Páginas

Bizcocho Fit de ChocoNut y Mantequilla de Cacahuete

jueves, 27 de octubre de 2016



Llevo mucho tiempo buscando la receta del bizcocho Fit perfecto.

Para mí los requisitos que debe reunir para poder calificarlo como perfecto, son básicamente tres: jugoso, esponjoso y tierno. Practicamente son sinónimos, aunque puedo diferenciarlos perfectamente en cuanto a una receta se refiere, seguro que me entendéis jejeje.

No sé porque se me estaba resistiendo y aunque todos los bizcochos que he hecho hasta ahora, hablando de bizcochos sin harina blanca y sin azúcares añadidos, están todos de vicio y me los como más que feliz, no llegaban al punto que yo quería como para poder meternos en dicha categoría.

Por unas cosas o por otras no me quedaban tan tiernos y esponjosos como a mí me gustan, por eso me puse a experimentar en mi cocina, aprovechando que había hecho un pedido y tenía algún que otro ingrediente que podía incluir en la receta y así darle un toque diferente.

Me apetecía mucho poder disfrutar de un buen trozo de bizcocho a la hora del almuerzo, últimamente estaba tomando solo fruta a esa hora y cuando llegaba la hora de la comida estaba que me subía por las paredes, siendo capaz de comer cualquier cosa, por eso necesitaba prepararme algún dulce que contuviera proteínas y por supuesto hidratos de carbono para poder mantener el hambre a raya.

Así que el fin de semana mi cocina se convirtió en un laboratorio reposteril y de ahí pude conseguir dar con la receta del bizcocho perfecto. Cuando salió del horno y enfrío un poco para poder desmoldarlo lo supe, al apretarlo ligeramente con los dedos estaba tan esponjoso que podía escuchar el sonido, seguro que sabéis a qué me refiero ¿verdad?

Ufff, solo de escuchar ese maravilloso sonido hubiera sido capaz de probarlo caliente, pero fui fuerte y esperé pacientemente hasta el día siguiente y, como os he dicho antes, la receta roza la perfección. Lo acompañé con un poco de mermelada y el resultado fue más que delicioso.

Ahí me veis amigos, disfrutando como una niña de mi trocito de bizcocho de NutChoc y mantequilla de cacahuete partido por la mitad y relleno de una ligera capa de mermelada de fresa Hero10 sin azúcar. De verdad os digo que tenéis que hacerlo sin lugar a dudas, os saciará y os ayudará a aguantar  la lucha constante con ese gusanillo que nos pide dulce a todas horas.

INGREDIENTES:

  • 150 grs de harina de avena.
  • 7 claras pasteurizadas.
  • 2 huevos enteros.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Un pizca de sal.
  • 1 y ½ cucharadita de edulcorante líquido.
  • 100 ml de leche desnatada sin lactosa.
  • 3 cucharadas de mantequilla de cacahuete de MyProtein.
  • 3 cucharaditas de NutChoc de MaxProtein.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde redondo de unos 20 cm de diámetro poniendo papel de hornear en su base. Engrasamos ligeramente las paredes del mismo con un poco de aceite de coco. Reservamos.

Separamos las yemas de las claras de los 2  huevos enteros y colocamos las claras  en el bol de la amasadora, la cual tendremos lista con el accesorio de varillas. Añadimos las otras 7 claras pasteurizadas y la pizca de sal y montamos a punto de nieve. Cuando las tengamos bien firmes, las echamos en un plato y reservamos.

En un bol mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina de avena, el bicarbonato sódico y la levadura. Reservamos.

Quitamos las varillas de nuestra amasadora y colocamos el accesorio para mezclar (la pala), en el bol echamos las yemas, el edulcorante líquido, la mantequilla de cacahuete y las cucharaditas de NutChoc, mezclamos bien. Como esta masa resulta muy consistente añadimos seguidamente la leche y batimos bien hasta que todos los ingredientes se integre.

Cuando hayamos obtenido una masa homogénea, añadimos los ingredientes secos y mezclamos bien.

A continuación y con la ayuda de una espátula, agregamos poco a poco las claras montadas a punto de nieve. Lo haremos con movimientos envolventes, muy despacio, para evitar que se bajen, es importante que nuestra masa tenga mucho aire, así nos quedará  un bizcocho muy esponjoso al hornear.

Cuando hayamos incorporado las claras a punto de nieve, ponemos nuestra masa de bizcocho en el molde que teníamos reservamos y horneamos durante 45 minutos. Transcurrido este tiempo, pinchamos en el centro nuestro bizcocho con un palillo, si éste sale limpio, nuestro bizcocho está listo.

Sacamos del horno, lo dejamos enfriar 10 minutos dentro del molde y acontinuación desmoldamos para dejarlo enfriar por completo sobre una rejilla.

Podemos comerlo solo o cortarnos un pedazo y partirlo por la mitad y rellenarlo de mermelada de nuestro sabor preferido, pero para mojarlo en una buena taza de café está más delicioso.


Ya sabéis que este bizcocho resulta ideal como desayuno o para media mañana por el tema de los hidratos de carbono, además de las grasas saludables y energía que nos aportan los cacahuetes.

Espero que os haya gustado y que os animéis a disfrutar de un dulce sin remordimientos.

Nos vemos la próxima semana, vemos a todos amigos.