Páginas

Layer Cake de Chocolate y Dulce de Leche

jueves, 1 de diciembre de 2016


El mes pasado fue el cumpleaños de mi abuela y podéis adivinar quien se ofreció voluntaria para llevar la tarta jejejeje. La verdad es que aprovecho la mínima ocasión para ponerme a hornear y si encima puede ser algo no fit y con azúcar a porrón mejor que mejor y es que claro, que tu abuela cumpla 86 años bien se merece una buena celebración y una señora tarta.

Porque la ocasión bien lo merecía y porque guardaba en mi memoria, como si hubiera sido ayer, el bizcocho de chocolate con "mahonesa" que hice hace un par de años para mi propia tarta de cumpleaños, decidí repetirlo sin lugar a dudas.

Queda tan tierno y jugoso que en mi cabeza no podía pensar en ningún otro bizcocho, era el elegido. Ahora tocaba pensar en el relleno y la cobertura, mi elección hubiera sido sencilla, ¡Chocolate!, pero pensando en toda la familia, y aunque tengo que reconocer que no soy la única chocoadicta, no era plan de saturarlos a tope.

Así que dándoles vueltas, di de lleno con el aliado perfecto para mi ingrediente favorito, "dulce de leche". Y sí amigos, la combinación es perfecta, chocolate untuoso mas el denso del dulce de leche. ¡Ideal!

Ideal para golosas superlativas como yo, menos mal que he salido a mi familia y a todos les pareció perfecta, aunque creo que una imagen vale más que mil palabras, ¿no?.


INGREDIENTES  PARA EL BIZCOCHO:

  • 60 grs de chocolate negro de cobertura.
  • 60 grs cacao en polvo yo usé el de Valor sin azúcar.
  • 390 ml agua hirviendo
  • 370 grs harina blanca.
  • 1 y 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1/4 cucharadita polvo de levadura química.
  • 200 grs azúcar blanca
  • 150 grs azúcar moreno.
  • 325 grs mayonesa Hellmans ( NO sirve mayonesa light)
  • 2 huevos XL.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

  • Dulce de leche.

INGREDIENTES PARA EL FROSTING DE DULCE DE LECHE:

  • 375 grs mantequilla.
  • 350 grs azúcar glass.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 4 cucharadas generosas de dulce de leche.
  • 1 cucharada de toffe en pasta.


PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO:

Mezclamos en un bol el cacao en polvo y el chocolate de cobertura en trozos con el agua hirviendo. Batir suavemente hasta que el chocolate esté totalmente derretido. Reservamos y dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 175º. Engrasamos con mantequilla 3 moldes desmoldables de 20 cm. de diámetro y les ponemos papel de hornear en la base, esto nos ayudará a desmoldarlos.

Tamizamos en un bol la harina, el polvo de hornear y el bicarbonato. Reservamos.

Batimos en el bol de la amasadora el azúcar blanquilla y el azúcar moreno junto con la mayonesa durante unos 2 ó 3 minutos hasta que esté bien mezclado.

Añadimos los huevos de uno en uno, batimos bien. Es importante no añadir el siguiente hasta que el primero no esté totalmente integrado. A continuación, incorporamos la vainilla en pasta.

Añadimos la harina en 4 veces, alternando con la mezcla de chocolate y agua que teníamos reservada.

Dividimos la masa entre los tres moldes, para que tengan la misma cantidad en los tres, yo usé la cuchara para hacer bolas de helado. Cuando la hayamos repartido, horneamos durante 35 minutos o hasta que al introducir un palillo en los bizcochos, éste salga limpio.

Dejamos reposar los moldes fuera del horno sobre una rejilla unos 20 minutos.

Transcurrido este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar los bizcochos totalmente sobre una rejilla.

Cuando estén fríos los envolvemos en papel film, y los guardamos toda la noche en la nevera. Yo aprovechando el frío madrileño los deje en la terraza de la cocina jejeje.


PREPARACIÓN DEL BUTTERCREAM:

Tamizamos el azúcar glass y la batimos junto con la mantequilla un par de minutos a velocidad lenta al principio y después a máxima velocidad hasta que la mezcla blanquee y aumente de volumen.

A continuación, añadimos el extracto de vainilla sin dejar de batir.

Por último, echamos el dulce de leche y el toffe en pasta. Batimos a máxima velocidad unos 7 minutos, cuando más batamos más cuerpo cogerá nuestro frosting.


MONTAJE DEL LAYER CAKE:

Sacamos los bizcochos de la nevera y con la ayuda de un cuchillo o de una lira, los igualamos. Es normal que al hornearlos suban más por un lado u otro, por eso es necesario igualarnos para que estén rectos y para que todos tengan la misma altura.

Sobre una base para tartas ponemos el primer bizcocho, con la ayuda de una cuchara ponemos unas tres cucharadas generosas de dulce de leche y con la ayuda de una espátula lo extendemos de manera uniforme por todas partes, desde el centro a los bordes. Es importante hacerlo con mucho cuidado ya que este bizcocho es muy delicado y podría romperse.

Colocamos la segunda base de bizcocho, apretamos un poco hacia abajo para que se pegue al dulce de leche y repetimos la operación anterior pero esta vez le pondremos buttercream en lugar de dulce de leche.

Ponemos la última base de bizcocho y aplastamos un poquito con las manos para que se asienten bien, como hemos hecho antes.

Comenzamos a cubrir la tarta. Ponemos buttercream en la superficie y con una espátula vamos extendiéndola hacia los bordes. Después, ponemos también por los lados y seguimos alisándola con la espátula.

Ésta es la primera capa, conocida como "tapa migas", por lo que es importante que sea fina. Cuando tengamos tapada toda la tarta con esta fina capa de frosting, la metemos en la nevera durante al menos una media hora para que endurezca. Así nos será más fácil trabajar después para terminarla.

NOTA: es importante que cada vez que cojamos buttercream, limpiemos la espátula con la que estamos trabajando, de esta forma evitaremos mancharlo con restos de bizcocho.

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta de la nevera, ponemos una generosa frosting-buttercream (es más fácil trabajar con mucha cobertura que con poca, la que nos vaya sobrando la podemos retirar perfectamente) por la superficie de la tarta y por los lados y volvemos a hacer lo mismo que anteriormente, con la ayuda de nuestra amada espátula empezamos a alisar los bordes lo mejor que podamos.

Para terminar con la decoración, yo opté por cubrir toda la superficie con una especie de flores, para las que utilicé una manga pastelera provista de una boquilla estrellada. Con paciencia y delicadeza conseguí este efecto tan bonito.

Espero que os gusten las tartas contundentes y sobre todo dulces porque ésta se lleva el premio a la dulzura y es que claro, la creadora tiene algo de eso jejeje. No dicen que los artistas plasmas su personalidad y carácter en sus obras....pues de igual manera lo hago yo en mis postres.

Un beso enorme y hasta la semana que viene.