Páginas

CUPCAKES DE VIOLETAS

lunes, 17 de febrero de 2014


Hace tanto tiempo que compré violetas en pasta que casi me había olvidado de que el bote estaba abandonado en mi armario.

Fue una de estas cosas que compré casi cuando empecé con la fiebre de los cupcakes y que compras para "por si acaso", pero que luego no encuentras el momento adecuado para usarlo o que te pasa como a mí, que lo guardas en el armario, sigues comprando más y más cosas diferentes y te olvidas de que un día, hace ya bastante meses, compraste un bote de esta pasta deliciosa.

Pues después de todo este tiempo, el otro día me dio por organizar un poco el armario donde guardo mis cosas para repostería, ya tocaba organizarlo un poco, cada día compro y compro más cosas nuevas y ya casi no tengo espacio para nada más, cuando de pronto, colocando unos moldes......TACHÁN!!!! me encuentro con el bote olvidado de pasta de violetas.

Cómo podía haberme olvidado de él, tenía que remendar mi error, así que le dediqué un homenaje y esa misma tarde me puse a hacer estos cupcakes y la verdad es que no me defraudaron en absoluto porque están realmente buenos.

Simplemente con abrir el bote y acercar la nariz, me transporté a mi infancia y a los famosos caramelos de violetas que a todos nos han comprado alguna vez. Así que imagínate un cupcake con ese sabor y sabrás a la perfección lo que siente al dar un bocado a uno de estos pequeños.

Espero que os animéis a preparalos y que no hagáis como yo, si es que tengo tantas recetas en mente que alguna tenía que olvidarme jejejeje. Espero que os gusten.


INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO:

  • 195 grs de azúcar blanca.
  • 115 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 18 grs de harina.
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 130 ml de leche semidesnatada.
  • 2 huevos L.
  • 2 cucharaditas de pasta de violetas.
  • Colorante violeta en pasta (yo usé el GRAPE VIOLET de SUGARFLAIR).

INGREDIENTES PARA LA COBERTURA:

  • 250 grs de mantequilla sin sal.
  • 1 y 1/2 cucharadas de leche entera.
  • 350 grs de azúcar extrafino.
  • 2 cucharaditas de pasta de violetas.

DECORACIÓN:

  • Flores de fondant.
  • Purpurina comestible.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos nuestra bandeja para cupcakes con las cápsulas elegidas para la ocasión. Reservamos.

Tamizamos la harina junto con la levadura en un bol. En otro recipiente, mezclamos la leche con los huevos y la pasta de violetas y reservamos también.

En el bol de la amasadora, batimos la mantequilla a velocidad baja hasta que blanquee. Le añadimos el azúcar y batimos hasta conseguir una mezcla esponjosa y homogénea.

A continuación, agregamos un tercio de la mezcla de harina y levadura a la de mantequilla y azúcar. Lo integramos todo bien. después, añadimos la mitad de los ingredientes líquidos y volvemos a batir hasta mezclar bien. Repetimos estos pasos hasta acabar con los ingredientes secos.

Cuando tengamos la mezcla lista, vamos añadiendo colorante en pasta poco a poco con la ayuda de la punta de un palillo hasta conseguir el color deseado. Es importante ir poco a poco y no pasarnos, así evitaremos un color que no nos guste. Mezclamos bien.

Repartimos la mezcla en las cápsulas con la ayuda de la cucharada para bolas de helado y horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Mientras enfrían elaboramos el buttercream de violetas. Para ello, batimos la mantequilla en la amasadora hasta que quede cremosa y blanquee. después, agregamos la leche y batimos bien.

Añadimos la mitad del azúcar extrafino y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore por completo. A continuación, agregamos el resto del azúcar y la violeta en pasta y batimos unos seis o siete minutos a máxima velocidad hasta que consigamos la consistencia adecuada.

Una vez que tenemos lo tenemos listo, ponemos el buttercream en una manga pastelera con una boquilla de estrella cerrada y decoramos nuestros cupcakes con ella (recordad que yo comienzo decorando mis cupcakes desde el centro hacia afuera con círculo).

Esta vez para la decoración, he preparado unas flores de fondant con purpurina comestible. Para pegar la purpurina comestible al fondant utilicé una pequeña gota de Vodka, es necesario dejarlas secar antes de ponerlas en nuestros cupcakes.


Espero que os gusten como han quedado, en casa encantaron, a mi chico también y a mi compi de trabajo...uuffff le gustaron tanto tanto que se comió dos sin pensárselo. Así que espero que os animéis a prepararlos y poder evocar con ellos los recuerdos de vuestra infancia.

Un beso fuerte a todos, hasta la próxima receta.