Páginas

Pudding de Chía y Melocotones

jueves, 30 de junio de 2016


La verdad es que las semillas de chía han tomado un gran protagonismo desde hace algún tiempo, muchos hablan de sus grandes propiedades, todas beneficiosas para nuestro organismo y las redes se han llenado de recetas que contienen este mágico ingrediente.

Así que viendo el gran "boom" que estas pequeñas estaban causando me puse manos a la obra e investigué un poco acerca de la Chía. Os hago un resumen por si os animáis a probarlas.

Chía es una palabra de origen maya, perteneciente a la familia de la menta, que significa fuerza. 

Durante miles de años la chía ha sido un alimento básico en las civilizaciones maya y azteca y con razón, ya que las semillas de chía están repletas de vitaminas, minerales y ácidos grasos que ayudan a nuestro cuerpo a combatir las grasas y nos proporcionan muchos beneficios...

Estas nutritivas semillas se pueden incorporar en cualquier comida sin cambiar su sabor. En las sopas, en las ensaladas, en los yogures, en los cereales... ¡Puedes combinarlas con lo que más te apetezca! 

Incluso puedes hacer tus propias recetas de siempre, como muffins, pasteles o incluso el empanado de tus filetes con estas deliciosas semillas.

Las semillas de chía no contienen gluten, son saludables y contienen Omega 3, antioxidantes y fibra. Algunos de sus nutrientes son los siguientes:

• 5 veces más la cantidad de calcio que la leche.
• 3 veces más la cantidad de antioxidantes que los arándanos.
• 3 veces más la cantidad de hierro que las espinacas.
• 2 veces más la cantidad de fibra que la avena.
• 2 veces más la cantidad de proteínas que cualquier verdura.
• 2 veces más la cantidad de potasio que el plátano.

Entre los beneficios más destacados señalamos los siguientes:

1. Controlan los antojos: Las semillas de chía están repletas de fibra, son fáciles de digerir y crean una sensación de saciedad que nos ayuda a controlarnos para no picar entre horas. Es recomendable tomarlas en el desayuno para mantenernos en forma durante todo el día. Puedes añadirlas también en la leche o en los cereales.

2. Ayudan a mantenerte bien hidratada: Absorben entre 10-12 veces su peso en agua lo que ayuda a mantenerte bien hidratada.

3. Son una fuente saludable de Omega 3: bueno para el sistema nervioso central, para las células y para muchos de nuestros órganos vitales. Además mantiene brillante nuestra piel y nuestro pelo. Está demostrado que las semillas de chía contienen más de este ácido graso que algunos pescados como por ejemplo el salmón, por lo que son una buena alternativa.

4. Protegen de los efectos nocivos del medio ambiente.

5. Generan un aporte extra de energía.

6. Ayudan a bajar de peso: gracias a la fibra ayudan en el proceso digestivo y controlan el hambre. Además al entrar en contacto con el agua forman una capa hipocalórica que hace que aumente su peso diez veces más dentro del estómago, lo que produce sensación de saciedad. Con las semillas y algunos alimentos saludables como estos, que combinados pueden dar lugar a deliciosos zumos, seguro que consigues llegar a tu peso ideal en un abrir y cerrar de ojos.

7. Aumentan la masa muscular: la chía proporciona un aporte extra de energía y además gracias a su alto contenido en fibra y a su alto contenido en proteínas, aumenta la masa muscular y regenera los tejidos.

8. Calman el dolor de las articulaciones: los ácidos grasos Omega 3 proporcionan propiedades antinflamatorias, por lo que si tomas chía diariamente notarás que se reduce notablemente el dolor de tus articulaciones.  

9. Propiedades depurativas y antioxidantes: ayudan a eliminar líquidos y toxinas, regulan la flora intestinal, previenen la oxidación celular y benefician a otras tantas funciones que nos mantienen bien por dentro y hacen que se note por fuera.

Y hasta aquí toda la información recopilada. Es cierto que es cuestión de modas y bueno, por curiosidad me decidí y compré un paquete para poder sacar mis propias conclusiones.

Y sinceramente, me han gustado mucho! Y mira que soy rara para este tipo de cosas, sobre todo en cuando a texturas se refiere, pero la sorpresa ha sido realmente positiva.

Ahora toca investigar y probarla en diferentes recetas y por supuesto, las compartiré todas con vosotros.

INGREDIENTES:

  • 300 ml leche de coco.
  • 2 cucharadas de semillas de Chía.
  • Edulcorante líquido al gusto.
  • Melocotones frescos o melocotón en conserva light.

PREPARACIÓN:

En un bol, echamos las dos cucharadas de semillas de Chía junto con los 300 ml de leche de coco y el edulcorante líquido. Dejamos reposar.

 Removemos de vez en cuando durante los primeros 20 minutos y después reservamos en la nevera toda la noche (como mínimo unas 8 horas).

Al día siguiente, sacamos de la nevera y con la ayuda de una cuchara removemos de nuevo. Las semillas habrán aumentado su tamaño y la mezcla estará más consistente.

Repartimos nuestro pudding de Chía en los recipientes que hayamos elegido para ocasión. Conservamos en la nevera.

En el vaso de la batidora, trituramos los melocotones, yo he elegido melocotones de lata light. Cuando hayamos obtenido un puré ligero, lo repartimos sobre nuestro pudding de Chía.

Terminamos nuestra receta decorando con unas hojas de menta o con cualquier otra fruta.

Ummmm qué apetecible tan fresquito recién salido de la nevera. Para mí ha sido un gran descubrimiento, un postre nutritivo, sano y sobre todo delicioso.

Os animo a todos a que saquéis vuestras propias conclusiones acerca de este "superalimento", nos están invadiendo y tenemos que estar enterados jejeje.

Un beso y hasta la semana que viene amigos.