Páginas

TORRIJAS DE VINO

jueves, 28 de marzo de 2013





Esta es otra versión de torrijas que hacemos en casa. Desde que soy pequeña, mi madre tiene la costumbre de prepararlas, por lo que se ha convertido en toda una tradición que acompaña a la versión de torrijas de leche en nuestra Semana Santa.

INGREDIENTES:

1 barra de pan especial para torrijas, yo compré el del Mercadona.
1 botella de vino moscatel.
1 kg de miel.
6 huevos.
1 litro de aceite de girasol.


PREPARACIÓN:

Del kilo de miel, separamos 300 grs. Y del litro de vino dulce, reservamos un vaso.
En un cazo echamos el resto vino junto con los 300 grs de miel y ponemos al fuego hasta que la miel se disuelva y dejamos enfriar.

Batimos los huevos y reservamos.

Ponemos a calentar en una sartén el aceite. Cuando el vino esté frío, vamos empapando nuestras rebanadas de pan en el mismo hasta que el pan esté blandito.


Rebozamos por el huevo y freímos en el aceite hasta que las torrijas adquieran un color dorado. Sacamos y ponemos sobre un papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite. Repetimos este proceso hasta termina con la barra de pan.

Ahora preparamos el almíbar. Para ello ponemos en un cazo el resto de miel, es decir, 700 grs que nos han quedado y el vaso de vino Moscatel que teníamos reservado y calentamos al fuego. Removemos para la miel se disuelva y cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y vamos sumergiendo las torrijas en el almíbar durante un par de minutos. Cuando veamos que están bien empapadas, vamos sacando y colocando en nuestra bandeja de presentación.


Si no las habéis probado os animo a que lo hagáis porque están realmente buenas. No os preocupéis si no os gusta el vino porque realmente no están nada fuertes, ya que el vino que utilizamos es dulce y la mezcla con la miel hace que solo quede un ligero toque a vino.

Así que animaros e ir contándome que os parecen!!! Ñam Ñam.