Páginas

Limonada de Té Verde con Lima y Semillas de Chía

jueves, 14 de julio de 2016


Con estos calores mis paseos a la cocina con el fin de beber algo fresquito son innumerables y la verdad es que llega un momento que te cansas de tomar tanta agua.

Por eso y por otros motivos, siempre tengo preparada una buena jarra de té frío, así tengo para elegir entre varias opciones a la hora de satisfacer mi sed.

Como todos sabéis soy una apasionada del té y como no, en verano lo disfruto igualmente con hielo. Los que somos adictos al té necesitamos tomarlo en todas las épocas del año y más con la gran variedad de sabores existentes. La verdad es que no podría imaginar mi vida sin esta deliciosa bebida.

Me encanta investigar y mezclar aromas, sabores e ingredientes y aprovechando la bolsa de semillas de Chía que compré y con las que preparé la receta del "Pudding de melocotones" de hace un par de semanas, me puse manos a la obra y preparé esta rica, refrescante y saludable bebida.

Seguro que todos recordaréis las maravillosas propiedades que se le atribuyen a la Chía, en el post anterior os puse un poco al día (si necesitáis volver a leerlo podéis echar un vistazo aquí) por eso me apetecía añadirlas a mi bebida preferida por excelencia y de verdad que el resultado ha sido delicioso.

Está tan rico que puedo tomarme una jarra entera a lo largo del día, la lima le aporta la acidez justa y las semillas de Chía tienen un ligero sabor a nuez que hacen que tomar solo un vaso resulte verdaderamente difícil.

Cada vez que se acaba, preparo una jarra más, en casa nos ha encantado y somos todos los que nos tomamos este té, por eso no nos puede faltar. 

Vamos que nos espera un verano lleno de bebidas refrescantes, deliciosas y como no, sanas.


INGREDIENTES:

  • 6 cucharadas soperas de Té Verde Gunpowder.
  • 2 litros de agua.
  • ½ taza de zumo natural de lima.
  •  Edulcorante líquido al gusto.
  •  2 cucharadas soperas de semillas de Chía.
 
 
ELABORACIÓN:
 
Ponemos a calentar el agua en una olla o en nuestro hervidor de agua eléctrico, es importante que no rompa a hervir, la temperatura ideal para el té verde son  entre los 60º-80º.

Lo sé, soy tan friki que he de admitir que tengo un termómetro especial para determinar la temperatura del agua con la que me hago mi té. Os puede parecer una tontería pero dependiendo del tipo de té y del tipo de hoja, la temperatura, así como el tiempo de infusionado resulta fundamental para poder disfrutar del té con todas sus propiedades intactas y su sabor inmejorable.

Cuando el agua haya alcanzado la temperatura idónea, vertemos las hojas de Té Verde Gunpowder y las dejamos infusionar durante 3 minutos. Transcurrido este tiempo, colamos nuestras hojas de té con la ayuda de un colador.
 
Mientras esté caliente añadimos nuestro edulcorante liquido o en comprimidos preferido y en cantidad según nuestro gusto. Dejamos enfriar un poco. 

Cuando se haya templado un poco, incorporamos el jugo de la lima y las semillas de chía, dejamos reposar durante 30 minutos aproximadamente.

Para terminar, vertemos en una jarra con mucho hielo y a la nevera, a esperar que necesitemos satisfacer nuestras sed con esta deliciosa bebida.

Un beso fuerte, nos vemos el próximo jueves con otra nueva receta, ya os adelanto que también es ideal para hacer más llevadero este verano caluroso que estamos sufriendo desde hace un par de días.

Disfrutad de la semana amigos, gracias por leerme.