Páginas

PASTELITOS DE LA PANTERA ROSA

jueves, 10 de abril de 2014

A ver quien adivina solo mirando la foto, sin leer el título de la entrada, que os traigo hoy.

¿Qué será, será? Mirad la foto con atención.


Siiiiiiiiiiiiiiiii, pastelitos de la Pantera Rosa. ¿Lo habíais adivinado?

Pero antes de empezar con la receta tengo que hacer algo y es que he de reconocer, por difícil que sea para mí presentaros esta entrada y confesarme a la vez, pero si no lo hiciera os estaría engañando, así que alto y claro confieso: "Yo soy más de Tigretón".

De pequeña rara era la vez que elegía un pastelito de la Pantera Rosa para merendar, qué le vamos a hacer, el chocolate corre por mis venas desde que tengo uso de razón.

Mi hermano Pantera Rosa y yo Tigretón o Bony, aunque éste último en menos ocasiones, cuando soy fiel lo soy a tope y en todos los sentidos jejeje.

Y hace relativamente poco, mi chico va y me confiesa que su pastelito preferido de la infancia eran estos pequeños bollitos rosas y encima me lanza el desafío de: -"Vaya, ya que estás tan metida esto del blog y de la repostería, a ver cuando me haces unos pastelitos de la Pantera Rosa. ¿Crees que podrás?"

Ufff, esta última pregunta supuso un reto para mí. ¿Qué si podré?, cómo que si podré, no solo podré, sino que los haré y quedarán estupendos.

Me encanta superarme o al menos intentarlo y saber que a mi chico, o alguien a quien quiero, le apetece probar algo...........eso me pone las pilas y necesito hacerlo cuanto antes.

A partir de ese momento, empecé a investigar por la red.

Lo primero era hacerme con el molde adecuado y justo cuando lo encuentro........¡agotado! ¡¡¡¡Nooooo!!!!

Cada día me metía en la página para ver si volvía a estar en stock, así semana tras semana. No podía seguir así, mirando si aparecía el ansiado molde de una vez por todas.

Tenía que ocupar mi tiempo y empezar a utilizarlo de manera productiva mientras esperaba que volvieran a ponerlo a la venta, así que me dediqué a buscar una receta que me convenciera del pequeño pastelito.

En la red hay bastantes variantes pero ninguna de ellas me convencía. Por pocos pastelitos de este tipo que haya comido, tengo muy claro que su relleno no es simplemente nata.

Pero de repente, encontré la receta perfecta y como no podía ser de otra manera, fue en uno de los mejores blogs que existen actualmente, os hablo de Cupcakes a diario. Si aún no conocéis este blog, cosa que dudo mucho muchísimo, tenéis que ir volando porque realmente es una auténtica maravilla.

Así que lista la receta, preparada en mi agenda y sin molde todavía. Cuando de repente un sábado que vengo de bailotear un poco, recibo un mensaje avisándome de que ya estaba disponible. Así que ahí estoy yo un sábado de madrugada, más concretamente a las cinco de la madrugada, haciendo el pedido de mi ansiado molde.

Os cuento todas estas hazañas para que os deis cuenta de hasta donde llega mi locura, aunque no sé si debería de haberlo hecho, ahora quizá os hayáis hecho una idea sobre mí un tanto extraña pero es que no podía dejar pasar la oportunidad.

Los astros se habían alineado a mi favor, tenía la receta perfecta y el molde había vuelvo a estar disponible, así que fuera la hora que fuera un solo clic no me iba a impedir hacer esta receta.

En resumen, a los tres días de mi trasnochar hice los pastelitos jejejeje. Os dejo con la receta.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 4 huevos L.
  • 150 grs azúcar blanca.
  • 50 grs harina de uso común.
  • 50 grs harina de maíz (maizena).
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • 1 pellizco de sal.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 160º sólo con calor abajo.

Separamos las yemas de las claras y montamos las claras a punto de nieve con el pellizco de sal. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee.

Retiramos el bol de la batidora, tamizamos las harinas e incorporamos la mitad a las yemas, mezclando con la ayuda de una espátula.

Incorporamos las claras mezclando con movimientos envolventes y con mucho cuidado para evitar que se nos bajen.

Añadimos el resto de la harina y la vainilla y acabamos de mezclar delicadamente para evitar que se nos baje la masa.

Preparamos el molde engrasándolo bien con un poco de mantequilla.

Rellenamos los huecos del molde hasta un poco más de la mitad de su capacidad con la ayuda de un par decucharas.

Horneamos 12-15 minutos a 160º con calor sólo abajo. Encendemos el calor arriba y calor abajo y horneamos 5 minutos más también a 160º.

Sacamos del horno, y a los cinco minutos de estar fuera, desmoldamos los bizcochitos y los dejamos enfriar totalmente en una rejilla.


INGREDIENTES PARA  EL RELLENO:
  • 60 ml leche entera.
  • 5 grs harina de harina de todo uso.
  • 65 grs mantequilla pomada sin sal.
  • 1/4 cucharadita de vainilla en pasta o extracto de vainilla
  • 50 grs azúcar blanca.

PREPARACIÓN:

En una taza, mezclamos la harina con la leche hasta que quede lisa y sin grumos.

En un cazo, calentamos la mezcla a fuego medio, removiendo constantemente de 3 a 5 minutos hasta obtener una bechamel espesa. Dejamos templar en un bol aparte.

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla hasta que blanquee y añadimos el azúcar poco a poco batiendo hasta que se integre.

Incorporamos la vainilla.

Por último, echamos la bechamel muy lentamente, a cucharaditas mientras seguimos batiendo a velocidad media hasta que el azúcar se haya disuelto totalmente.

Llenamos la manga pastelera  rellenamos los pastelitos con una boquilla de rellenar, haciendo tres agujeros de relleno. Quedará así:



INGREDIENTES PARA LA COBERTURA:

  • 300 grs de Candy Melts blancos.
  • 60 grs de manteca de cacao.
  • Colorante rosa, yo usé  americolor electric pink.


NOTA: recordad que para teñir el chocolate no sirve cualquier colorante, tiene que ser específico para este uso.

PREPARACIÓN DE LA COBERTURA:

En un bol apto para el microondas, ponemos los Cand yMelts y los derretimos poco a poco, en intervalos breves de tiempo para evitar que se nos queme.

Cuando lo tengamos derretido, añadimos la manteca de cacao y remover bien para que se funda.

Añadimos el colorante gota a gota, hasta que obtengamos el color deseado.

Cuando tengamos nuestro colorante teñido con el tono adecuado, vamos echándolo sobre nuestros bizcochitos, los cuales estarán colocados sobre una rejilla, de esta forma el chocolate irá deslizándose por todo el bizcocho de manera uniforme.

Si la cobertura os queda clara, podéis repetir este proceso de bañado otra vez más hasta que el bizcochito esté totalemte cubierto.

Dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que la cobertura se solidifique por completo.

Y tachán..............el mejor pastelito de la Pantera Rosa está listo para degustar y hacer las delicias de cualquiera de vosotros, grandes o pequeños, porque tengo que seros sincera, no tienen nada que envidiar a los que compramos.


Espero que os animéis a probarlos, porque aunque es cierto que llevan bastante trabajillo, realmente merece la pena meterte en el lío y lo mejor de todo es que te olvidas del esfuerzo en cuanto te pones a mordisquear el primero. Y digo el primero porque detrás de uno cae otro y otro más, así hasta que......solo se me ocurren dos opciones:

  • Que se acaben
  • o alguien de tu familia te gana la batalla

Un beso fuerte y hasta el lunes, os traeré una receta de Pascua, espero que os guste.