Páginas

GOFRES BELGAS

lunes, 17 de marzo de 2014


Hoy os traigo la primera receta en la que he usado "el azúcar perlado" que os traje la semana pasada y es que claro, después de dar tanto la lata con una gofrera al fin pude comprarme una, "el que la sigue la consigue", no??? jejejeje.

Y es tuve una visión, estaba en Málaga con mi chico y para alegrarnos la noche nos compramos un gofre en el super, de esos que vienen envasados con su sobrecito de chocolate y todo. Mientras estaba disfrutando a tope de él y mordiéndolo poquito a poco (cosa que me cuesta mucho muchísimo porque yo no como, engullo como los patos jejeje) para alargar el momento de placer, supe que necesitaba tener una gofrera.

Sentí una necesidad tremenda, no sé si la habéis experimentado alguna vez, sientes que la necesitas y que la necesitas YA y claro, tuve que verbalizarlo: "Quiero una gofrera". A lo que mi chico me miro con cara de: "otro trasto más y si has dicho que la quieres en cuestión de unos días las tendrás". Y así fue realmente :)

A partir de ese momento, comenzó mi "Búsqueda de la gofrera perfecta". La quería de las tradicionales, nada de redondas y con forma de flor, sino de la de toda la vida. Y también que tuviera la profundidad perfecta para que mis gofres quedaran gorditos y jugosos.

La verdad es que tienen un precio bastante asequible pero tampoco se encuentran en cualquier sitio, hasta que por fin la encontré en mi tienda online preferida.

Es perfecta, reúne todos los requisitos que pedía y encima casi no ocupa espacio porque es bastante pequeña, así que todos contentos, yo sobre todo, aunque cuando mi familia probó mis primeros gofres.....también se pusieron muy contentos.

Adiós a los gofres precocinados, de los que tengo que decir que están bastante buenos y el chocolate del sobre también, pero sobre todo adiós los conservantes y demás guarrerías que puedan llevar.

Llegaron a mi casa los auténticos gofres belgas, sin conservantes y con un sabor que no se puede explicar. Además son tan sencillos de hacer que dan ganas de estar desayunando y merendando gofres todos los días.

Ummmmm me encantan el olor que hay en mi casa cuando se empiezan a cocer en la gofrera. El paraíso existe y huele a gofre, estoy segura XD


INGREDIENTES:

  • 500 grs de harina de fuerza.
  • 175 ml  de leche entera.
  • 25 grs de levadura fresca.
  • 2 huevos.
  • 1 pizca de sal.
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta.
  • 20 grs de azúcar blanca.
  • 200 grs de mantequilla blanda.
  • 200 grs de azúcar perlada (ver receta aquí )


PREPARACIÓN:

Ponemos a calentar la leche y cuando esté tibia, no hirviendo, echamos la levadura fresca y diluimos con la ayuda de una cuchara. Reservamos.

En el bol de la amasadora, yo usé mi KitchenAid con el garfio, echamos los huevos, el azúcar, la vainilla en pasta, la pizca de sal y 100 grs de la mantequilla y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

A continuación, añadimos la leche con la levadura y volvemos a mezclar bien.

Por último, echamos el harina poco a poco y sin dejar de mezclar hasta obtener una masa lisa.

Cubrimos el bol de la amasadora con la masa dentro con un film transparente y la dejamos fermentar durante una hora para que leve y doble su volumen.

Transcurrido este tiempo, añadimos el resto de la mantequilla reservada (los 100 grs que nos han sobrado de antes) y finalmente añadimos el azúcar perlado y removemos bien hasta que la tengamos distribuida por toda la masa.

Cuando los ingredientes se hayan integrado bien, volvemos a tapar con el film transparente y volvemos a dejar reposar una hora más para que vuelva a levar y a doblar su volumen.



Cuando haya pasado una hora, nos humedecemos las manos para evitar que la masa se nos pegue a las manos y vamos haciendo bolas de unos 100 gramos, a mí me han salido 12, las ponemos sobre papel de hornear y las volvemos a dejar reposar otra media hora.


Cuando ha pasado esta media hora, preparamos la gofrera. Para ello, pincelamos toda la superficie de la gofrera con un poco de mantequilla. Cerramos el aparato, colocamos en el nivel 4 de temperatura y esperamos hasta que se enciende la luz verde que nos indica que ya ha alcanzado la temperatura idónea.

Bajamos la temperatura a nivel 2 y ponemos en cada lado de la gofrera una bola de masa, cerramos y esperamos a que se hagan.


En mi máquina tardaron unos 3 o 4 minutos, puedes ir abriendo la gofrera y cuando veas que han adquirido un color dorado, puedes sacarlos.


Ahora ya los tienes listos para acompañarlos con lo que más te guste, caramelo, nocilla, nata, helado.....la verdad es que son el acompañamiento ideal. Yo como muy bien sabéis les puse chocolate a tope a los míos.

 A mí me salieron unos 12, tengo que reconocer que me comí dos del tirón jejejeje estaban tan buenos......

Como sale gran cantidad de masa, podéis congelarla y hacerlos cuando consideréis o lo que yo hice fue hacerlos todos y cuando se enfriaron los metí en una bolsa de plástico y los congelé.

Para calentarlos, los meto en el horno unos 10 minutos a 180º y tenemos gofres recién hechos en cualquier momento.


¿No es una delicia esta receta? sencillos y deliciosos, podemos disfrutar de un gofre reciente en cualquier momento, yo personalmente no puedo pedir más.

Un beso fuerte, os dejo disfrutando de estos dulces bocados.

Nos vemos el jueves con nueva receta.