Páginas

Donuts Red Velvet horneados con chocolate blanco

jueves, 7 de mayo de 2015




Como todos ya sabéis, los postres Red Velvet me encantan y desde que cayó en mis manos el libro de recetas de "Red Velvet Lovers", no paro de buscar la ocasión para ponerme a probar cada una de las recetas que aparecen en sus páginas.

Cada una de ellas tiene algo especial y todas son deliciosas, tenéis que haceros con él, os va a entrar la misma locura que a mí. Por favor, no dejéis de leerme, sé que no soy mala influencia, perdonadme.

Muchas veces lo pienso y me digo a mí misma: "Necesito volver a nacer para poder preparar todas las recetas que tengo en mi mente". Mi lista de pendientes aumenta por segundos y yo no tengo días materiales, a parte de que en casa estoy a un pequeño pasito de que le pongan un candado al horno y de que me veten la entrada a la cocina, para poder hacerlas.

El verano está a la vuelta de la esquina y yo no paro de preparar dulces, vamos la antítesis a la operación bikini, así que como mi necesidad de hornear no disminuye, todo lo contrario, tengo que buscarme las vueltas para convencer a mi familia de que darse un capricho de vez en cuando (¿uno a la semana?) no está mal y para ello intento buscar recetas un poco menos calóricas, de ahí esta receta de donuts horneados, al menos nos ahorramos el aceite de freír ;)

Bueno, lo del ahorro de aceite es de risa porque luego voy y los recubro con chocolate blanco a tope, vamos que no tengo solución, pero es que te comes uno y te olvidas de todo, solo puedes poner tus cinco sentidos en disfrutarlos y deleitarte con el maravilloso sabor de estos pequeños.

Quedan tan tiernos y jugosos, al Red Velvet le va de lujo el chocolate blanco y para colmo son tan ligeros, viva el horno, que comerse uno es casi un pecado.

¿Os animáis conmigo a preparar una merienda deliciosa?, en nada la tenemos lista. Vamos con ella.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

160 grs de azúcar blanco.
1 huevo.
60 ml de aceite de girasol.
1 y 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla en polvo.
1 cucharada rasa de cacao en polvo sin azúcar, yo uso el de la marca Valor.
125 ml de leche entera.
1 cucharadita de zumo de limón.
150 grs de harina.
1/2 cucharadita de bicarbonato.
1 cucharadita de vino blanco.
1 cucharadita de colorante en pasta rojo, yo usé el EXTRA RED de SugarFlair.


INGREDIENTES PARA EL GLASEADO:

1 tableta de chocolate blanco para postres.



ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos nuestros moldes para donuts con un poco de mantequilla. Yo también espolvoreé un poco de harina después para evitar que se me pegaran. Reservamos.

Lo primero que hacemos será preparar el buttermilk, para ello mezclamos la leche junto con la cucharadita de zumo de limón y dejamos reposar hasta que la leche parezca que se "corta". Reservamos.

En un cuenco tamizamos la harina y el cacao en polvo. Reservamos.

En un bol de la amasadora (yo uso mi amada KA), batimos el azúcar junto con el aceite hasta que ambos ingredientes se integren. Sin dejar de batir añadimos el huevo y el extracto de vainilla. Añadimos la harina con el cacao a la mezcla y echamos también la leche que teníamos reservada junto con el zumo de limón.

En un vaso, disolvemos el bicarbonato en el vinagre y cuando empiece a burbujear lo echamos en la mezcla anterior. Cuando la mezcla esté homogénea añadimos el colorante y removemos. Yo le puse una cucharadita porque al utilizar el EXTRA RED el color es más potente, lo aconsejable es que vayáis poco a poco hasta conseguir el color deseado.

Ponemos nuestra masa en una manga pastelera sin boquilla y vamos rellenando nuestro molde para donuts, a mí me resulta más fácil ayudarme de una jarra (pongo toda la masa en la jarra y con ella la voy repartiendo en los huecos de los donuts), pero también podéis hacer con dos cucharillas. Es importante llenar 2/3 parte del molde para que no se nos cierre el hueco al hornearlos.

Los horneamos durante unos 10 minutos aproximadamente.

Pasado el tiempo del horneado, los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla, cuando veamos que están tibios ya los podemos sacar del molde, que con tan solo darle la vuelta sobre la rejilla salen solos, si veis que alguno se resiste, con ayuda de un palillo o una pequeña espátula de plástico, o un simple golpe, podéis sacarlos.

Los dejamos sobre la rejilla hasta que estén completamente fríos. Mientras vamos a preparar el glaseado.


PREPARACIÓN DEL GLASEADO:


En un bol apto para el microondas, ponemos el chocolate blanco y lo introducimos en el micro de manera continuada y en intervalos cortos de tiempo, hasta que el chocolate se funda.

Es importante, hacerlo en intervalos cortos de tiempo para evitar que se nos queme el chocolate, debemos ir controlando continuamente nuestro bol.

Cuando obtengamos una textura lisa y brillante en nuestro chocolate, podemos empezar a bañar nuestros donuts.

Conforme los vayamos bañando, los colocamos sobre la rejilla de enfriado para decorarlos con los sprinkles elegidos y los dejamos secar sobre la misma para que el chocolate se solidifique.

Para decorarlos, esta vez  he elegido  hacerlos con migas de uno de los donuts que me subió menos durante el horneado. Lo dejé secar en la bandeja y después, con la ayuda de un rallador, lo hice migas y lo espolvoreé sobre la cobertura de chocolate blanco.


Una merienda deliciosa, ¿verdad?. Bueno, y quien dice merienda, dice desayuno jejeje. Están tan buenos que tener que comerlos a una hora determinada del día, resulta imposible.  Si los probáis me daréis la razón.

¿Encendemos el horno?

Un besazo enorme y hasta la próxima semana.