Páginas

Tarta Fit de Queso y Gelatina

jueves, 1 de junio de 2017


Aún tengo gelatinas sin azúcar que compré este verano en Portugal. Cuando estuve allí, me volví literalmente loca, fue entrar en el supermercado y....quedarme sin palabras.

¡Había gelatinas sin azúcar añadido de todos los sabores que os podáis imaginar! Así que, ni corta ni perezosa, compré un par de casi todos. Al mirar la fecha de caducidad y ver que duraban hasta el año 2018 me vine totalmente arriba y no hubo límites para mí.

Y para muestra, un botón. Os prometo que éste es uno de los muchos stand del super con productos sin azúcar.

Mi cara es una mezcla de alucine y de emoción y como era imposible elegir una, me traje todas.

Así que con tanta gelatina en el armario, me puse a pensar en una nueva receta dulce que me quitara la ansiedad de dulce, pero que no llenara mi cabeza de remordimientos.

Soy muy de eso, los remordimientos me vuelven loca y si me paso durante varios días luego mi conciencia no me deja parar. Por eso, siempre que es posible, intento hacer una receta que no me aporte gran cantidad de calorías.

Lo mejor de esta tarta es que tiene un alto porcentaje de proteínas, he usado queso 0% batido sustituyendo la nata ligera que he utilizado en otras ocasiones, de esta manera reducimos las calorías y los porcentajes son mejores en cuanto a grasas se refiere.

La mezcla de sabores es perfecta y la textura ideal, además de ser muy fresca y ligera. Por todo esto, para mí, se ha convertido en el postre perfecto. ¿Quién se anima a probarla conmigo?


INGREDIENTES PARA LA BASE:

  • 200 grs de galletas sin azúcar integrales.
  • 8 cucharadas de leche desnatada sin lactosa.


INGREDIENTES PARA LOS CUADRADOS DE GELATINA:

  • Gelatina sabor mora sin azúcar añadido.
  • Gelatina sabor pera sin azúcar añadido.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • 700 ml de queso 0%.
  • 250 ml de agua.
  • 500 grs de queso crema light.
  • 2 sobres de gelatina sin azúcar sabor fresa.
  • 2 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.


PREPARACIÓN:

Preparamos los cuadrados de gelatina sabor mora y pera: Lo primero que vamos a hacer, es preparar la gelatina sabor mora y pera el día de antes. Yo he usado estos sabores pero podéis utilizar los que más os gusten o los que encontréis en el super.

Para prepararla, sencillamente seguimos las instrucciones de elaboración que aparecen en el paquete. Consiste en mezclar 500 ml de agua caliente con el sobre de gelatina, remover y disolver. A continuación, añadimos 500 ml más de agua fría y volvemos a mezclar bien. Echamos la gelatina en un molde y refrigeramos hasta que solidifique.

Al día siguiente, preparamos un molde desmoldable poniendo panel de hornear en la base. Reservamos.

Preparamos la base de galleta: En el procesador de alimentos trituramos las galletas. Cuando las tengamos trituradas por completo, las echamos en un bol y la mezclamos con las cucharadas de leche. Mezclamos bien hasta obtener una mezcla similar a la arena mojada.

Colocamos la mezcla de galletas y leche en el molde que teníamos reservamos y repartimos de manera uniforme por toda la superficie, es importante presionar bien y que quede bien prieta. Cuando la tengamos perfecta, reservamos en la nevera para que la base de galletas adquiera mayor consistencia.

Preparamos el relleno. Mientras tanto, calentamos un poco el agua en el microondas, sin que rompa a hervir, tan solo necesitamos calentarla. Echamos los sobres de gelatina de fresa en el agua y con la ayuda de una cuchara mezclamos bien hasta que la gelatina se disuelva por completo. Reservamos para que baje de temperatura y se temple.

En el bol de la amasadora echamos el queso crema, el edulcorante líquido y el queso batido 0% y batimos hasta que todos los ingredientes se integren. Cuando veamos que no hay ningún grumo, añadimos la gelatina de fresa disuelta en agua que teníamos reservada y que tiene que estar templada para evitar que el cambio brusco de temperatura nos estropee la mezcla, volvemos a mezclar bien hasta que la gelatina se integre bien con el resto de ingredientes.

Montaje de la tarta. Ahora que tenemos nuestro relleno listo, sacamos los moldes de gelatinas de mora y pera que habíamos preparado la noche de antes. Desmoldamos y con ayuda de un cuchillo, cortamos cuadrados de tamaño uniforme de los dos sabores.

Cuando tengamos bastantes, sacamos nuestra base de galleta de la nevera y sobre la misma repartimos estos trozos de gelatina por toda la superficie. Para terminar, echamos con cuidado (sobre los cuadrados de gelatina de mora y pera) nuestra mezcla de queso y gelatina de fresa de manera uniforme e introducimos en la nevera como mínimo ocho horas, aunque lo ideal sería dejarla toda la noche.

Os aseguro que fresquita, recién salida de la nevera y más con estos calores, es el postre ideal. Ligera y suave, ideal para el verano y para disfrutar de un dulce sin renunciar a cuidarnos.

Espero que la probéis en casa y que me contéis que os parece. En casa ha sido todo un éxito, ahora necesito saber si en la vuestra también pasa a ocupar un lugar "Top".

Un beso enorme a todos, gracias por leerme cada semana.

¡Os quiero!