan se convierta en toda una delicia.

Estoy segura de que os encantará, porque cuidarse no está reñido con comer de manera rica y deliciosa.

Un beso enorme a todos, nos vemos en siete días con nueva receta.

Muakisssss a todos.