Páginas

Té verde con Jengibre y Limón

jueves, 2 de junio de 2016


La receta que os traigo hoy es diferente, diferente en el sentido de que es la primera vez que os traigo una bebida por receta. Siempre traigo dulces, ya sean Fit o no, pero todo de masticar y de comer jejeje.

Pero es que soy tan aficionada a esta bebida que me apetecía mucho compartirla con todos vosotros, además, ahora que se acerca el buen tiempo y ya podemos disfrutar de algunos días de calor, también resulta ideal prepararla y tenerla fresquita en la nevera para cuando tengamos sed.

Estoy segura de que muchos de vosotros ya sois asiduos como yo a esta deliciosa bebida pero por si acaso no es así os cuento un poco de cuales los son los ingredientes que la componen y qué beneficios nos aporta cada uno de ellos a nuestra salud y organismo.

Se trata de un té verde con jengibre y limón, tres ingredientes que nos ofrecen una cantidad enorme de aspectos beneficiosos para nuestro organismo.

Voy a comenzar con las propiedades del té, todos sabéis que me apasiona y que no hay día que pase sin que me tome más de uno y más de dos. Mi preferido es el té negro y si es aromatizado mejor, pero intento incluir en mi día al día alguno rojo o como en este caso, verde.

A continuación os voy a detallar algunas de las propiedades, entre otras muchas que se le atribuyen al té verde, pero me voy a quedar con las diez más importantes:

1. Es rico en antioxidantes.
Los antioxidantes son unos compuestos químicos que se encargan de combatir otras moléculas como es el caso de los radicales libres. El té verde es una fuente rica de antioxidantes y, gracias a esto, es un aliado para prevenir enfermedades crónicas, así como problemas de envejecimiento prematuro de la piel.

2. Podría ayudar a prevenir el cáncer,
Estudios han evidenciado que el té verde tiene importantes propiedades que resultan prometedoras como método para disminuir el riesgo de desarrollar diferentes tipos de cánceres.

3. Salud cardíaca.
Su alto contenido de antioxidantes lo convierten en un aliado para regular los niveles de colesterol malo en la sangre e impedir que este se instale en los vasos sanguíneos.

Gracias a esto, se considera que el consumo regular de té verde puede disminuir los riesgos cardiacos y otros problemas relacionados con la salud cardiovascular.

4. Mejora la salud del hígado.
El hígado es el órgano responsable de filtrar las toxinas que se van acumulando en el torrente sanguíneo y que pueden afectar la salud. Sin embargo, el exceso de toxinas puede afectar su salud e impedir su correcto funcionamiento.

Una taza de té verde al día podría ser el impulso para depurar el hígado y asegurarse de que ésta funcionando adecuadamente. El consumo regular de té verde ayuda a prevenir los daños causados por sustancias tóxicas como el alcohol y previene la inflamación.

5. Estimula el metabolismo y ayuda a bajar de peso.
Está científicamente comprobado que el consumo de té verde ayuda a prevenir y reducir el exceso de peso corporal. En una investigación se determinó que el poder de oxidación de grasa del té verde había ayudado a los participantes a bajar de peso en un periodo de tres meses.

Además, también se determinó que ayuda a activar el metabolismo, mejora la capacidad para quemar calorías y actúa como un cardioprotector.

6. Apoyo digestivo.
El té verde tiene un ligero efecto laxante que puede ayudar a prevenir y combatir el estreñimiento, además de tener propiedades para reducir los gases, la hinchazón abdominal y otros problemas digestivos.

7. Prevención de la diabetes.
Las propiedades de este té podrían ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre para prevenir la diabetes. En investigaciones recientes se demostró que el té verde puede ayudar a prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1, además de controlar la diabetes tipo 2.

8. Mejora la salud dental.
En la medicina tradicional china se ha utilizado el té verde como un protector dental, capaz de prevenir infecciones bucales, además de ayudar a controlar los problemas de mal aliento.

9. Prevención de la artritis.
Varias investigaciones han determinado que el té verde tiene una poderosa acción analgésica y antiinflamatoria que podría ser muy útil en el tratamiento de la artritis reumatoide y otros tipos de enfermedades inflamatorias.

