Páginas

Bizcocho Fit de Avena

jueves, 15 de diciembre de 2016



Me encanta preparar bizcochos variados para tomarlos en la hora del almuerzo. Como desayuno temprano, a media mañana me sabe a gloria poder tomar un buen pedazo de bizcocho jugoso, húmedo y dulce, sin remordimientos, disfrutando al cien por cien del mismo porque sé que la receta es totalmente compatible con mi alimentación equilibrada y con el cuidado del cuerpo.

Me ayuda a mantener el hambre a raya dándome un capricho dulce pero a su vez sano y saludable. La harina de avena es ideal para esto y el sabor que le aporta al bizcocho la hace perfecta.

Además, en la búsqueda de mi "snack mañanero perfecto", he probado a cortar dos rebanadas finas de este bizcocho y lo relleno de una ligera capa de mermelada de albaricoques sin azúcar añadidos de HeroDiet y de otra de mantequilla de cacahuete de MyProtein y el resultado es espectacular. ¡Me he vuelto adicta!

Y es que he de reconocer que la mantequilla de cacahuete, al igual que el chocolate, crea adicción y yo ya no puedo desengancharme. Bueno, ni puedo ni quiero jejeje.

Compro una mantequilla de cacahuete especial en una tienda de nutrición, hecha solo a base de cacahuetes, por lo tanto supone una gran fuente de energía y de grasas saludables para nuestro organismo. Por eso resulta ideal tomar un poco en el desayuno o a media mañana, incluso antes o después de entrenar.

Vamos que estoy esperando que llegue la hora para poder utilizarla y disfrutarla como la que más.

Os paso los ingredientes para este delicioso bizcocho por si os animáis a almorzar a mi estilo dulcero.


INGREDIENTES:

  • 4 huevos.
  • 4 claras pasteurizadas (110 grs).
  • 7 cucharadas colamdas de harina de avena integral.
  • 1 y 1/2 cucharadita de edulcorante líquido.
  • Vainilla en polvo al gusto.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. Reservamos un molde tipo PlumCake de silicona, de esta manera evitaremos tener que engrasarlo.

Separamos las yemas de las claras de nuestros cuatro huevos y echamos todas las claras en un bol. Dejamos las yemas en un bol y mezclamos las claras (las pasteurizadas y las de los huevos) y las batimos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes dejamos de batir y reservamos.

En el bol donde hemos apartado las yemas, añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una masa homogénea.

Con la ayuda de una espátula, añadimos poco a poco las claras a punto de nieve y mezclamos con movimientos suaves y envolventes para evitar que se bajen. Es importante que no pierdan el aire, así nuestro bizcocho quedará esponjoso.

Cuando tengamos la masa lista, la echamos en nuestro molde de silicona y horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo, pinchamos el centro de nuestro bizcocho con un palillo para comprobar que está perfectamente cocido, si éste sale limpio podemos sacar nuestro bizcocho del horno y dejarlo enfriar por completo dentro del molde.

Cuando se haya enfriado podemos desmoldamos y disfrutarlo.

Queda genial acompañando a una buena taza de café o té y como más me gusta a mí, con mi amada mantequilla de cacahuete y mermelada.

¡¡Ummmm, menuda gozada!!

Feliz semana y hasta la próxima receta, nos vemos el jueves amores.