Páginas

ANGEL FOOD CAKE

jueves, 5 de diciembre de 2013

Por fin he tenido tiempo de preparar este famoso bizcocho, todo un clásico de la repostería americana, el famoso Angel Food Cake o cake de comida de ángeles. Llevo con la idea de hacerlo tanto tiempo......de verdad no os lo podéis imaginar pero creo que si os lo dijera, pensaríais que exagero.

Hace casi un año me compré, mejor dicho, mi madre me regaló el molde necesario para hacerlo.

Si alguno de vosotros no lo conocéis, os lo describo: es un molde redondo desmoldable, con un tubo en el centro y el material del que está hecho es de aluminio, no es anti-adherente y tiene unas patitas para poderle dar la vuelta y dejar que se enfríe el bizcocho boca abajo. Los hay de varios tamaños, el mío tiene un diámetro de 25 cm aproximadamente.

Logicamente, dependiendo del molde que tengáis las cantidades para los ingredientes varían, por eso os he puesto en la receta las cantidades necesarias dependiendo del molde que tengáis.

La verdad es que este bizcocho hace verdadero honor a su nombre, es el "Pastel de los Ángeles" por excelencia. Es muy ligero, esponjoso, dulce, tierno, delicado y un largo etcétera. Pero sin duda la palabra que mejor define este bizcocho es LIGERO, esta característica se debe a la gran cantidad de claras que se usan en su elaboración. Yo utilicé un bote de claras pasteurizadas, podéis encontrarlas en cualquier supermercado y os lo recomiendo porque luego es imposible saber que hacer con tantas yemas solitarias.




INGREDIENTES: Para un molde de 25 cm (Entre paréntesis ingredientes para un molde de 18 cm.)

12 claras de huevo (9 claras)
125 gr. harina tamizada( 100 gr.)
435 gr. azúcar (200 gr.)
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de cremor tártaro
2 cucharaditas de extracto de vainilla


PREPARACIÓN yo usé mi amada KitchenAid:

Precalentamos el horno a 170º.

Batimos las claras, a velocidad baja, junto con el cremor tártaro y la sal, durante un minuto hasta que el cremor tártaro se haya disuelto totalmente.

NOTA: Si no encontráis cremor tártaro, podéis usar unos sobrecitos de levadura que venden en Mercadona, que viene por separado dentro de la caja. Por un lado está el sobrecito con el bicarbonato y por otro lado está el sobrecito con el ácido tartárico y el ácido málico. Éste es el que podemos usar en su defecto.

Aumentamos la velocidad de la batidora y continuamos batiendo durante 2 ó 3 minutos hasta que las claras hayan montado y consigamos que se formen picos blandos.

Sin dejar de batir, bajamos la velocidad y vamos incorporando el azúcar a cucharadas, a una velocidad de 2 cucharadas cada 15 segundos. Las claras ahora deberán tener un aspecto brillante.

Paramos la batidora y comprobamos que las claras ahora deberán estar firmes.

Incorporamos el extracto de vainilla  y continuamos batiendo a velocidad media durante 1 minuto.

Bajamos la velocidad otra vez y añadimos una cucharada de harina,  continuamos batiendo hasta que no queden rastros de harina. Repetimos esta operación con el resto de la harina hasta que la hayamos terminado. Las claras ahora deberían tener un aspecto suave y esponjoso.

Con la ayuda de una espátula pasar la masa al molde y asegurándonos de que quede bien repartida y llegue bien a la base.

Hornear durante 40 minutos aproximadamente sin abrir la puerta. trascurrido este tiempo pinchamos nuestro bizcocho con un palillo cerca del centro. Si éste sale seco, el bizcocho está listo. Sacamos el molde del horno. Le damos la vuelta al model y lo dejar enfriar durante al menos 1 hora apoyándolo sobre las patitas del molde de las que os hablé antes.

Transcurrido este tiempo, pasamos un cuchillo por los lados y por el borde del tubo para que se despegue el bizcocho. Estos moldes tienen la base desmoldable, así que le daremos la vuelta sobre un plato.

Ahora ya sí, dejamos enfriar por completo el bizcocho sobre una rejilla.


Y la verdad es que para terminar con esta receta no sabría muy bien que deciros. Este maravilloso bizcocho habla por sí solo, lo único que puedo deciros es que si aún no habéis disfrutado de él os animéis a hacerlo, estoy segura de que en cuando le deis el primer bocado entenderéis perfectamente porque no tengo palabras.


Espero que os haya gustado.

Hasta la próxima receta.