El consumo de este té podría ayudar a detener la respuesta inflamatoria, al igual que la ruptura de cartílago en personas que padecen este tipo de enfermedades.

10. Fortalece el sistema inmunológico.
Su alto contenido de antioxidantes sumado a las vitaminas y minerales hacen que este té sea uno de los mejores aliados naturales del sistema inmunológico.

Las propiedades del té verde han demostrado ser efectivas en el tratamiento de diferentes tipos de infecciones, además de problemas respiratorios comunes como la gripe y el resfriado.

Respeto al jengibre podemos decir que su consumo antes de las comidas principales nos sacia y consigue que ingiramos menos cantidad de alimentos. Sus propiedades también nos ayudan a acelerar el metabolismo.

El jengibre se usa con regularidad en muchas preparaciones culinarias debido a su particular sabor, aunque también se le reconocen muchos usos medicinales, entre los cuales están incluidos los que permiten perder peso gracias a sus maravillosos componentes.

El consumo habitual de jengibre nos aporta los siguientes beneficios:

1. Antiinflamatorio y analgésico natural
El jengibre se recomienda en el tratamiento natural de enfermedades inflamatorias y/o dolorosas como la artritis, la artrosis, la fibromialgia o la fatiga crónica.

2. Digestivo.
Nos ayuda a tratar malas digestiones, flatulencias, gastritis, úlceras gástricas, diarrea, etc. Funciona también como protector estomacal ante el consumo de alcohol y medicamentos.

3. Afecciones de garganta.
Ayuda a tratar infecciones e inflamaciones de la garganta, y és muy útil en casos de afonía y para cantantes profesionales.

4. Náuseas y vómitos, especialmente recomendado en los primeros meses del embarazo, debido a que no ocasiona efectos secundarios ni al feto ni a la madre. También es un suplemento ideal durante la quimioterapia en el tratamiento del cáncer.

5. Ayuda a prevenir los mareos en los viajes.

6. Aporta calor.
El jengibre tiene un alto potencial calorífico, tanto si lo tomamos como si lo aplicamos externamente. Lo recomendamos especialmente a personas frioleras y épocas de frío. En épocas de calor deberemos tener en cuenta que puede aumentar la sudoración.

7. Acelera el metabolismo.
Esta propiedad calorífica también promueve que se acelere el metabolismo, muy útil si queremos perder peso.

8. Previene las enfermedades cardiovasculares y favorece la circulación.
Sin embargo, si se está tomando medicación puede interferir en su acción, por lo que deberemos consultarlo con el médico.

Y para terminar, voy a hacer referencia al último ingrediente de nuestra bebida pero no por ello menos importante, el limón un ingrediente más que conocido en nuestra cocina, lo utilizamos en multitud de comidas y bebidas, a veces para dar sabor o solo un toque de acidez a nuestra comida. Pero además de su rico sabor en tartas y helados de limón están sus grandiosas propiedades curativas. Su gran aporte de vitaminas le convierte en un gran depurador de toxinas y un implacable bactericida.

Los aportes nutritivos del limón son vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6 , PP), la vitamina C en gran cantidad y la vitamina P, además de minerales como el potasio, magnesio, calcio, fósforo, sodio, hierro y flúor, bastante agua y algo de fibra. Su bajo aporte calórico, 40 calorías por cada cien gramos, lo convierte en una fruta ideal para dietas hipocalóricas.

Su alto contenido en vitaminas lo coloca en la cumbre de los frutos sanadores por ser un poderoso antibiótico natural, depurativo y bactericida. Su gran aporte de vitamina C ayuda a reforzar las defensas evitando y ayudando a combatir multitud de enfermedades, entre las que podemos destacar:

1. Resfriados y gripes
El alto aporte de vitaminas ayuda al aparato respiratorio a combatir enfermedades que van desde un simple catarro, ronquera o amigdalitis hasta pulmonías, gripes o asma. Se pueden combatir con jugo de limón endulzado con una cucharita de miel.

