Páginas

Cookies de Avena y Plátano

jueves, 31 de marzo de 2016


El aburrimiento es muy malo y estar sola...también. Así es como empecé a hornear estas galletas.

Día de lluvia, estar sola en casa y darle vueltas a la cabeza, buscando recetas Fit que hagan más llevaderas mis meriendas y mis almuerzos. Así es como surgieron estas pequeñas delicias.

Había visto esta receta hacía bastante tiempo en internet y tenía muchas ganas de probarlas, así que mucho estaba tardando en ponerme manos a la obra.

La verdad es que todos los astros se alienaron para que las hiciera, hasta en el frutero tenía dos plátanos tristes que me estaban pidiendo a gritos que hiciera algo con ellos, de otra forma su destino sería el cubo de la basura y yo, no me lo podía permitir.

El resultado es delicioso, quedan jugosan y blanditas, parecen pequeños bizcochos de plátano. Son ideales para desayunar compañadas de una buena taza de té y para el almuerzo también estupendas, ya que al llevar copos de avena nos aportan la energía necesaria para aguantar el resto del día.

La receta es más que sencilla y rápida, además, casi siempre tenemos plátanos en casa que se ponen negros y con lo que no sabemos que hacer, por eso estas galletas son ideales para darles salida y disfrutar de ellos sin tener que tirarlos.

INGREDIENTES:

  • 2 plátanos maduros.
  • 1 taza de copos de avena enteros.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • 1 cucharadita de panela o azúcar morena.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja para galletas poniendo papel de hornear en su base. Reservamos.

Pelamos nuestros plátanos y los echamos en un bol, con la ayuda de un tenedor los trituramos hasta obtener un puré gordito.

Añadimos los copos de avena enteros y mezclamos bien con el puré de plátano, hasta obtener una mezcla homogénea. 

Con la ayuda de una cuchara hacemos bolitas y las vamos colocando en la bandeja de galletas que teníamos reservada. Cuando las tengamos todas repartidas en la bandeja, echamos por encima de nuestras cookies un poco de panela y de canela molida.


Metemos nuestras galletas en el horno durante 20 minutos aproximadamente. Cuando se hayan puesto doradas, las sacamos del horno y las colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Y hasta aquí la receta de hoy, no os dejéis engañar por la sencillez y por los pocos ingredientes que se necesitan para estas galletas, estoy segura de que si os animáis a probarlas, os encantarán.

Un beso enorme amigos, hasta el próximo jueves.

Os quiero!!!