Páginas

MUFFINS DE CHOCOLATE BLANCO, AVELLANAS Y SIROPE DE ARCE

jueves, 23 de enero de 2014

Porque me encanta el olor de mi casa cuando estoy horneando un dulce. Toda la casa se impregna de olor a felicidad y el olor de estos muffins es realmente increíble. ¡¡¡La felicidades reencarnada de un muffin!!!

Como podéis imaginaros por el nombre y por los ingredientes que llevan, el sabor es indescriptible, una combinación realmente buena. En casa han triunfado totalmente, no quedaron ni las migas.

De verdad que os animo a probarlos porque estoy segura de que no os vais a arrepentir e incluso me atrevo a deciros que es muy probable que repitáis la receta en más de una ocasión.



INGREDIENTES:

280gr de harina blanca.
Una cucharada de levadura química.
1/4 de cucharadita de sal.
150gr de azúcar.
100gr de avellanas picadas.
2 huevos medianos.
100 grs de chocolate blanco.
175ml de buttermilk.
1 cucharadita de extracto de vainilla.
85ml de sirope de arce y 3 cucharadas más para el glaseado.
85gr de mantequilla.



ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 195º y colocamos sobre nuestra bandeja para cupcakes las cápsulas de muffins, así evitaremos que se abran durante el horneado.

Tamizamos en un bol la harina, la levadura y la sal. Reservamos.

Ponemos el chocolate blanco en una bol y lo derretimos en microondas poco a poco para evitar que se queme. Cuando esté totalmente fundido, reservamos también.

Para preparar el buttermilk casero, echamos la leche en un vaso y le añadimos unas gotas de zumo de limón. Dejamos reposar hasta que tenga un aspecto parecido a cuando se corta la leche. No os asustéis, es lo que intentamos conseguir. Reservamos.

En un bol, batimos bien la mantequilla junto con el azúcar, hasta obtener una mezcla blanquecina.  A continuación, incorporamos lo huevos uno a uno, sin dejar de batir. Agregamos el buttermilk (que teníamos previamente preparado) el extracto de vainilla, el chocolate derretido y el sirope de arce, mezclamos bien todos los ingredientes.


Hacemos un agujero en los ingredientes secos y vertemos los líquidos batidos. Mezclamos un poco para que queden ligados, pero sin trabajarlos demasiado para evitar que al final queden duras.

Por último, incorporamos las avellanas trituradas y mezclamos.

Repartimos la mezcla en los moldes con la ayuda de la cuchara para hacer bolas de helado y horneamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que al pincharlos con un palillos, éste salga limpio.

Las dejamos reposar en el molde unos 5 minutos y después las pintamos con el sirope de arce a modo de glaseado, con la ayuda de una brocha. Es importante pintarlas con el sirope cuando aún están caliente, así absorberán más el sabor.

Cuando se enfríen por completo estarán listas para comer.

Espero que os gusten tanto como a mí.