2. Anti-viral
No solo es efectivo contra los virus del resfriado y la gripe, sino también contra gran variedad de intrusos valiéndose del limonoide terpeno, un componente propio que consumimos en el jugo natural de limón.

3. Limpieza intestinal. 
Tomar una taza de agua tibia con el jugo de un limón en ayunas nos ayudará a activar los intestinos, mejorando su bombeo además de limpiar y desinfectar todo el tracto intestinal. También esta terapia desintoxica el hígado.

4. Antitumoral.
Tiene componentes anti-cancerígenos que impiden la división de las células cancerígenas por lo que sería conveniente incluirlo en nuestra dieta diaria como prevención además de ser un poderoso antioxidante. Consumirlo en jugos o como aliño de ensaladas.

5. Elimina cálculos en el hígado y vesícula

6. Equilibra el pH
Aunque el limón es ácido, tiene un efecto alcalinizante en el organismo con lo que es muy beneficioso tomarlo sin endulzar para equilibrar los ácidos.

7. Cerebro y sistema nervioso
En la cascara del limón se encuentra la tengeretina, un fitonutriente que es eficaz contra trastornos del cerebro y sistema nervioso, como el Parkinson. Conveniente utilizar la cascara rallada para incorporarla a nuestra dieta.

8. Trastornos oculares
El fitonutriente Rutina colabora para mejorar los síntomas de trastornos oculares como la retinopatía diabética. Consumo en jugo natural o con agua sin azúcar.

9. Diabetes y alergias.
Los limones son ricos en hesperetina que baja el excesivo nivel de azúcar en sangre y alivia los síntomas de las alergias. Tomar solo el jugo de la fruta.

10. Heridas
El limón ayuda a cicatrizar todo tipo de heridas, con un gran poder de desinfección. Se le puede dar uso tanto externo como interno.

Toda la información respecto a las propiedades de los diferentes ingredientes utilizados en esta receta han sido sacados de Mejor salud.

Con todo esto supongo que os habré animado, al menos, a probar este brebaje, de verdad es que está delicioso y encima es más que beneficioso para nuestra salud. Vamos con la receta.

INGREDIENTES:
  • 500 ml de agua.
  • 2 bolsas de té verde.
  • 1 limón.
  • Edulcorante al gusto.
  • Jengibre.

PREPARACIÓN:

Ponemos el agua a calentar, lo ideal es que no rompa a hervir, ya que al tratarse de un té verde, la temperatura idónea para este tipo de hoja son 60º, si lo dejamos que hierva corremos el riesgo de que amargue.

Cuando el agua haya alcanzado la temperatura ideal, echamos la misma en el vaso o jarra elegida para la ocasión y añadimos el edulcorante y las dos bolsitas de té verde, lo dejamos infusionar durante 2 minutos.

Transcurrido este tiempo, sacamos las bolsas de té. Reservamos.

Cogemos el limón y lo partimos, os diría que por la mitad pero vamos a hacerlo de manera que no sea mitad y mitad exacta, es decir, lo vamos a partir dejando un trozo más grande que otro. En un vaso, exprimimos la mitad del limón más grande, nos ayudaremos de un colador.

Cuando tengamos el zumo listo, lo añadimos al té verde que teníamos reservado. Con el resto de limón, la parte más pequeña que nos ha sobrado, la cortamos en rodajas y se las añadimos al té verde también.

Por último, cogemos el jengibre, la cantidad es muy subjetiva, os aconsejo que vayáis probando poco a poco ya que tiene un sabor muy intenso. Yo suelo poner unos 3 centímetros aproximadamente, lo pelamos y lo rayamos sobre nuestra bebida.

Removemos con una cuchara y ahora sí podemos disfrutar de esta deliciosa bebida, sana y especial donde las haya.

Espero que os animéis a probarla, además es una forma más de tomar más líquido, ya que a muchas personas les cuesta un triunfo beber los dos litros de agua recomendadas al día, por eso es importante buscar alternativas que nos hagan más fácil esta tarea diaria y necesaria para nuestra salud.

Un beso enorme a todos y hasta la próxima semana amigos.