Páginas

Helado de Oreo, nata y Nutella

jueves, 16 de julio de 2015


Con esta deliciosa receta de Helado de Oreo, nata y Nutella me despido de vosotros hasta después de vacaciones.
Tenía que elegir una receta especial para la última entrada del blog antes de mis días de retiro, y no he podido encontrar nada mejor que un helado delicioso, que nos ayude a sofocar los tremendos calores que estamos sufriendo desde hace unas cuantas semanas.
La técnica que he utilizado es la misma que la que utilicé en mi receta de la semana pasada, para los helados de Snikers, he usado vasos de cartón para preparar los helados. 
En casa tengo tantos trastos que ya no sé donde seguir metiéndolos. Por eso, el poder usar vasos deshechables ha sido todo un descubrimiento para mí, así me ahorro un quebradero de cabeza más: dónde guardar los moldes para helado que podrían ir "antojándoseme" en cada página de internet que visito jejeje soy lo peor, lo reconozco, pero a mi edad dudo mucho que tenga solución, lo mío es crónico!!!
INGREDIENTES PARA 4 VASOS DE HELADO:
Helado de nata
16 galletas Oreo
Crema de cacao tipo Nutella
PREPARACIÓN:
Trituramos las galletas Oreo con la ayuda de un procesador de alimentos. Sino disponéis de uno, podéis triturarlas metiéndolas en una bolsa y golpeándolas con un rodillo de cocina.
De las galletas trituradas, separamos 8 cucharadas generosas en un plato. En la base de nuestros vasos ponemos una cucharada de galletas Oreo trituradas, aún nos quedan 4 que usaremos más tarde. Reservamos nuestros vasos-
En un bol, mezclamos el resto de galletas trituradas con el helado de nata y con la ayuda de una cucharada mezclamos bien.
Una vez que tenemos bien mezclado el helado con las galletas, ponemos en nuestros vasos, los cuales tienen una cucharada de galletas en su base, una buena cucharada de helado. 
A continuación, vertemos en cada uno una buena cucharada de crema de cacao. Volvemos a poner más helado sobre la crema de cacao y terminamos nuestros helados repartiendo sobre los mismos las 4 cucharadas de galletas que teníamos reservados. Colocamos los palos para helado en el centro de cada vaso y metemos en el congelador el tiempo necesario para que adquieran las consistencia adecuada.
Antes de deleitarnos con estos deliciosos helados, los sacamos del congelador y con el calor de las manos tocamos las paredes de los vasos para, con mucho cuidado, desmoldarlos tirando del palo.
Ahora sí que podemos disfrutar de esta maravilla de helado. Espero que os animéis a probarlos y porque no, ya que os he dado un par de ideas para crear helados en casa, os pongáis a inventar nuevas combinaciones de sabores.
El verano es muy largo y no hay nada mejor que un rico helado para hacer más llevadero el calor que caracteriza a esta estación.
Os deseo un verano muy feliz a todos, que tengáis unas vacaciones estupendas y que estéis donde estéis y vayáis donde vayáis los disfutéis al máximo y repongáis las pilas a tope, que en nada volvemos con las rutinas de siempre.
Nos vemos a la vuelta con las mismas ganas e incluso con más ilusión si cabe. En septiembre os traeré muchas más recetas y espero poder seguir compartiendo tan buenos momentos con todos vosotros, tengo muchas ideas que le darán una aire nuevo al blog. Pero voy a guardar silencio hasta entonces. ¡Ay, cuánto me cuesta!
Un beso enorme a todos y ahora sí, nos vemos en septiembre amigos.