Páginas

CARROT CAKE

jueves, 20 de marzo de 2014


Hoy os traigo una de mis tartas preferidas. Muchas veces me he preguntado cual puede ser la razón, siendo yo una adicta al chocolate confesa y la verdad es que no la he encontrado.

Bueno, realmente la zanahoria me apasiona. Sí, no me miréis con cara rara pero un zumo de naranja y zanahoria me vuelve loca, para mí el mejor entre los mejores, muchas veces me lo hago en casa y lo disfruto como la que más. Ummm, una merienda sana y deliciosa ñam ñam!!!

Poner zanahoria en bizcochos, masas o galletas les aporta una suavidad extrema a la textura del postre. El sabor quizá no sea lo más característico porque saber, sabe a poco no nos vamos a engañar, pero la suavidad y el ligero toque hacen que esta tarta sea inolvidable.

Además, si a este bizcocho perfecto le añadimos la crema de queso entonces ya tenemos la combinación de saobres más que ideal.

Realmente, si existe alguien en el mundo mundial que pueda resistirse a esta tarta, me pondré a sus pies porque dudo mucho de que lo haya, aunque solo sea una personita, en algún lugar del planeta tierra.

Y claro, como la vendo tan bien jejejeje, esta tarta fue para celebrar el cumpleaños de mi amiga Nefer. Y al igual que yo, tanto ella como toda su familia, se hicieron fans incondicionales de la "Carrot Cake".

Y es que esta tarta lo tiene todo, rica, deliciosa, ligera, sabrosa, tierna, jugosa y encima....sana!!!! pues no tiene zanahoria y los expertos recomiendan comer 5 raciones de fruta y verdura al día, ¡pues listo! jejeje.

Os dejo con la receta.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 300 gr. harina.
  • 2 cucharaditas  de levadura en polvo.
  • 2 cucharaditas bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas canela en polvo.
  • 1/2 cucharadita sal.
  • 250 grs. zanahoria rallada.
  • 70 grs. coco rallado deshidratado.
  • 100 grs. piña deshidratada o piña en su jugo bien escurrida.
  • 250 grs. azúcar blanca.
  • 230 ml. aceite de oliva suave.
  • 4 huevos L.


PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 170º y engrasamos 3 moldes de 20 cm. con un poco de mantequilla, yo pongo también papel de horno en la base para que me sea más fácil desmoldarlos una vez frío. Reservamos.

Tamizamos la harina, bicarbonato, canela, sal. Reservamos.

En un bol mezclamos el coco y la piña deshidratada. Reservamos.

En el bol de la amasadora, batimos los huevos y el azúcar un par de minutos a velocidad baja, hasta que espumen un poco. Añadimos el aceite y batimos hasta que este todo bien mezclado.

Incorporamos la harina que teníamos reservada y mezclamos hasta que obtener una mezcla homogénea.

Añadimos la zanahoria rallada y mezclamos unos segundos.

Por último y con la ayuda de una espátula incorporar el coco y la piña y mezclamos bien hasta que estén repartidos uniformemente en la masa.

Repartimos la masa en partes iguales en los tres moldes que teníamos reservados, yo utilizo la cuchara para hacer bola de helado.

Horneamos durante 35 – 40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.

Dejamos enfriar los moldes sobre una rejilla durante 15 minutos y a continuación, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre la rejilla.

Cuando estén totalmente fríos, los envolvemos en papel film y los dejamos reposar en la nevera de un día para otro.



INGREDIENTES PARA LA CREMA DE QUESO:

  • 500 gr. queso crema bien frío.
  • 125 grs. mantequilla sin sal.
  • 500 grs. azúcar extrafino tamizado.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.


PREPARACIÓN:

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla durante un par de minutos.

A continuación, añadimos el queso crema y el extracto de vainilla y batimos junto con la mantequilla hasta que obtengamos una mezcla uniforme.

Añadimos el azúcar extrafino poco a poco y sin dejar de batir (tapar el bol con un paño o tendréis que limpiarla después jejeje) hasta que esté totalmente integrada.

Cuanto más tiempo batamos la mezcla, mayor consistencia tendrá.

Ahora ya podemos montar la tarta.


MONTAJE DE LA TARTA:

Sacamos los bizcochos de la nevera, les quitamos el film transparente y con la ayuda de la lira, nivelamos los bizcochos para que todos tengan la misma altura.

Comenzamos a montar. Sobre una base redonda de cartón desechable ponemos un poco de crema de queso y un bizcocho sobre ella, de esta forma conseguiremos que se pegue y no se deslice, así nos será más fácil trabajar.

Encima de esta primera capa de bizcocho ponemos dos cucharadas de crema y repartimos bien por toda la superficie. Cuando la tengamos bien lisa, ponemos una capa de bizcocho y apretamos con las manos para que se peguen bien, sobre esta nueva base de bizcocho, ponemos dos buenas cucharadas de crema de queso y extendemos bien para que quede lisa.

Cuando ya tenemos todas las capas montadas, comenzamos a cubrir la tarta.  Ponemos crema en la superficie y con una espátula vamos extendiéndola hacia los bordes. Después, ponemos también crema por los lados y seguimos alisándola con la espátula.

Ésta es la primera capa, conocida como "tapa migas", por lo que es importante que sea fina. Cuando tengamos tapada toda la tarta con esta fina capa de crema, la metemos en la nevera durante al menos media hora para que endurezca. Así nos será más fácil trabajar después para terminarla. Si no so cabe en la nevera, haced como yo y a la terraza tapada, con estos días tan fríos sirve perfectamente a falta de hueco en la nevera jejeje

NOTA: es importante que cada vez que cojamos crema de queso, limpiemos la espátula con la que estamos trabajando, de esta forma evitaremos manchar la crema con restos de bizcocho.

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta de la nevera o terraza y ponemos una generosa capa de crema de queso(es más fácil trabajar con mucha cobertura que con poca, la que nos vaya sobrando la podemos retirar perfectamente) por la superficie de la tarta y por los lados y volvemos a hacer lo mismo que anteriormente, con la ayuda de nuestra amada espátula empezamos a alisar la superficie y los bordes lo mejor que podamos.

Para esta ocasión la quería lisa total, así que cuando vi que tenía la mejor apariencia posible y que estaba lisita total, al menos para mis ojos.

La decoré con zanahorias de fondant que había hecho previamente y las distribuí por toda la superficie de la tarta.

No me digáis que no os comeríais un trozo porque no me lo puedo creer. ¿Qué tal si comenzamos con eso de las 5 raciones diarias? ¿Alguien se apunta conmigo? jejejeje

Un besote enorme y hasta la semana que viene.