Páginas

Gofres Fitness sin grasa y sin azúcar

jueves, 1 de octubre de 2015



Estoy tan contenta......desde que descubrí esta delicia mañanera cada día de la semana estoy deseando levantarme para desayunar.

Sí amigos, para mí la felicidad existe y desde ahora tiene forma de "Gofre Sano".

Todos sabéis que estoy en modo "Fit" desde hace un tiempo y por ello intento introducir en todas mis comidas las cantidades necesarias de proteínas, por ello no paro de darle vueltas al coco y elaborarme recetas dulces y diferentes, para que de esta forma se me haga más llevadera la dieta.

Los fines de semana, que es cuando tengo más tiempo para el desayuno, el resto de los días me levanto con la hora pegada jejeje soy muy dormilona y apuro al máximo los minutos y segundos en la cama, me hago tortitas de avena de diferentes sabores, ¡¡¡me vuelven loca porque están de vicio!!!

Pero claro, alguna vez lo he intentado, mejor dicho me lo he propuesto mentalmente: "mañana me levanto antes y me hago tortitas para el desayuno antes de ir al trabajo". Pero soy incapaz de hacerlo, la cama se apodera de mí y no me deja salir, creo que es una misión imposible. Es cierto que están deliciosas pero gana la cama.

Así que pensando en un desayuno diferente para algunos días, la mayoría de ellos tomo queso fresco desnatado con rebanadas de pan integral, descubrí la opción de estos gofres fitness que se pueden preparar la noche de antes y que calentándolos 30 segundos en el micro antes de consumirlos están de vicio total y absoluto.

Vamos que son compatibles al 100% con mi momento perruro mañanero jejeje.

De esta forma puedo disfrutar de dos de las cosas que más me gustan y que necesito diariamente para empezar bien la jornada: apurar mi momento de cama al máximo y disfrutar de un delicioso desayuno.

El caso es buscarse las mañas y yo ahora lo he conseguido.

No os puedo mentir y deciros que sabe igual que un gofre normal, de esos con azúcar perlado, esa azúcar que cruje en la boca y que tanto me gusta, pero de verdad os digo que a mí me saben a gloria bendita.

Caliente, tierno, jugoso y dulce, es que lo tiene todo. Además, está hecho con harina de avena, de absorción lenta que nos ayuda a mantener el hambre a raya hasta la siguiente comida. Incluso se convierte en una merienda ideal si después tienes pensado hacer algo de deporte.

Yo lo acompaño con mermelada sin azúcar, algo de fruta y mi indispensable té negro, para mí se ha convertido en una de las mejores forma de comenzar el día, la verdad es que estoy hasta de mejor humor jejejeje. Y bueno, en casa han triunfado, al final nos vamos a convertir en la "familia Fit" por excelencia jejejeje.

Esta receta admite muchas variedades, ya que dependiendo del sabor de harina de avena que uséis, podéis tener un gofre de uno u otro sabor. En esta receta os doy "dos opciones en una", podéis hacerlo de vainilla o de chocolate (si usáis harina de avena de chocolate, debéis incluir una cucharadita de cacao desgrasado sin azúcar, en caso de que sea de vainilla NO, de esta forma se intensifica el delicioso sabor chocolateado en la masa, Ñam ñam).

Os enseño la receta, veréis que rápida y sencilla. En los ingredientes que os pongo aparecen las cantidades exactas para un solo gofre. Lo que hago yo es que hago dos a la vez, en dos platos diferentes, ya que mi gofrera tiene para dos gofres la aprovecho al máximo jejeje.


INGREDIENTES PARA 1 GOFRE:


  • 30 grs de harina de avena, yo la he usado de vainilla aunque podéis usar la de vuestro sabor preferido.
  • 40 grs de claras pasteurizadas.
  • 2 cucharadas rasas de queso batido 0%.
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta.
  • Edulcorante líquido al gusto.
NOTA PARA EL GOFRE DE CHOCOLATE: 
  • Si lo haces de chocolate debes añadir 1 cucharadita de cacao sin azúcar, yo uso el de la marca Valor (solo si usáis harina de avena sabor chocolate).

 ELABORACIÓN:

Ponemos a calentar nuestra gofrera (yo la pongo en la posición 2 de calor), con la ayuda de un spray de aceite, engrasamos ligeramente la misma para evitar que se nos pegue el gofre. Quitamos el excedente de grasa con un papel de cocina.

En un bol, colocamos todos los ingredientes y batimos bien hasta que se integren y obtengamos una mezcla homogénea.

Con la ayuda de una lengua de cocina, ponemos nuestra masa de gofre ya preparada sobre la gofrera caliente. Cerramos la gofrera durante unos 2 minutos, transcurrido este tiempo, abrimos la gofrera y vemos si está listo.

El tiempo de cocción dependerá de como os guste de dorado, yo suelo tardar unos 3 minutos en la posición 2, prefiero ponerla bajita para evitar que se me queme por fuera y por dentro se quede crudo, pero es a gusto del consumidor.

Sencillo, ¿verdad? Pues os puedo asegurar que la sencillez de la receta no le hace justicia en cuanto a su sabor se refiere.

Espero que os animéis a probarlo y a disfrutar tanto del desayuno como lo hago yo, y más sabiendo que podemos prepararlo la noche de antes y mientras calentamos el café tenemos listo nuestro gofre calentito, tan bueno como recién hecho.

¡¡Os animo a llevar una "vida Fit" pero sin que nos falte el dulce!!

Seguiremos investigando nuevas recetas para hacer que nuestra dieta sea una verdadera delicia.

Un beso fuerte amigos y hasta la próxima semana.