Páginas

TARTA DE CREMA Y QUESO

jueves, 6 de marzo de 2014

El pasado 30 de noviembre fue el cumpleaños de mi papi y como lo que más le gusta en el mundo es la crema pastelera, ésta fue la tarta que elegí para él.



Es cierto que no es la típica crema pastelera de toda la vida, porque aunque quería un sabor de toda la vida, a la vez quería innovar un poco. Así que decidí hacer tres capas: la base de galletas (esta capa me encanta, le aporta a todas las tartas un sabor especial), otra de queso suave y la última de crema a la vainilla.

La verdad es que la combinación quedó perfecta y gustó muchísimo. Es una tarta suave, ligera y fresca, ideal para cualquier ocasión.

Os paso la receta por si os animáis a hacerla.


INGREDIENTES PARA LA BASE:


  • 300 grs de galletas tipo María.
  • 90 grs de mantequilla en trozos.


INGREDIENTES PARA LA CAPA DE CREMA:


  • 300 ml de leche entera.
  • 200 grs de nata con 35% m.g.
  • 2 huevos.
  • 100 grs de azúcar blanca.
  • 2 sobres de cuajada.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta.


INGREDIENTES PARA LA CAPA DE QUESO:


  • 300 grs de nata con el 35% m.g.
  • 250 grs de queso cremoso (tipo Philadelphia).
  • 100 grs de miel.
  • 2 yemas de huevo.
  • 1 sobre de gelatina neutra.


PARA LA DECORACIÓN:


  • Cacao en polvo.


PREPARACIÓN PARA LA BASE DE GALLETAS:

Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla hasta que obtengamos una masa uniforme.

Ponemos la mezcla de galletas con mantequilla sobre la base de un molde desmoldable de 20 cm de diámetro aproximadamente.

Extendemos bien y de manera uniforme por toda la base del molde, intentaremos que tenga el mismo grosor por todas partes. Reservamos.


PREPARACIÓN PARA LA CAPA DE CREMA:

En un cazo ponemos la leche, la nata, los huevos previamente batidos, el azúcar y la pasta de vainilla. Ponemos a calentar a fuego bajo y removemos sin parar hasta que todos los ingredientes se integren.

Cuando la mezcla esté caliente, sin que haya llegado a hervir, retiramos del fuego y sacamos un poco de la mezcla en un vaso. Disolvemos en ella los sobres de cuajada. Removemos bien, disolviendo la cuajada y procurando que no quede ningún brumo.

Cuando la cuajada esté bien disuelta, se la añadimos a la mezcla que tenemos en el cazo y volvemos a poner al fuego, hasta que rompa a hervir y sin dejar de remover. Cuando hierva a mezcla, vertemos sobre la base galletas con mucho cuidado y reservamos en el frigorífico mientras preparamos la segunda capa.


PREPARACIÓN PARA LA CAPA DE QUESO:


En un cazo a fuego lento ponemos la nata, el queso cremoso, la miel y las yemas y removemos sin parar hasta que todos los ingredientes se integren y obtengamos una mezcla homogénea.

Retiramos del fuego y como hicimos anteriormente, sacamos un poco de la mezcla en un vaso y disolvemos en ella el sobre de gelatina. Cuando esté bien disuelto, lo mezclamos con la mezcla que tenemos en el cazo y volvemos a poner en el fuego hasta que rompa a hervir. Reservamos.

Sacamos la tarta de la nevera y con la ayuda de la punta de un cuchillo, hacemos rayas sobre la capa de crema, no muy profundas, con este gesto ayudamos a que las capas se peguen entre sí y no se separen al cortar la tarta.

Cuando tengamos la superficie de la capa de crema rayada, vertemos sobre ella con mucho cuidado la capa de queso que acabamos de preparar y la metemos en el frigorífico hasta que cuaje (aproximadamente 3 o 4 horas).

Transcurrido este tiempo, sacamos de la nevera, desmoldamos con la ayuda de un cuchillo y con un colador, decoramos la superficie de la tarta con cacao en polvo.

Ahora sí, ya tenemos lista para degustar esta deliciosa tarta de crema y queso con galletas.


Espero que os haya gustado, un beso fuerte y hasta la próxima receta lectores.